×
×
Red Internacional

La candidata a diputada nacional por el FIT Unidad se refirió a la situación de los niños en la provincia. Como resultado del ajuste que vienen implementando el Gobierno provincial y la oposición de derecha, 6 de cada 10 niñas y niños se encuentran bajo la línea de pobreza. También destacó la enorme precarización laboral y las condiciones de desfinanciamiento en las que trabajan los profesionales de la Dinayf y otros trabajadores de dispositivos alimentarios.

Miércoles 27 de octubre | 18:47

Tras los sucesos de los últimos días, entrevistamos a Alejandra Arreguez, candidata a diputada nacional por el FIT Unidad en Tucumán. Este lunes se movilizaron hacia Casa de Gobierno los trabajadores de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinayf) en reclamo contra la persecución judicial a la psicóloga María del Pilar Guindo. La movilización se acompañó de un paro por 48 h. Hay un intento de responzabilizar a una profesional por de un caso del caso de maltrato y abuso infantil de una niña del sur de la provincia, para desviar la mirada de los verdaderos responsables estatales.

No se puede apuntar la responsabilidad hacia una trabajadora cuando las y los trabajadores de la Dinayf vienen denunciando desde el 2016 que la situación en materia de niñez en Tucumán es alarmante. Presentaron petitorios en numerosas oportunidades al ministro de Desarrollo Social Gabriel Yedlin, sin obtener respuesta alguna. No se aumentó personal ni recursos materiales, expresó Alejandra Arreguez.

Te puede interesar: Tucumán.Emergencia en niñez: procesan a una psicóloga mientras se encubre la responsabilidad estatal

La persecución judicial a la psicóloga Guindo destapó un vaciamiento presupuestario y al mismo tiempo una precarización en el Estado. ¿Cuál es tu visión sobre esto?

La enorme precarización laboral que ejerce el Ministerio de Desarrollo Social es algo que vienen denunciando muchísimos trabajadores, profesionales y jóvenes que se desempeñan en las distintas reparticiones y que suele ser tapada por el Ministro Yedlin con anuncios y acciones solo para la foto. Días atrás una trabajadora social de la Dinayf me comentaba que muchos de sus compañeros y compañeras trabajan con contratos precarios por tiempo determinado. Es decir que no tienen la estabilidad laboral que merece cualquier trabajador pero además esto repercute en el abordaje de los casos. Como los contratos muchas veces no se renuevan en tiempo y forma, entonces vuelven a trabajar meses después y no se pudo garantizar la intervención adecuada. Tampoco lo pueden hacer los trabajadores que continúan trabajando porque están sobrecargados de casos. Pese a toda la voluntad que pongan, no se puede dar el debido seguimiento y acompañamiento a las familias.

Te puede interesar: Tucumán.Niñez en alerta: Rocío, la responsabilidad estatal y la precarización laboral en la Dinayf

También se denuncia que hay poco personal técnico profesional para la cantidad de casos que se atienden, hay más de 100 casos por técnico, sean psicólogos o trabajadores sociales. Es imposible que un profesional de los equipos técnicos pueda hacer un abordaje semanal con la cantidad de casos que lleva cada uno. A esto se agrega a la falta de móviles para salir a realizar las visitas. Las condiciones edilicias de los lugares laborales son pésimas, por ejemplo los profesionales cuentan que no hay ni siquiera baños en algunas oficinas. Tampoco cuentan con computadoras para hacer informes ni un servicio de internet, los trabajadores ponen de su bolsillo para pagar la impresión de los informes. Eso da cuenta también de un vaciamiento y un ajuste presupuestario por el que Yedlin y el Gobierno deben dar respuesta.

Vimos que a muchos de estos reclamos también los llevaste al debate de candidatos en el que participaste, del ciclo #TucumánDebate de La Gaceta

Si, me parece que es importante plantear esto porque si no lo hace la izquierda, que es la que está siempre acompañando cada pelea, no lo hace nadie. Además también porque debatí con los responsables políticos de esta situación. Por eso cuando hubo que hablar sobre pobreza o cómo asegurar la escolaridad, no podía dejar de mencionar que si uno ve la partida del Ministerio de Desarrollo Social, se destinan $32 para que coma cada niño en los comedores. Eso es una prueba de la emergencia en niñez.

Del lado de Juntos por el Cambio están los responsables de los 5 millones de nuevos pobres, lo que desemboca en que 6 de cada 10 niños sean pobres. Y en esos comedores, en las Cocinas Comunitarias, reina la precarización, donde las mujeres nos llevamos la peor parte. Ahora por un cálculo electoral el Gobierno intenta maquillar esa precarización y el ajuste, con un un bono en tres cuotas a los estatales. Pero no se puede esconder bajo la alfombra la precarización, los salarios de pobreza y la falta de presupuesto.

Te puede interesar: Tareas de cuidado.Comedores Comunitarios: el trabajo no remunerado de las mujeres que los sostienen

La situación que describen los trabajadores de la Dinayf, es un ejemplo más de las consecuencias del ajuste que se está llevando adelante en los presupuestos del Estado. Las políticas de administración de la miseria que llevan adelante el Gobierno provincial y la oposición de derecha se encuentran muy ajenas a la realidad de miles de niñas y niños. Sin duda se enmarcan en una política nacional de ajuste mientras miles de niños viven en una provincia que sostiene una pobreza estructural histórica.

En la situación actual, es sumamente necesario que se declare la Emergencia en Niñez, como lo vienen sosteniendo quienes trabajan en esta área, a la par de avanzar con medidas de fondo comenzando por no pagar la deuda fraudulenta del FMI. Ahí están los recursos para asegurar la alimentación, vivienda, y también el presupuesto para terminar con la precarización y los salarios bajos




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias