Deportes

ENTREVISTA

Andrés Burgo sobre el partido de “la mano de Dios”: “Maradona lo inventa dos veces”

Con motivo del fallecimiento de Diego Armando Maradona, reproducimos esta entrevista realizada en junio por el staff de "El Círculo Rojo" al autor del libro “El Partido”. La charla recorre los mitos de “la mano de Dios” y el “barrilete cósmico”, la jugadora que fue la “pre Maradona”, River y sus razones para ser periodista.

Miércoles 25 de noviembre | 13:30

El 22 de junio de 1986 a las 12 hs de México (14 hs de Buenos Aires) comenzaba un partido en el Estadio Azteca que iba a quedar en la historia. Se enfrentaban las selecciones de Argentina e Inglaterra por cuartos de final del Mundial de México, uno de los pocos partidos que quizás merezca un libro entero. Ese libro existe: lo escribió Andrés Burgo y cuenta el antes, el durante y el después de ese partido lleno de carga simbólica y política.

En El Círculo Rojo (el programa radial de La Izquierda Diario que se emite los domingos de 21 a 23 hs por Radio Con Vos, FM 89.9), su conductor Fernando Rosso y Augusto Dorado (columnista de Deportes) conversaron con el autor. Andrés Burgo es periodista especializado en deportes, miembro del staff del programa Era por Abajo en Radio Ciudad los viernes a las 20 hs junto a Ezequiel Fernández Moores y Alejandro Wall, también aporta informes especiales en el programa de Gonzalo Bonadeo por TyC Sports. Autor de 6 libros, dos específicamente sobre Maradona, tres sobre River (el último dedicado a su hijo, River para Félix) y el libro que se acaba de reeditar actualizado y ampliado, El Partido (editado por Tusquets).

FR – Dentro del periodismo ¿cuándo decidiste volcarte al deporte? ¿O se dio porque se dio?

AB – Mi vieja estaba preocupada y le hablaba a la maestra de 3er grado, le decía “Solamente lee El Gráfico”. La maestra le respondía “Y bueno, está bien, que lea. No importa que sea El Gráfico, es espectacular que lea”. A mí me gusta mucho el periodismo. Hay gente que se anota a estudiar periodismo deportivo porque le gusta el fútbol, a mí me gusta más el periodismo que el fútbol. Entonces casi que fue un camino que no lo forcé, porque cuando tenía 11 años con mi hermano hacíamos una revistita que se llamaba El Tráfico. La verdad que son esas cosas que nunca pensé.

Después de más grande, a los 30, viste que te agarra como una crisis de para dónde vas… Creo que fue difícil cuando me di cuenta de que vivir de los medios se hacía difícil y que capaz tenía que buscar otra salida. Pero bueno, mientras tanto sigo escribiendo. A mí me gusta escribir, contar historias. El periodismo (esto vos lo sabés mejor que yo) está o para incomodar al poder o para darle voz a los que suelen no tener voz. El libro El Partido sobre Argentina-Inglaterra es un poco eso. Me hubiera encantado hablar con Maradona, eso está claro, pero al mismo tiempo yo creo que el aporte del libro es que le doy voz a los que no la tienen.

Andrés Burgo con su libro "River para Félix". Foto: Tomás Torres para el sitio Revista1986
Andrés Burgo con su libro "River para Félix". Foto: Tomás Torres para el sitio Revista1986

FR – Y tenés este problemita de ser hincha de River (risas). Hubo una época en que los periodistas deportivos no lo decían, ahora es más explícito todo. ¿Eso facilita las cosas o genera problemas?

Yo no tengo problemas porque no soy famoso y porque no tengo que ir a la cancha para hacer coberturas de tele o de radio todos los días. Mi cara no es conocida. Sino no podés, lo pasás mal, lamentablemente. Yo no tengo problemas en decirlo. Ojo, yo soy muy hincha de River pero cuando estoy trabajando, o si estoy hablando en medios o incluso en las redes sociales siempre trato de que el periodista le gane al hincha. No me interesa en lo más mínimo hacer apología de mi equipo, me parece algo hasta infantil.

Yo no quería ser hincha de River, yo lo que quería era ser hincha del equipo de mi papá. Mi papá se hizo de River por una cuestión bastante aleatoria: él vivía en Balvanera, mis cuatro abuelos son españoles así que eran de una generación en la que sus papás no eran hinchas de ningún equipo, ellos tenían que elegir el equipo… Y como había un pibito de Boca que gritaba los goles muy fuerte, para molestarlo se hicieron de River, por eso yo soy de River (risas). Es algo absolutamente aleatorio…

FR – Le gusta el periodismo y quienes lean El Partido confirmarán que es así, a mí me impactó mucho por cómo está escrito... Hiciste muchos reportajes e investigación para ver qué pasó y cómo fue la trama de ese partido ¿qué fue lo que más te sorprendió cuando entraste a la investigación?

La verdad que muchas cosas. Me impactó mucho hablar con los futbolistas frustrados después de la guerra de Malvinas. Suele ser una imagen de videos en canales de deportes la de Maradona eludiendo ingleses y después imágenes de soldados anónimos en la guerra. Lo que yo intenté hacer fue hablar con futbolistas que hayan estado en la guerra… De hecho, hubo 5 futbolistas de ese plantel campeón que son clase ´62 y que se salvaron medio de milagro de ir a la guerra… Ruggeri, Batista, Burruchaga que incluso hasta tuvo que ir todos los días al Regimiento de Patricios. Después hubo otros que como ya jugaban en Primera no iban a ser convocados, como Clausen y Ruggeri. Pero Batista se salvó por número bajo de hacer la colimba en 1982… Pero sí hubo otros muchachos que sí fueron a la guerra y la guerra les arruinó la carrera (y no sólo la carrera) y yo quería saber qué hicieron ese 22 de junio de 1986.

También hablé con la terna arbitral, quería saber por qué Víctor Hugo Morales dijo lo de “barrilete cósmico”, no sabía bien si Maradona había dicho o no la frase de “la mano de Dios” y hablé con colegas que certifican que no lo dijo y que en realidad fue una ocurrencia de un periodista de la agencia ANSA que -ante la negativa de Maradona de que había sido con la mano porque no quería quedar mal ni con los árbitros ni con la FIFA y decía que había sido con la cabeza- ese periodista le dijo “Y bueno Diego, habrá sido la mano de Dios” y Diego le responde “Sí habrá sido...” y ahí empieza la frase.

AD – En la previa de aquel 22 de junio de 1986, las declaraciones de los jugadores con relación a Malvinas eran “políticamente correctas” pero ¿cómo te parece que influyó realmente el contexto de la guerra de Malvinas -apenas 4 años antes- en el ánimo de los jugadores?

Influyó, está muy claro. Ellos no decían nada. La verdad es que Maradona hasta 10 años después del partido no hizo ningún tipo de referencia a Malvinas. Maradona es como que “inventa” ese partido dos veces. Primero en la cancha y después con la lengua, porque cuando la física y el cuerpo le impidieron seguir haciendo épica, uno lleva la épica a su lengua, y él reinventa un poco también este partido. Lo hace cuando estaba al borde del retiro, enojado consigo mismo, en un muy mal momento de su vida… Y empieza a bardear con su lengua, a veces graciosa y a veces hiriente, y empieza con que “Shilton quedaste como una bolsa de papas”, que “le robé la cartera a los ingleses”, que “a las Malvinas fuimos con cañones de chocolate” … Maradona le dio como una doble épica.

Pero en ese momento, claro que había un corrillo muy fuerte. De hecho, no te digo que era un tema de Estado, pero en el Congreso hubo hasta algunos diputados oficialistas que le pedían a Alfonsín que el equipo volviera, otros que pedían que Argentina jugara con una camiseta de las Malvinas. El día previo (esto es signo de los tiempos) se vendían entradas y las FIFA se las daba a una agencia de viajes mexicana que hacía publicidad en los diarios con frases tipo “No se pierda la revancha de Malvinas en el Estadio Azteca”. Entró el ministro de Deportes de Gran Bretaña al Azteca… Había como un caldo de cultivo enorme, la guerra había sido 4 años atrás, es como si hubiera sido en 2016 para nosotros. En toda la semana a los jugadores les llegaron telegramas de excombatientes de Malvinas. Ellos se hacían los salames y cuando hablaban con el periodismo decían muy poco, “bueno, sí, es un rival especial” pero no más que eso. Pero había una tensión descomunal, claro que los influyó. En ese partido hubo bardo todo el tiempo en las tribunas, antes, durante y después.

AD – No spoileamos nada si decimos que los dos momentos culmines que fueron los goles, “la mano de Dios” de Diego y el “Barrilete cósmico” de Víctor Hugo son metáforas que un poco las desarmás porque contabas algo sobre “la mano de Dios” y a Víctor Hugo lo de “barrilete” mucho no le gustaba y hacia referencia a otra cosa ¿no?

Claro, en verdad eso es una patadita a Menotti. Queda como que fue una invención de Víctor Hugo del momento y además es una frase hermosa porque mezcla lo infantil con lo cósmico pero en verdad el periodismo bilardista le estaba diciendo “barrilete” a Maradona durante todo el Mundial porque Menotti yendo hacia México como periodista estaba muy enojado con Bilardo y todo lo que lo rodeara, entonces en ese momento para él “Maradona estaba con Bilardo” y un periodista de la agencia Télam, Eduardo Castiglione, lo aborda en el avión hacia México, primero Menotti no quiere pero la da y es muy duro. Dice que va a salir campeón Inglaterra, que el crack va a ser Butragueño, que Maradona llega mal, que es un barrilete, que tiene arito y se hace la permanente, muy crítico de Maradona. Se armó bardo con esa entrevista y el periodismo bilardista cuando Argentina empieza a ganar sale con “ahí lo tienen al barrilete”, “de la mano del barrilete Argentina vuela cada vez más alto”, eran todos palos para Menotti. Víctor Hugo dice “barrilete” en los partidos previos varias veces, a favor de Maradona y por eso tira “barrilete cósmico” durante la transmisión del segundo gol. Lo que pasa es que después Víctor Hugo fue un caballero porque no lo explicita, cuando vos se lo preguntás mira para otro lado. Cuando lo entrevisté yo ya sabía por dónde venía, entonces él sin decírmelo me lo reconoce y como con el tiempo bajó la tensión de su histórica pelea con Menotti es como que ya no lo dice más… Volví a leer el libro ahora y es como que él dice “vos ya sabés porqué”… No lo quiere decir con sus propias palabras.

FR – En esta reedición 2020, entre las cosas nuevas que hay, recordás otro partido Argentina-Inglaterra en el Estadio Azteca, pero de 1971 ¿por qué lo incorporaste y a qué hace referencia? …

No sé de quién es la frase que dice que “no hay nada más incierto que el pasado”, porque todo el tiempo vamos redescubriendo cosas. Y la verdad que esa es una historia hermosa que yo me la comí porque el fútbol les dio la espalda a las mujeres durante más de 100 años. La primera edición del libro salió en 2016 y a partir de 2017 o 2018 ocurrió por suerte el auge y estallido del fútbol femenino y una colega, Ayelén Pujol, encontró una historia maravillosa que es un Mundial no oficial -porque no fue organizado por la FIFA, incluso Inglaterra no se presenta como Inglaterra sino como representante de las islas británicas para no tener problemas- juegan Argentina y ese equipo inglés en 1971 en el Estadio Azteca, Argentina no tiene un gran Mundial pero ese partido Argentina lo gana 4-1 y una jugadora hace los 4 goles, Elba Selva. Y yo quería saber qué estaba haciendo ella el 22 de junio del ´86 porque me parecía que ella era una especie de pre Maradona, aun con las grandes diferencias que hay entre el fútbol masculino y el femenino… Ella es una extraordinaria personaje secundaria de este partido. El día del futbolista en Argentina es por un Argentina-Inglaterra por el gol de Grillo en el ´53 y el día de la futbolista en Argentina es el 21 de agosto por los goles de Elba Selva, también en un partido contra Inglaterra. Entonces había ahí una historia para agregar que a la vez es una especie de “mea culpa” porque la verdad que lo lees y es un libro absolutamente masculino, pese a que hay alguna presencia femenina pero era muy poca.







Temas relacionados

Andrés Burgo   /    El Círculo Rojo   /    Mundial México 86   /    Diego Maradona   /    Inglaterra   /    Selección Argentina   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO