×
Red Internacional

El caso se hizo viral, cuando un usuario de Twitter lo plasmó en una visualización que permite identificar las ramificaciones de los contagios. Lo que la presencialidad de Larreta y Acuña oculta.

Jueves 13 de mayo | 18:07

Andrés Snitcofsky, usuario de Twitter, realizó un posteo en esa red que plantea algunos interrogantes sobre los protocolos que el gobierno de la Ciudad diagramó para las clases presenciales. En el hilo, muestra de manera visual un experimento realizado por las familias de una burbuja que tuvo que ser aislada ante un caso positivo de coronavirus.

El caso es el siguiente: Una maestra de 5to grado dio positivo a mediados de abril. De acuerdo al protocolo, se aisló la burbuja, es decir, la maestra y los alumnos. Pero, las familias decidieron aislarse todos e hisoparse en su mayoría, algo que no prescribe el reglamento difundido por el gobierno de la Ciudad. El resultado fue que 10 estudiantes de los 14 que integran la burbuja y 13 familiares resultaron positivos. Una de las personas en cuestión se tomó el trabajo de registrar todos los datos y se los entregó a Andrés, quien los trasladó a una visualización.

Según el protocolo de Soledad Acuña y Manuel Vidal, Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación, cuando un alumno es contacto estrecho debe aislarse en su casa 10 días. Si no presenta síntomas, no es testeado, y sus hermanos siguen yendo a sus respectivas burbujas. “¿Se imaginan si estes hermanes hubieran ido?”, pregunta Andrés, haciendo referencia al hecho de que 3 hermanos de distintas familias de los alumnos de la burbuja aislada dieron positivo y que según el protocolo estaban habilitados para seguir concurriendo a sus respectivas burbujas,

“En este caso, en el que la maestra dio positivo un viernes, probablemente la exposición se haya extendido en varios días de esa semana. De los 14 alumnos, 10 dieron positivo. De esos 10, solo 3 tuvieron síntomas. Si los podres no se hubieran organizado en el grupo de WhatsApp para aislarse y testearse todos, hay un montón de estos chicos que no hubieran sido testeados”, explicó, en una entrevista para Radio Con Vos.

Recientemente, se conoció el caso de un colegio en el barrio de Flores que tuvo que cerrar por 48 horas cuando se descubrió, azarosamente, que varios trabajadores no docentes eran positivos de covid-19. Los contagios se conocieron porque se realizó un operativo de testeo en la plaza frente al establecimiento y la dirección del mismo, solicitó a todo el personal que se controlara. De esta manera, se detectaron los positivos, todos asintomáticos.

Te puede interesar: Una escuela cerró por contagios después que la Corte falló a favor de la presencialidad

Como aclara, Andrés, estas experiencias no son evidencia ni son extrapolables a toda la población. Sin embargo, son algunas muestras de lo que el protocolo de la Ciudad oculta.

En el mismo hilo, muestra una serie de mensajes que le llegaron de gente que vio el posteo y cuenta todo tipo de problemáticas relacionadas con burbujas que no son aisladas o casos que no se registran.

Las y los docentes y la comunidad educativa vienen peleando justamente por casos como el que se dio en esta escuela, con más de 15 días de paro, movilizaciones, acciones en los colegios, para que se suspendan las clases presenciales y se vacune a toda la comunidad. El claro ejemplo que se expone a través de este medio, en las escuelas se vive todos los días.

Te puede interesar: Continúa el paro de la docencia porteña y el debate sobre cómo reagrupar fuerzas para ganar




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias