Economía

GRECIA

Ante la presión imperialista y las internas en las instituciones griegas

En una semana de fuerte presión de la troika sobre el gobierno de Tsipras acorralado por la falta de fondos y el pago de las deudas, se abrió una disputa con el titular del Banco Central, un conservador que en 2014 al mando de las finanzas implementó planes de ajuste.

Viernes 15 de mayo de 2015 | Edición del día

El gobierno de Grecia buscó el jueves defenderse de las críticas por las tensiones con el Banco de Grecia, diciendo que respetaba la independencia del organismo pero que tenía libertad para criticar a su gobernador por medidas que tomó como ministro de Finanzas.
Las relaciones con el titular del Banco Central de Grecia, Yannis Stournaras, con el gobierno empezaron a ser vigiladas en días recientes, después de que un diario lo acusó de socavar las conversaciones de Grecia con los acreedores, y funcionarios del gobierno lo criticaron abiertamente por otros temas.

Stournaras fue designado gobernador del banco central en junio pasado. Antes de eso, fue ministro de Finanzas en el gobierno liderado por los conservadores, donde dirigió el retorno griego al mercado de bonos en abril del 2014 tras un exilio de cuatro años. Fue criticado por grupos opositores al rescate por implementar arduos recortes de gastos exigidos por la UE y el FMI.

El mismo gobierno salió a bajar los decibeles de la discusión. “El gobierno griego no ha abierto ninguna cuestión con el señor Stournaras. Si surgieron a la superficie algunas cuestiones, no fue debido a la iniciativa del gobierno", dijo el portavoz gubernamental Gabriel Sakellaridis a reporteros.

Sin dudas las fuertes presiones de la “troika” sobre Grecia se filtran en las internas de los elencos de poder, pero lo cierto es que el gobierno de Tsipras no desacató las normativas europeas, sino lo contrario, en el marco de la negociación con Alemania, el FMI, el BCE y la CE, viene cumpliendo con los pagos de deuda y cediendo a gran parte de sus exigencias onerosas. Tal es así incluso que al mando del Banco Central designaron a un funcionario conservador que venía implementando el ajuste en 2014.

Pero como la negociación aún no está cerrada, ante los chantajes y extorsiones imperialistas, pueden abrirse nuevas fisuras entre al interior del gobierno griego como también en relación a los países y organismos internacionales que son parte de la negociación. Nada de esto puede descartarse.

En este marco, Atenas vació una cuenta de reservas del FMI para pagar al mismo FMI esta semana, pero ahora enfrenta pagos de salarios y pensiones más adelante en el mes, y nuevos pagos de deuda en junio.

"La economía griega y el pueblo griego están pagando con su propia carne, y mientras continúan pagando (...) esto afecta cualquier perspectiva de crecimiento", dijo Sakellaridis, agregando que Atenas haría lo máximo posible para atender las obligaciones, pero que necesitaba más recursos.

Sostuvo que Grecia todavía apunta a un acuerdo con los acreedores para fines de mayo y que el primer ministro Alexis Tsipras reforzaría los contactos con los líderes de la UE antes de una cumbre en Riga la próxima semana.

En un impulso a las negociaciones, Atenas progresó en una concesión clave para los prestamistas, al avanzar con la venta de su mayor puerto, El Pireo. Lo cual muestra lo límites de la pelea con el titular del Banco Central y el gobierno.

En tanto, el Bundesbank alemán no mostró señales de aflojar en su dureza con Grecia. El presidente del banco Jens Weidmann criticó los aumentos semanales de la asistencia de liquidez de emergencia a los bancos griegos, diciendo en un diario alemán que esto quebraba el tabú del financiamiento a los gobiernos.

Fuente: Reuters







Temas relacionados

Referendum en Grecia   /    BCE   /    Banco Central Europeo   /    Economía Internacional   /    Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO