TUCUMÁN

Alexis Noguera, un nuevo caso del gatillo fácil que defiende la "doctrina Bullrich"

Murió tras los golpes en un operativo policial en Las Talitas. El comisario Cisneros, a cargo del allanamiento, ya había sido denunciado por hostigar a la familia.

Sábado 10 de febrero | Edición del día

Alexis Noguera tenía 23 años y trabajaba haciendo changas. Alexis dormía en la mañana del 3 de febrero cuando disparos, gritos y cristales reventados lo levantaron de un salto. Mas de una veintena de policías se apostó en la esquina y ahora ingresaba a su casa disparando balas de goma, gas pimienta y destrozando todo a su paso. Buscaban a un joven que habría cometido un ilícito y, sin ninguna prueba, fueron en busca de su hermano. Cuando dieron con él, intentó refugiarse en su casa y hasta allí llegaron los refuerzos para continuar la cacería.

Había mujeres y niños, incluso varios de los vecinos que presenciaba lo ocurrido quisieron intervenir para sacar a los chicos y a una señora mayor que se descompuso, pero no se lo permitieron. Alexis fue a defender a su hermano de los golpes brutales y ahora era él quien también recibía una paliza. Una mujer que filmaba todo fue estrangulada por un policía para que suelte el teléfono, tenía a su bebé en brazos. Los oficiales le sustrajeron el celular, que por supuesto desapareció. En un momento dado -con los hermanos ya reducidos y gritando que no habián hecho nada- un oficial, "jovencito" según el relato de los familiares, le dio un escopetazo en la cara, a quemarropa, y luego lo golpeó con la culata. Alexis se desmayó y no volvería a recobrar el conocimiento. Murió la noche del domingo 4 de febrero.

Una historia repetida

La Izquierda Diario dialogó con los familiares que compartieron una historia tremenda con muchos puntos en común con otros casos resonantes de brutalidad policial. Al igual que pasó con Miguel Reyes Pérez, Ariano Biza y Emanuel Gallardo -todos ultimados por las fuerzas de seguridad-, la familia Noguera era hostigada hace varios años por la policía: los detenían continuamente y les pedían dinero para “no empapelarlos” (armarles una causa). Por eso Ángel, el papá de Alexis, ya había denunciado penalmente al comisario Gustavo Cisneros, de la comisaria del barrio El Gráfico. El mismo Cisneros fue quién dirigió personalmente el brutal asalto a la vivienda de la familia. Se burlaba constantemente y azuzaba a sus subordinados para que “metan fuego”. Alexis, al igual que el joven Reyes, fue ultimado de un disparo en la cara y un culatazo. ¿Estará en el manual de procedimiento policial?

Ismael Lucena también murió a causa de la golpiza que le propinaron efectivos de la misma comisaria del barrio El Gráfico. Su vida podría haberse salvado de no ser por la demora en trasladarlo a un Hospital. Alexis también fue paseado, cerca dos horas, esposado en la caja de una camioneta, hasta que lo dejaron en el Hospital Padilla inventando “que lo habían encontrado tirado” en una esquina del Gráfico. El parte médico indica que ingresó con una herida de arma de fuego y fue intervenido quirúrgicamente. Tenía la cabeza destrozada. La provocación llegó a tal punto que uno de los policías que lo custodiaba había participado personalmente de la represión y provocaba a los familiares diciendo “toda esta lacra va terminar igual”.

Los familiares están presentando la denuncia en Tribunales puesto que no se inició investigación alguna, y sólo un par de medios digitales subieron la descabellada versión policial según la cuál a un oficial “se le habría escapado un tiro”.

La "doctrina Bullrich" en Tucumán

Por estos días Patricia Bullrich intentó establecer una agenda mediática para fortalecer la actividad represiva de las fuerzas de seguridad. Luego de la reunión del policía Chocobar con Macri, la ministra afirmó que "la doctrina está cambiando", dando vía libre a que las fuerzas de seguridad disparen y que en todo caso "tenían el beneficio de la duda". Además afirmó que los casos de muertos por gatillo fácil son en realidad "enfrentamientos". Para Bullrich una muerte cada 23 horas a mano de las fuerzas de seguridad son un invento.

Lejos de una política distinta, en la provincia gobernada por Juan Manzur -antecedido de 12 años del Frente para la Victoria- la policía también tiene vía libre para matar y seguir impune.







Temas relacionados

Policía del gatillo facil   /    Gatillo fácil   /    Tucumán

Comentarios

DEJAR COMENTARIO