Política

VIOLENCIA POLICIAL

“¡Apague la cámara!”: arma en mano, la Policía porteña amedrentó a periodistas de Canal 26

Acostumbrados a amedrentar armados a cualquier transeúnte o automovilista, agentes de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires “confundieron” a periodistas con “otro auto” que escapaba de un control. Las explicaciones de Santilli.

Martes 14 de abril de 2020 | 12:04

El móvil de Canal 26 estaba circulando a las 9:57 por la Avenida Rivadavia a la altura de Carabobo, en el barrio de Caballito. En un momento, el periodista Álvaro Páez dice al aire “me está bajando la Policía acá, no sé si habré pasado un control, así que les pido que…”. Él estaba sentado en el asiento del conductor, mientras el camarógrafo Ignacio Delfino (ubicado en el asiento de acompañante) abría la puerta para salir del auto. En ese momento, mientras desde el piso le decían que si querían podían “salir del aire”, la cámara registró a un agente desenfundando su arma.

Luego, ya con ambos cronistas fuera del auto, se da una discusión con otros agentes, a quienes les recriminaban no solo no haberlos frenado como corresponde a un control de rutina sino sino haberlo hecho bajo amenaza de hacer uso de sus armas de fuego. Ante eso, los policías les dijeron a ambos que se habían “confundido de auto”.

En ese contexto, ante la increpación del periodista, se escucha a uno de los efectivos decir “¡Apague la cámara! ¿Puede apagar la cámara?”. La intención de quedar escrachados estaba al desnudo. Pero el camarógrafo no solo no apagó la cámara sino que hizo zoom y mostró a los policías abusadores.

Durante un buen rato los mismos agentes impidieron que el móvil siguiera saliendo al aire, en otra actitud totalmente amedrentadora. Cuando otro móvil de Canal 26 se acercó al lugar, comprobó que a ambos cronistas les hicieron firmar un acta por “desobediencia ante la autoridad” porque, supuestamente, los efectivos los pararon porque entendieron que el auto quería “darse a la fuga”.

El propio Álvaro Páez dijo en vivo que estaban haciendo una recorrida por las calles de Buenos Aires registrando la cuarentena y en un momento, “cuando hacemos una cuadra nos cruzan una camioneta de la Policía, otro patrullero y cuando automáticamente freno se baja un policía que me apunta con el arma. La verdad que fue un momento que me asustó mucho y me dijo ‘bajate del auto porque te tiro’”.

El camarógrafo Delfino confirmó que no solo no iban a más de 30 kilómetros por hora sino que nunca les hicieron señas en ningún momento de que estaban haciendo un control de tránsito ni nada por el estilo. “Nos apuntaron en todo momento y nunca escuchamos voz de alto, solo nos cruzaron el patrullero y salieron armados a hacernos bajar”, coincidieron ambos.

Minutos después Diego Santilli, vicejefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, salió al aire por el mismo canal y buscó justificar lo injustificable. “Entiendo a todo el mundo, a ustedes que están al frente de la pandemia comunicando e informándonos y a los policías que están al frente de los controles y de verificar que se cumpla la caurentena”, comenzó diciendo.

“Obviamente le pedí al secretario de Seguridad Marcelo Dalesandro que vaya a fondo con la investigación. Más allá de eso, la información que tengo es que había un vehículo que venía con vidrios polarizados, con visibilidad no plena, que pasa por un control, hay un error de interpretación donde uno interpreta que puede pasar y el otro que no, la Policía lo que hace es aplicar el protocolo para casos de vehículos que no se detienen ante un control”, detalló Santilli.

Como para no quedar tan pegado a sus empleados represivos, el vicejefe de Gobierno aclaró: “eso no implica apuntarle a nadie”. Sin embargo no se solidarizó en ningún momento con los periodistas agredidos y mucho menos, pese a las imágenes evidentes, anunció sanciones a los agresores uniformados.

Lo que Santilli sabe pero no dice es que esta práctica es de lo más común en la Policía que él hoy conduce como autoridad máxima de la Ciudad y que su mismo partido, el PRO, formó con la fusión de la vieja Metropolitana y parte de la Federal. Es la policía modelo Macri, esa que hoy muchos “progresistas” se afanan por ver como humildes servidores públicos que nos “cuidan” ante la pandemia.

Es la misma Policía que reprimió infinidad de marchas y movilizaciones durante los últimos años. La que persigue y maltrara (hasta la tortura) a vendedores ambulantes e inmigrantes pobres. La que garantiza y gestiona todos los grandes delitos en la Ciudad, desde la trata de personas hasta el narcotráfico, los desarmaderos y el juego clandestino. No es un policía, es toda la institución.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Policía de la Ciudad de Buenos Aires   /    Diego Santilli   /    Brutalidad policial   /    Violencia policial   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Libertades Democráticas   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO