×
×
Red Internacional

La multinacional que tuvo ganancias cercanas al 250% el año pasado sigue adeudando parte del salario a trabajadores que son grupo de riesgo

Javier MussoDirigente del PTS Córdoba

Viernes 8 de julio | 11:58

En las últimas semanas los trabajadores de la planta Bagley-Arcor de Córdoba están luchando contra el cambio de convenio laboral que quiere imponer la empresa. Se quiere implementar un cuarto turno bajo la modalidad "weekend", que consiste en que los trabajadores deben cumplir 12 horas sábados y domingos anulando las horas extras.

Actualmente rige la conciliación obligatoria del Ministerio de Trabajo de la provincia sobre este conflicto en particular, pero los trabajadores no se han quedado de brazos cruzados y mantienen reclamos a la empresa debido a los constantes atropellos a los derechos laborales.

Cómo es de público conocimiento, las grandes empresas alimenticias hicieron ganancias extraordinarias durante el momento más difícil de la pandemia del corona virus. Estas ganancias no fueron producto de nuevas inversiones o de la "inteligencia" de estas patronales. Lo lograron remarcando precios siendo uno de los factores del aumento en la inflación, pero también a costa de aumentar la explotación de sus trabajadores, buscando sacar ventaja de una pandemia que sufrieron las grandes mayorías.

Entre otros ataques a los derechos laborales, el grupo Arcor no pagó el salario completo a los trabajadores que se encontraban dentro de los grupos de riesgo y que por tal motivo no podían asistir a su lugar de trabajo.

Recordemos que estos trabajadores no podían asistir por el decreto presidencial número 260 artículo 7, por lo que la empresa tenía que hacerse cargo íntegramente de su salario, como así se hizo en otras fábricas alimenticias de la provincia. La propia justicia le dio la razón a los trabajadores del grupo Arcor en un fallo de cámara del 6 de abril del 2021 en el que se ordena a la empresa pagar las sumas descontadas. Sin embargo, a más de un año, la patronal sigue interponiendo trabas judiciales.

A los trabajadores incluidos dentro de lo que se conoció como "grupos de riesgo", se les descontó la bonificación por turno nocturno, los premios por presentismo y demás ítems no remunerativos, haciendo un total del 15% del salario lo que lógicamente impactó en la calidad de vida y aumento de deudas de familias que se vieron afectadas por este ataque a sus derechos por parte de la empresa.

Esta denuncia que realizan trabajadores y delegados de todas las plantas de Arcor es denunciado también por la federación (FTIA) y demuestra que el nuevo intento de ataque al convenio colectivo no es un hecho aislado, sino un intento permanente por parte de la empresa de maximizar sus ganancias a costa de empeorar las condiciones de vida de los trabajadores. Pero también demuestra la impunidad con la que se manejan.

El expediente duerme en la justicia desde noviembre del año pasado y a pesar de que la Cámara de la Justicia Nacional del Trabajo falló a favor de los trabajadores hace más de un año, la empresa decide no obedecer sin ningún costo.

El camino de organización desde las bases y de lucha que llevan adelante los trabajadores de Bagley-Arcor, la unidad con organizaciones solidarias y la coordinación entre las distintas plantas, es el único que le puede parar la mano a las empresas que son dueñas del país, que son las que generan las crisis y las que se benefician de ellas mientras el pueblo trabajador sufre las consecuencias. Este reclamo, como el de frenar la implementación del "weekend" tienen que ganar, tiene que ser un puntapié para demostrar al conjunto de los laburantes que es necesario organizarse y enfrentar el ajuste que está aplicando el gobierno nacional y los grandes grupos económicos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias