×
Red Internacional

El Gobierno provincial del MPN y la conducción del sindicato docente Aten, aprovechan la pandemia para avanzar con la reforma educativa y laboral.

Yazmín Muñoz SadAgrupación Negra en ATEN

Fernanda Vargas Docente Cpem n° 27 - Agrupación Negra en ATEN

Jueves 29 de abril | 17:43

La tan promocionada presencialidad, por el gobernador Gutiérrez y por la agrupación TEP que dirige el sindicato aten, no está garantizada. Y la virtualidad tampoco. Pero sí avanza la bimodalidad.

En Neuquén, a más de un año de declararse el aislamiento obligatorio (ASPO) por la pandemia del Sars Cov 2 y a meses de haberse decretado la vuelta a clases, en las escuelas, las condiciones educativas, pedagógicas, laborales, sanitarias y salariales se han deteriorado producto del restringido presupuesto que le asigna el gobierno provincial del MPN a la educación pública.

La misma política que tiene hacia la salud pública, razón por la cual, con un enorme apoyo de la comunidad, las y los autoconvocados de los hospitales públicos de la provincia sostuvieron por más de 60 días medidas de fuerza que incluyeron el corte de rutas por 20 días en el corazón de vaca muerta.

VIDEO: ¿Elefantes en Neuquén?

A lo largo y ancho de la provincia las diversas situaciones de las escuelas demuestran que las condiciones seguras para la vuelta a la presencialidad no son tal como lo promocionaron desde los escritorios del gobierno y desde el consejo provincial de educación Gutierrez, Trotta y Storioni.

Las situaciones se repiten: problemas edilicios, de conexión de gas, falta de insumos, limpieza de tanques, falta de refrigerio y una larga lista. A lo que se suma la falta de coberturas de cientos de horas y cargos, el cierre de espacios de talleres estético expresivos, talleres de adolescentes, de educación sexual integral, de artesanía.

La histórica exigencia de construcción de jardines y escuelas se hace aún más acuciante anta la abrumadora superpoblación escolar en los diferentes niveles y modalidades educativas.

Y ante esta crítica realidad desde el consejo provincial de educación junto a la representación sindical de Aten (TEP) solo se han ocupado de avanzar con la reforma educativa a pedido del Consejo Federal de Educación y los organismos internacionales de crédito y de emitir varias resoluciones para imponer mayor precarización de la educación y las condiciones laborales.

En los últimos días, por ejemplo, llegaron las resoluciones 0010/21 y la 585/20 con las que pretenden regular no sólo las modalidades presencial y virtual sino también la llamada bimodalidad. Es decir que aprovechando la excepcionalidad de la pandemia transforman en una posibilidad permanente algo que debería limitarse a casos específicos como estudiantes de riesgo o casos sospechosos de covid. Y por supuesto tampoco mencionan si el CPE o el distrito escolar van a proveer de las herramientas necesarias como dispositivos y conectividad gratis en los casos necesarios.

Al mismo tiempo apelan a viejos modelos de la reforma educativa, como la creación de horas institucionales (nota múltiple 002/2021 D.P.E.S) promoviendo la educación a través de proyectos que ubican a los docentes como los “encargados de la re vinculación estudiantil”. Cuando el primer responsable de garantizar la educación pública es el gobierno provincial y para ello debería garantizar un presupuesto educativo según las necesidades reales aún más en tiempos e pandemia.

Y ante la inminente llegada de la segunda ola de Covid a la región, detrás del discurso mentiroso de la ministra Storioni sobre la garantía de las clases presenciales, se esconde la realidad de una virtualidad no garantizada para más del 70 % de la población estudiantil y la imposición para les trabajadores de la educación del teletrabajo y la bimodalidad (trabajo en las escuelas y trabajo virtual) que coartan derechos conquistados e implica el doble de trabajo por igual salario.

Además de ser utilizado para ocultar el deterioro edilicio o las medidas de lucha de los/as trabajadores/as de la educación. Como sucede en muchas instituciones en las que si no hay condiciones edilicias, las clases se “deben garantizar” subiendo tareas a blogs, plataformas, grupos, naturalizando la bimodalidad como la “nueva forma de trabajo” con la que el gobierno aprovecha a llevar adelante sus planes de precarización y superexplotación.

O aún peor, como cuando la semana pasada un sector de los auxiliares de servicio, nucleados en ATE, adhirieron a medidas de fuerza por reclamos sectoriales y hubo instituciones en las que se impuso seguir con las actividades pedagógicas virtuales, pasando por alto las medidas sindicales y boicoteando la decisión de nuestros propios compañeros de escuela sembrando más diferencias entre trabajadores/as.

A más de un año de la pandemia el gobierno provincial no explico en que utilizó los 44.131 millones de pesos del presupuesto 2020 para educación, si no las usó para cubrir licencias, ni horas ni cargos, ni para refrigerios ni comedores, si no realizó las tareas de mantenimiento de los edificios escolares, no terminó obras, ni definió recomposición salarial para las trabajadoras y trabajadores de la educación. Ese “ahorro” del presupuesto, que no fue destinado a las escuelas públicas debería haber sido el puntapié para garantizar la presencialidad.

En lo que va del año 2021, las empresas de Vaca muerta, subieron el ritmo de producción de gas y petróleo llevándose millones de pesos al día, lo que para la provincia significa que los ingresos de este 2021 son mayores a los previstos en el Presupuesto ya que según datos públicos, en el primer trimestre en concepto lo recaudado por el Estado en forma de coparticipación y regalías fue un 25 por ciento sobre lo estimado.

De allí es de donde debería salir el presupuesto para la educación, para la salud pública y para vivienda y trabajo para la comunidad. Aplicando un impuestos a estas empresas se podría garantizar las necesidades básicas de todos/as los/as trabajadoras.

Andrés Blanco: “La plata para un aumento a salud y a todos los estatales está en Vaca Muerta”

Por estas razones y muchas más, desde la Agrupación Negra en el frente Bermellón, planteamos que hay que exigir a aten convoque a asambleas en toda la provincia para poder votar cuál es el pliego para presentar al gobierno empezando por el adelantamiento urgente de la mesa salarial. Ya que una de las cosas que dejó en claro la lucha de las y los autoconvocados de Salud, es que plata hay, pero el gobierno prefiere usarla para pagar deudas, beneficiar a las petroleras y enriquecer a empresarios y burócratas sindicales. Exigimos que la base sea escuchada, los dirigentes no pueden llevar a la voz de su agrupación (TEP) sino que deben llevar mandatos votados en ámbitos democráticos como es la tradición en aten. O empezar a mirarse en el espejo de Quintriqueo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias