Política Chile

PAN Y ROSAS

Aprobamos por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana

"Nuestra posición frente al plebiscito es que aprobamos poner fin a la constitución pinochetista que nos prohíbe el derecho a decidir y coarta nuestros derechos sexuales y reproductivos, pero no nos dejamos engañar por las trampas de un proceso constituyente hecho a la medida del régimen y los empresarios"

Sábado 26 de septiembre | 08:18

Comenzó la franja electoral de cara al plebiscito y nos quieren hacer creer que este hito será el primer paso para conquistar nuestras demandas, pero las mujeres que hemos alzado nuestras voces al grito de Ni Una Menos, cuestionando todo tipo de violencia machista, quienes hemos estado en las calles con nuestras pañoletas siendo parte de la marea verde por el derecho al aborto, rebelándonos contra los 30 años de miserias, siendo parte del Chile que despertó, queremos echar por tierra todas las herencias de la dictadura. Hay múltiples razones por las cuales debemos advertir que nuevamente nos presentan una elección del mal menor, de la miseria de lo posible, pero octubre es lo contrario, es el hartazgo que desató la juventud a la que este régimen no tiene nada que ofrecer. Como las pensiones miserables y el trabajo precario a través del subcontrato que nos afecta mayoritariamente a quienes somos mujeres trabajadoras.

Por otra parte, queremos tener el derecho de decidir por nuestra vida y nuestros cuerpos, por eso, seguimos en la lucha por un aborto legal, libre, seguro y gratuito, para que deje de ser un privilegio para quienes pueden pagarlo, mientras quienes somos mujeres trabajadores, pobres, estudiantes, migrantes nos vemos arrojadas a la incertidumbre y la clandestinidad.

La pandemia vino a agudizar todas estas contradicciones de género, demostrando el rol que cumplimos las mujeres en el trabajo de cuidado, siendo parte mayoritaria de la primera línea de la salud, que este mismo viernes fue duramente reprimido en la Plaza de la Dignidad. Pero fue un salvavidas para el gobierno de Piñera, que impuso toques de queda, estado de excepción y cuarentenas oportunistas, para que bajo la excusa de una medida sanitaria pudiese militarizar las calles y ejercer un control sobre la población, porque sabe que desde octubre miles gritamos ¡Fuera Piñera! y salimos a las calles por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.

Sin embargo, mientras nos movilizábamos contra un régimen podrido que se caía a pedazos, los partidos del régimen, desde sectores del Frente Amplio hasta la UDI, se sentaron juntos a preparar una nueva cocina a espaldas de pueblo movilizado y firmar el acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución, dejando debajo de la alfombra las verdaderas demandas de octubre.

En tanto, la CUT dirigida por el Partido Comunista se quedó en cuarentena desde octubre, sin ser capaz de organizar desde su tribuna al conjunto de las y los trabajadores para superar este acuerdo trucho, hecho a la espalda del pueblo movilizado y que se firmó en la total impunidad de las fuerzas policiales y militares que cargan en sus hombros brutales jornadas de represión, asesinatos, mutilaciones y violaciones, que las mujeres salimos a denunciar fuertemente. Además, no organizaron ninguna resistencia a los miles de despidos y suspensiones a los que arrojaron a miles de familias trabajadoras, mientras, las mujeres, nuevamente, se pusieron en primera línea, levantando ollas comunes a lo largo de todo el país para enfrentar el desempleo y el hambre.

En ese sentido, desde Pan y Rosas, nuestra posición frente al plebiscito es que aprobamos poner fin a la constitución pinochetista que nos prohíbe el derecho a decidir y coartar nuestros derechos sexuales y reproductivos, pero no nos dejamos engañar por las trampas de un proceso constituyente hecho a la medida del régimen y los empresarios donde a fin de cuentas seguirán decidiendo los mismos de siempre. No confiamos que con trampas como el quórum de ⅔ puesto que es una medida que solo tiene un fin: que una minoría pueda imponerse entregando un poder de veto a la derecha y los sectores conservadores para frenar cualquier tipo de iniciativa que no les parezca y, así, continuar perpetuando los pilares de la dictadura y su moral conservadora.

Ante este escenario, sabemos que la Convención Mixta ni la Convención Constituyente son un engaño y no serán suficientes para lograr imponer nuestros intereses sobre los de un grupo de empresarios que se hacen ricos a costa de nuestras vidas. Por esto debemos redoblar las fuerzas para conquistar cada uno de nuestros derechos y para eso debemos organizarnos, retomando el camino de la movilización que mostró su fuerza con el paro nacional del 12 de noviembre e imponer una verdadera asamblea constituyente libre y soberana, sin trampas, para que podamos ser nosotras junto al pueblo trabajador y estudiantes movilizados quienes podamos decidir. No confiamos en un proceso constituyente a la medida del régimen y por eso invitamos a todes a sumarse al Comando por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana y a levantar en nuestros lugares de estudio y trabajo comisiones para seguir expandiendo la necesidad de luchar por un apruebo pero sin trampas, ya que, sabemos que ¡nuestra fuerza movilizada puede ayudar a que esté la voz de octubre!, retomando el camino de la movilización podremos conquistar nuestras demandas y echar por tierra las herencias de la dictadura y a este gobierno asesino y represor.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO