×
×
Red Internacional

Aliada de Alberto Fernández y los grandes monopolios, gobierna Río Negro ajustando salarios, reprimiendo a las comunidades mapuche y a las familias sin techo. Pero la clase trabajadora de los sectores más feminizados como Salud, Educación y las empacadoras de la fruticultura la enfrentan y le paran la mano. Este 3 de Junio también marchamos por esas luchadoras que se plantan frente a los abusos del estado y de los empresarios.

Viernes 3 de junio | 09:59

Montada sobre los dólares del endeudamiento del Plan Castello, Arabela Carreras asumió el gobierno provincial continuando la obra de su antecesor y jefe político de Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck. En estos últimos meses se la pasó en los hoteles de lujo en Bariloche, entre gerentes de multinacionales energéticas y funcionarios del Ejecutivo Nacional, como impulsora de la entrega del área protegida de la Meseta Somuncurá al gigante megaminero Fortescue.

Te puede interesar: Hidrógeno 2030. Entre la transición energética corporativa y el greenwashing

La política de corte menemista que la mandataria ejerce de vez en cuando la deja en evidencia. Una frivolidad: hace pocos meses la ex -modelo Nicole Newman le mostraba por TV a Mirta Legrand los regalos que le hiciera la gobernadora por su paso en la provincia. Es que Arabela Carreras mantiene negocios con la familia de Urcera, el novio de la famosa modelo: le paga millones por alquilarle sus aviones para el traslado de la mandataria. Lo que la dejó en off-side fue que mientras sigue ninguneando al personal de Salud, Arabela Carreras dio luz verde a la compra multimillonaria de un jet privado en Estados Unidos.

Errores no forzados, cambios de la relación de fuerzas

La mandataria, creyéndose en la cresta de la ola con el anuncio del proyecto Fortescue, que tuvo su aprobación por unanimidad en la legislatura, incluyendo al Frente de Todos rionegrino; cometió a una serie de errores políticos que mostraron su real intención: avanzar más aún sobre los derechos de la clase trabajadora.

Primero con el escándalo del funcionario del Ministerio de Educación, organizando el carneraje sobre una asamblea docente en Fiske Menuco. Nadie del gobierno salió a desmentir esos bochornosos audios que mostraban a un gobierno planteando una infiltración sobre las asambleas docentes. Todo eso en el medio de un discurso contra la docencia, a quien atacó por un supuesto bajo nivel de formación y amenazando con pagarles en bonos. La bronca acumulada en uno de los sectores con mayor composición femenina de la clase trabajadora estalló cuando la gobernadora decidió ir por más, descontando los días de paro. Saldo: derrota política de Carreras, devolviendo los descuentos en menos de lo que canta un gallo y teniendo que ceder a un aumento salarial que si bien es insuficiente, es mayor a lo que estaban dispuestos a entregar.

Luego de ese golpe político dio dos señales más de retroceso: sacó del cargo a la Ministra de Educación Jara Traccia y al menos de forma discursiva tuvo que mostrar una voluntad distinta con el personal hospitalario nucleado en ASSPUR, que luego de casi 2 años de lucha en las calles y con un paro activo de toda esta semana en toda la provincia, por primera vez fue citado a una conversación con el Ministro de Trabajo. Desde ya, es una pose que nadie le cree y es por eso que los y las hospitalarias fueron a la cita pero no levantaron el paro ni niguno de los cortes de ruta establecidos en la semana.

Adonde vaya, una expresión de lucha siempre hay

También en estas semanas salieron las obreras empacadoras del Alto Valle. En Fernández Oro las ex- obreras de Frutioro fueron hasta el acto oficial del aniversario de la localidad donde estaba la gobernadora. Le exigieron una solución definitiva a sus demandas ante el cierre del galpón de empaque en el que trabajaron más de 50 familias, muchas de ellas con decenas de años de antigüedad. Todo un identikit de los sectores que más profundamente caracterizan a la clase trabajadora rionegrina.

Te puede interesar: Trabajadoras de Frutioro movilizaron al aniversario de la ciudad donde Arabela Carreras recibió el reclamo

No será la primera vez en la que la gobernadora o la primera plana de su gobierno tenga que enfrentarse a manifestaciones de este tipo. Le pasó recientemente a Palmieri en el Valle Medio ante la lucha hospitalaria, lo mismo que al intendente de Viedma Pesatti junto a Arabela Carreras, también contra el personal de salud.

Estas expresiones de hondo desprecio a la casta política tienen la particularidad de ser ante una primera plana del ejecutivo provincial que tiene a muchas mujeres al mando: la Secretaria de Seguridad Betiana Minor, responsable de las represiones a las familias sin techo en Fiske Menuco; la hoy ex –Ministra de Educación Mercedes Jara Tracchia. Y ni hablar de la alta exposición mediática de la propia gobernadora fomentando el odio racista a las comunidades mapuche y en defensa del multimillonario terrateninente Joe Lewis. Detrás de estas “mujeres de estado” hay todo un poder económico concentrado muy interesado en mantener a raya a la clase trabajadora, sectores populares y a los pueblos originarios.

Te puede interesar: Soria y Carreras: las mujeres que reprimieron a las familias en Río Negro

Ni una Menos, un movimiento que permanece con fuerza

Así como conquistamos el aborto legal, la pelea que dieron las mujeres trabajadoras en estas últimas semanas, incluso contra las burocracias sindicales que siempre buscan "enfriar" los conflictos, nos mostró que la relación de fuerzas se puede construir, torciendo la situación en beneficio de las explotadas y oprimidas. Este 3 de Junio será una nueva oportunidad para demostrarle nuestra fuerza a todos los gobiernos capitalistas, aliados del FMI y de los poderes más concentrados. Porque si tocan a unx nos organizamos miles.

El Ministerio de la Mujer sigue pintado cuando se trata de resolver cuestiones profundas como la violencia de género, los femicidios y el homo-lebo-trans-odio. En nuestra provincia se cuentan con los dedos de una sola mano las casas refugio para víctimas de la violencia machista. En el Alto Valle, en Bariloche, Viedma, en Bolsón, San Antonio Oeste, en toda la provincia, las víctimas de las redes de trata, las pibas asesinadas, cada une de nosotres, que vivimos la doble opresión capitalista y patriarcal, seguimos presentes en cada marcha. Porque seguimos buscando a Tehuel y por la lucha ejemplar de Higui, que sigue despertando a nuevas camadas que salen a las calles a pelear por lo que es suyo. Desde Pan y Rosas en el Frente de Izquierda, militamos para conjugar todas estas batallas y para construir una fuerza social con la clase trabajadora, la juventud y el movimiento de mujeres que plantee un horizonte sin explotados ni oprimidos. Esa sigue siendo la tarea que las feministas socialistas encaramos cada día.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias