Política

DISCURSO PRESIDENCIAL

Alberto en el país de las maravillas: “El malestar económico nos afecta a todos por igual”

Al inaugurar un “hospital solidario” en el predio del hospital Austral, perteneciente al Opus Dei y financiado por el Grupo Pérez Companc, el Presidente dio su particular visión de la realidad Argentina.

Lunes 1ro de junio | 19:40

En una conferencia brindada en la tarde de este lunes en la localidad de Pilar, con motivo de la inauguración de un nuevo hospital dentro del predio del hospital Austral, que atenderá a pacientes sin cobertura médica, Alberto Fernández realizó curiosas declaraciones.

Te puede interesar: Del consenso al conflicto

“Los que más necesitan y los que más tienen pueden unirse por una sociedad más justa” afirmó el Presidente en una de las frases más llamativas de su discurso. Una realidad particular la que describe, justo en estos meses de pandemia que si hay algo que se viene poniendo de manifiesto es la profunda concentración de la riqueza en cada vez menos manos, mientras millones de trabajadores alrededor del mundo y en Argentina vienen siendo despedidos y crece fuertemente la pobreza.

Sin ir más lejos, hoy se conocían los datos del Observatorio de Despidosdurante la Pandemia que da cuenta de que 3,9 millones de trabajadores se vieron afectados por despidos, suspensiones o recortes salariales.

“Los que más tienen”, de los que habla Fernández, son aquellos que justamente vienen presionando por la apertura inmediata de la cuarentena, sin importar las consecuencias sociales que esto pueda ocasionar sobre la salud de amplios sectores.

Así lo manifiesta, por ejemplo, la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la selecta organización que reúne a varias de las empresas más importantes del país. Entre ellas se destaca, por ejemplo, el Grupo Pérez companc, holding empresario que va desde el negocio de los alimentos hasta el petrolero, pasando por varios rubros más.

Al tratarse de la inauguración de un hospital que fue fundado con la inversión de este grupo, Fernández parece decidió que hay cosas que es mejor no mencionar: “Yo celebro que haya una fundación como la fundación Pérez Companc” fueron sus palabras.

Curiosa celebración: Los Pérez Companc no sólo ponen su parte en presionar por la apertura de la cuarentena, sino que también fueron noticia por querer aumentar los precios de varios de los productos de primera necesidad que venden en el mercado, como aceite o arroz, entre otros. Decían que tenían pérdidas, pero la fortuna de Gregorio Pérez Companc es de 1.700 millones de dólares.

"Dios no nos perdonaría tener diferencias ante una emergencia como la que tenemos, donde lo urgente es salvar vidas" fue otra de las frases del Presidente, que complementó con “la pandemia nos condena al dolor desde el malestar de estar aislado y el malestar económico que nos afecta a todos por igual”.

Alberto parece mirar la realidad con un filtro muy particular. Los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense vienen sufriendo las peores consecuencias de esta crisis. No se trata sólo de cifras de infectados que suben rápidamente los últimos días, sino de una situación económica asfixiante, donde la situación de muchas familias es cada día más dramática. Miles que no pueden acceder a ningún tipo de ingreso al no poder salir de su casa y barrios como Villa Azul que fue militarizada y donde los vecinos llegaron incluso a denunciar que no se les estaba permitiendo recibir mercadería.

Te puede interesar:Villa Azul: intentan impedir que ingrese mercadería

Esta realidad poco tiene que ver con la de los empresarios, lejos de cualquier hacinamiento y presionando por salir aún más ricos de esta crisis, como mencionamos al comienzo de esta nota.

Discursos como el de Fernández, que quieren tapar el sol con la mano, forman parte de un relato que intenta mostrar a la crisis del coronavirus como una catástrofe de características puramente naturales.

Sin embargo, el Gobierno toma decisiones concretas: Por un lado, destina miles de millones a salvar a las grandes empresas, incluyendo el pago de salarios de empresas como Techint, McDonald´s o el Grupo Clarín. Por otra parte, el mismo Gobierno se niega a tomar medidas elementales para atenuar las consecuencias de la crisis sobre los sectores populares, como un impuesto a las grandes fortunas que afecte a los más ricos del país, para poder garantizar un ingreso de cuarentena de $ 30.000 a aquellos que están privados de ingreso, tal como plantea el Frente de Izquierda, muestra que las consecuencias desiguales responde a intereses concretos que de naturales poco tienen.

Las movilizaciones de los últimos días a lo largo del país de distintos sectores de trabajadores, como los chóferes de colectivos de Rosario o los municipales de Córdoba, para no pagar las consecuencias de este ajuste, empiezan a plantear otra alternativa.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Asociación Empresaria Argentina (AEA)   /    Grupo Perez Companc   /    Alberto Fernández   /    Despidos   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO