×
×
Red Internacional

Crisis.Alimentos, tarifas y alquileres: todo sube, menos el salario

El fuertísimo ajuste fiscal que viene implementando el Gobierno se siente en el bolsillo de millones de personas. ¿Es imposible otro rumbo?

Miércoles 2 de junio | 00:03
Alberto Fernández con poca memoria: “Pude cumplir infinidad de promesas de campaña" - YouTube

A nadie se le escapa que, en Argentina, vivir cada vez cuesta más caro. Ir al supermercado a comprar lo básico y elemental puede implicar volver a casa con una mueca de dolor. Es una realidad estructural para millones de trabajadores y trabajadoras que lo sienten a diario en su bolsillo. Si con los cuatro años de gobierno macrista el problema se hizo mucho menos llevadero, con Alberto Fernández y el kirchnerismo la cosa no va mejor, sino todo lo contrario.

Este martes, el presidente participó de un acto en San Martín, donde dijo estar contento de haber cumplido “infinidad de promesas de campaña”. Pero el 10 de diciembre de 2019 había asumido con un mandato, el de recuperar lo perdido con el macrismo. Para eso lo votaron millones de personas. Sin embargo, nada de eso ocurrió.

Te puede interesar: Cringe: la vergüenza del ajuste del Frente de Todos

El representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, dio a conocer un informe sobre el aumento de precios en la "canasta básica de alimentos", que en mayo subieron un 4.49 % y en el acumulado anual ya suman un 23.88% en tan solo cinco meses.

La plataforma inmobiliaria Zonaprop, que hace todos los meses un relevamiento de los precios de los alquileres en la Ciudad de Buenos Aires, también informó que los precios subieron un 22,5 % en lo que va del 2021. Alquilar un dos ambientes en CABA cuesta en promedio $37.575. Pero el dato más preocupante es que, en los últimos 12 meses, los alquileres se incrementaron en un 71,3 %.

A esta altura, está confirmado que la “apuesta” de Martín Guzmán de que la inflación iba a ser del 29 % en el 2021 era una mentira adrede para ponerle un límite a lo único que sube por escalera mientras el resto de los precios viajan en jet privado: los salarios.

Te puede interesar: Por qué suben los precios y qué medidas se podrían tomar

En el acto en San Martín, Alberto Fernández dijo que es consciente de que la inflación es un problema enorme en el país, y aseguró: “no dejo de atender ese problema”. Resulta extraña la estrategia para “atender” el problema, que no incluye control popular de los precios sino el retiro de varios productos de los precios máximos y de los precios cuidados, como pasó en las últimas semanas. Claro, hacer lo primero implicaría abrir los libros de contabilidad de las empresas, algo que iría contra el “sagrado” secreto comercial que este Gobierno no se atrevería a desafiar.

Entre los bancos y los jubilados...

“Cada vez estamos peor. Es como que somos un estorbo, un gasto. Ya no tendríamos por qué vivir, vivimos lo suficiente”. La frase es desgarradora. Es parte del testimonio que le dio a La Izquierda Diario una jubilada en la puerta de una farmacia. Y tiene razón: la mínima desde este mes pasa a ser de $ 23.064, una suma cubre apenas el 36 % de la canasta básica del jubilado, o sea que alcanza para vivir dignamente durante 11 días. Lástima que los meses tengan 30.

El otro capítulo de la estrategia infalible del gobierno para “atender el problema” de la inflación, fue la paritaria en mini cuotas para los trabajadores y las trabajadoras del estado. Ahí ya no se trata solamente del rol traidor de los dirigentes sindicales (también peronistas). No. El caso de los estatales es mucho más gráfico por un sencillo motivo: el patrón que propuso este aumento miserable no es ni más ni menos que el mismísimo Estado.

Otro camino

Tal vez lo que pasa con los precios y la realidad del bolsillo del pueblo trabajador no tenga que ver con una mala estrategia del Gobierno o con errores de cálculo. Tal vez tenga que ver con una política que desde el principio estuvo orientada al pago de la deuda externa y que ni por asomo se atreve a enfrentarse a los poderosos que se enriquecieron en este tiempo mientras todo el resto nos hundíamos.

Tal vez no sea una realidad inevitable, como se empeñan en decir desde el discurso oficial quienes aseguran que el ajuste es “un mito”. Se puede enfrentar a esos poderosos, más allá de que este Gobierno jamás lo vaya a hacer. Se puede pelear por una realidad donde no haya que elegir entre almorzar o cenar, o donde los adultos mayores no tengan que decidir si comprar remedios o comida.

Es lo que siempre planteó el Frente de Izquierda y de los trabajadores Unidad. Se puede rechazar este camino de meterle la mano en los bolsillos a los laburantes y que los recursos se dejen de ir al FMI y a los especuladores que hace décadas saquean al país. Hay que patear el tablero.

Lee también: Debatimos: ¿por qué y cómo plantear el no pago soberano de la deuda externa?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias