Sociedad

BRASIL

#AmazonasSOS: estancieros organizaron el “día de fuego” para que Bolsonaro les dé vía libre

“Necesitamos mostrarle al presidente que queremos trabajar”, señaló uno de los organizadores, alentados por los repetidos ataques de Bolsonaro contra las políticas ambientales.

Laura Borse

Periodista | @lauraborse

Miércoles 21 de agosto | 17:14

Primero llegan los grupos mafiosos para extraer madera, seleccionan los árboles que les interesan, luego prenden fuego a lo que queda y cortan a ras del suelo para abrir camino a las plantaciones de soja, y sobre todo, generar pastura para ganado. Luego de 10 o 15 años estas parcelas se degradan y son abandonadas. El Amazonas no llega a recuperarse a corto plazo.

“Bala, buey y Biblia” es el lema bolsonarista, el motor de los incendios que desde hace días están arrasando con la selva amazónica, con su biodiversidad única y con los pueblos originarios que en ella -y con ella- existen. Son 74.155 incendios en lo que va del año según datos oficiales. La magnitud del desastre es tal que el lunes pasado en la ciudad de San Pablo se hizo de noche a las 3 de la tarde por el humo del fuego y las quemas. Esto es una crisis civilizatoria.

Fotografía de Araquém Alcântara.
Fotografía de Araquém Alcântara.

Mientras Bolsonaro sale a culpar a las ONG de querer hacer propaganda contra su gobierno con este desastre, la realidad es que los estancieros -envalentonados por la reaccionaria política oficial y los continuos ataques del presidente brasilero a ambientalistas, políticas ambientales, órganos estatales, pueblos originarios y todos aquellos que critiquen su accionar, a los que engloba bajo el mote de “comunistas”-, organizaron el “día de fuego” para “demostrarle a Bolsonaro que están listos para trabajar”.

Ver esta publicación en Instagram

Bolsonaro culpa "al calor" y hasta a las ONG ambientalistas, pero los incendios en la selva del Amazonas, récord bajo su Gobierno, son el brutal resultado de una combinación de deforestación, sequías y ataques provocados por el agronegocio y las mineras para convertir al "pulmón del planeta" en un mero campo productivo, arrasando con miles de especies y las condiciones de vida de la población, especialmente las comunidades originarias.⠀ ⠀ #AmazonasSOS #Amazon #AmazoniaEmChamas #Amazonia #Amazonas #AmazoniaEnLlamas #AmazoniaRainforest #Rainforest #Ecología #Megaminería #Agronegocio #ClimateCrisis #Extractivismo #NoAlExtractivismo #Brasil #Brazil #Indígenas #PueblosOriginarios #ComunidadesIndígenas #JairBolsonaro #Agronegocio #Soja #Sojización #Desmonte #Deforestación #Nature #Species #CrisisEcológica #Oxígeno #PulmónDelPlaneta

Una publicación compartida de La Izquierda Diario (@izquierdadiario) el

Según el portal Brasil de Fato (que cita al periódico local Folha do Progresso), uno de los responsables de los incendios dijo: “Necesitamos mostrarle al presidente que queremos trabajar y la única forma es derribando. Y para formar y limpiar las pasturas, es con fuego”, señaló uno de los organizadores.

La semana pasada Bolsonaro echó al director del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), Ricardo Galvão, por difundir datos sobre los incendios.

Queman para abrir pasturas y meter ganado en la selva

La aceleración de la deforestación del Amazonas, del Cerrado y del Pantanal brasilero, así como también sucede en el gran Chaco argentino y paraguayo, ahora en Bolivia, donde también se están quemando miles de hectáreas, está asociada a la expansión de la frontera agropecuaria.

Según estudios e informes internacionales, de no cambiar el modo de producción y alimentación industrializada, especialmente el consumo de animales por el primer mundo -países compradores de carne y granos para alimentar ganado que Latinoamérica exporta-, no sólo los bosques y selvas nativos van a desaparecer, sino que la misma humanidad y la vida como la conocemos en este planeta corren serios riesgos de irse al olvido, no sin antes pasarla muy mal.

A este ritmo, alcanzar la meta del Acuerdo de París de un aumento de 1.5 °C por sobre los niveles preindustriales es más un chiste que una utopía. Pero lamentablemente, un chiste que nos llevará a todos al desastre, comenzando con las poblaciones más vulneradas, como campesinos y pueblos originarios, que son desplazados violentamente y pierden sus modos de vida y sustento a manos de mafias ganaderas y agroindustriales en connivencia de estados autoritarios como el actual Brasil.

Rezar no sirve. Hay que derrotar a estos gobiernos autoritarios, demenciales y al servicio del capital. Son las grandes empresas, como la JBS -implicada en sobornos al “expresidente” Temer, por ejemplo- las que están detrás de estas acciones y que se enriquecen a costa de explotar a la Naturaleza, las personas y arrasar con la vida y cultura de los pueblos latinoamericanos.







Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /    Amazonía   /    Ecología y medioambiente   /    Brasil   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO