×
×
Red Internacional

Declaración.Ante la crítica situación sanitaria y el aplazamiento electoral en Chile

Compartimos a continuación la declaración pública de las y los candidatos del Partido de Trabajadores Revolucionarios en la Lista de Trabajadoras/es Revolucionarios/as de Chile frente a la crisis económica y sanitaria que se ha agudizado gravemente, y ante la medida de Piñera que ingresará el día lunes un proyecto para aplazar en 5 semanas las elecciones de candidatos a la Convención Constitucional, Alcaldes, Concejales y Gobernadores.

La crítica situación de la pandemia en Chile, con una ocupación de camas críticas en un 95%, cuatro días seguidos marcando más de 7 mil contagios diarios, la extensión de las cuarentenas a un 70% del territorio nacional y la posible postergación de las elecciones por 5 semanas, muestra el fracaso de la estrategia sanitaria del Gobierno, que ha estado centrada en proteger las ganancias de los grandes empresarios y no la vida de las grandes mayorías.

Esto ha permitido que mientras se han perdido más de 2 millones de trabajos; se dispara el empleo informal y hay 74% más de personas viviendo en campamentos, grandes empresarios como Luksic hayan aumentado casi en un doble su fortuna.

El Gobierno ha sido incapaz de controlar la situación sanitaria incluso contando a su favor altas tasas de vacunación. El “plan paso a paso” del Ministerio de Salud, ciego, sordo y mudo ante las exigencias de la comunidad médica, ha llevado al país al desastre sanitario, con cerca de 30.000 muertos. El intento de “inmunización de rebaño” impulsada por Piñera y el ministro de Salud Enrique Paris busca que seamos los trabajadores quienes veamos deteriorada nuestra salud y vida. Y es que su estrategia se ha mantenido invariable durante meses. Por un lado buscan mantener e incluso incrementar los ritmos de trabajo, lo que implica hacinamiento en transporte público. Pero claro, si un trabajador se contagia, es fácilmente despedido, con lo que aumenta el desempleo y el agobio y precarización del resto.

Todas estas medidas el Gobierno las ha hecho con la complicidad directa de la “oposición” de la vieja Concertación y en algunos casos también con el Partido Comunista (PC) y el Frente Amplio (FA) como ha sido con La ley de “protección” al empleo. Mientras que la principal central sindical, CUT, que dice representar a los trabajadores se mantiene en la pasividad mientras aumenta la explotación, facilitando que esta crisis se descargue sobre los hombros de los trabajadores.

Ahora Piñera anunció una extensión del seguro de cesantía y las suspensiones para que esta rueda siga girando. El bono de Ingreso Familiar de Emergencia sigue siendo transitorio y focalizado, al igual que los bonos de clase media, con letra chica, sin cubrir la diversidad de dificultades que existen en esta crisis sanitaria. No podemos seguir pagando esta crisis con nuestros fondos ahorros mientras los grandes empresarios se llenan los bolsillos como nunca y se llevan las riquezas al exterior.

Por otra parte, mientras el gobierno maltrata a las y los profesores y trabajadores de la salud, le sigue dando más facultades a Carabineros y militares, quienes no hacen otra cosa que reprimir y agredir a la población aprovechándose del absurdo toque de queda para imponer control. Así lo vimos en la detención de la TENS del Hospital Sótero del Río, la feria de Puente Alto, la represión a ollas comunes en Villa Francia, montaje en Iquique, el aumento de la militarización en La Araucanía, entre muchos otros casos.

En ese contexto, con toque de queda, estado de excepción, militares en la calle y represión, la propuesta de atrasar las elecciones manteniendo los privilegios que tienen los partidos tradicionales es otro ataque más a los derechos democráticos, es parte de las maniobras anti democráticas que se cocinan por arriba en el régimen a espaldas y contra el pueblo. El Gobierno no tiene interés en proteger la salud de la población trabajadora, sino en mantener la ganancia empresarial y proteger este Chile neoliberal de los últimos 30 años.

Frente a esta situación planteamos:

1) Ingreso universal de emergencia para desempleados, trabajadores informales y dueñas de casa de $550.000.

2) Prohibición inmediata de los despidos y suspensiones, asegurando el pago íntegro del salario que para nosotros no debe ser inferior a $550.000 bajo cualquier circunstancia, incluso en todos los lugares que cierren por cuarentena se debe garantizar ingreso no inferior a $550.000 a cada trabajador. Creación de Comités de Higiene y Seguridad en cada lugar de trabajo para decidir la suspensión de labores no esenciales o readecuación. ¡Abajo la ley de suspensión del empleo!

3) Unificación del sistema sanitario privado con el público, nacionalizando clínicas y laboratorios privados que lucran con la salud y la vida de las personas, para poner toda la infraestructura al servicio de combatir la pandemia, bajo control de sus trabajadores/as, las comunidades científicas y usuarios. Sueldos dignos y contratación inmediata de personal bajo condiciones dignas. Es necesario un plan de trazabilidad, seguimiento y aislamiento para controlar la pandemia. Vamos por un sistema de salud público y gratuito, financiado en base a la renacionalización de los recursos naturales bajo control de trabajadores.

4) Fin al toque de queda y de militarización. Derogación de las leyes represivas y libertad a los presos de la revuelta. ¡La represión no es la cura!

5) Impuesto extraordinario a las grandes fortunas, bancos y empresas mineras para financiar el plan de emergencia.

Se trata de medidas urgentes y elementales que impulsaremos en todos los lugares de trabajo, estudio y organización en donde estamos, impulsando la coordinación entre sindicatos, organizaciones territoriales, ollas comunes y organizaciones políticas y sociales. A su vez, se trata de medidas que deben impulsar las principales organizaciones sindicales como la CUT, para que esta rompa su tregua con el gobierno, además del Colegio de Profesores, Federaciones de trabajadores de la Salud y organizaciones sociales como No+AFP, Coordinadora 8M, ACES, etc.,

Denunciamos las maniobras anti-democráticas de Piñera y de los viejos partidos del régimen, que están cocinando entre cuatro paredes los cambios que les convengan para atrasar la convención y que buscan poner toda la balanza para sus candidaturas. Intentan hacer más anti-democrática una convención nacida bajo sus propias reglas y a espaldas del pueblo. Exigimos plena igualdad de financiamiento y espacios en la franja electoral para todas y todos los candidatos, no más privilegios para los viejos partidos del régimen.

Nuestra lucha sigue siendo por una Asamblea constituyente libre y soberana sin Piñera ni este viejo régimen.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias