ELECCIONES

Alberto Fernández y la promesa de una "Ciencia para Todos"

El precandidato a la fórmula presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, se presentó el pasado miércoles 31 de julio en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA en donde encabezó un acto en el contexto de la campaña por las próximas PASO.

Lunes 5 de agosto | 09:44

(Foto: Infocielo.)

Con un acto en el aula magna de la FCEyN, un sector de la comunidad científica le entregó a Alberto Fernández una declaración de apoyo con 8300 firmas entre las que se encuentran 4000 investigadores-docentes, 2500 investigadores de carrera y 1500 becarios, técnicos y administrativos, lo cual representa aproximadamente el 33% del personal de Conicet.

En un discurso con mucho humo y poco contenido, Fernández habló de la importancia de la educación y de la ciencia, buscando apelar al justo descontento del sector con las políticas macristas. También pidió a la comunidad que tengan esperanza, que “no bajen los brazos” y por supuesto su voto para revertir la situación. Cabe recordar que hasta ahora nunca se había pronunciado a favor de ninguna de las luchas llevadas a cabo en los últimos años, como las tomas del hoy ex MinCyT o la lucha universitaria (que incluyó tomas de numerosas universidades entre las cuales se destacó la Universidad Nacional de Córdoba) entre agosto y septiembre del año pasado. También prometió volver a crear un ministerio de ciencia y tecnología el cual, según él, se financiaría con “puntos de Leliq”. No obstante, omitió mencionar que una de las primeras medidas que propone es la devaluación del peso, reduciendo automáticamente el poder de compra del conjunto de los trabajadores.

Te puede interesar: El agrotour de Alberto Fernández para enamorar a sojeros y devaluadores

Silencios y contradicciones

Más allá del discurso dirigido a endulzar los oídos de los presentes, omitió pronunciarse sobre algunas cuestiones críticas para una mayoría de científicos eternamente precarizados (tanto por las políticas del kirchnerismo y más aún por las del macrismo). Tampoco dijo nada sobre cuál es el modelo de ciencia al cual apuntarían las políticas de esta nueva alianza de “todos”, teniendo en cuenta el contexto actual internacional y la crisis del capitalismo a la que asistimos desde 2008. Fernández sostiene que la ciencia va a traer desarrollo, pero ¿quiénes serían los principales beneficiarios de este desarrollo? ¿Qué problemáticas sociales busca resolver este desarrollo? ¿Cuán realista es la promesa de financiar un ministerio con intereses de bonos de deuda? ¿Va a haber una ciencia para las grandes mayorías o por el contrario, a tono con lo que marca el FMI, este desarrollo va a ir apuntado a las ganancias de monstruos como Monsanto y multinacionales farmacéuticas como Glaxo, las cuales mantienen convenios desde el kirchnerismo con Conicet? Cabe recordar aquí el ejemplo de lucha del fallecido Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular (Conicet-UBA), quien fue víctima de una campaña de desprestigio por denunciar los peligros del glifosato en el desarrollo embrionario. Esta tremenda campaña en su contra fue liderada en ese momento por Lino Barañao, pero también por Roberto Salvarezza, expresidente del Conicet y uno de los más reconocidos firmantes de la carta a Fernández.

Te puede interesar: Maristella Svampa: desmedido es el glifosato que se utiliza e incrementa año a año y El candidato de CFK que marginó del Conicet a Andrés Carrasco, investigador sobre el glifosato

Una alternativa

En relación a Barañao, Fernández dijo: “nos equivocamos de persona”, sin hacer ninguna otra crítica sobre la política llevada a cabo por éste. Es que el kirchnerismo en CyT “quiere volver” al mismo plan que llevó adelante su gobierno durante 12 años en la administración nacional, solo que en condiciones de “vacas flacas”, haciendo un planteo demagógico de bajar los intereses de las Leliq. En el mismo se busca el apoyo en empresas como Aceitera General Deheza (una de la empresas agroalimentarias más importantes y cuyo dueño es uno de los empresarios más ricos del país), asegurando de esta manera los pagos al FMI.

Te puede interesar: Argentina Innovadora 2020: ¿ciencia para quién?

Si no se tocan los intereses de quienes ganan siempre, no hay forma de mejorar la vida de los que perdemos siempre. La promesa de una “ciencia para todos” sin afectar los intereses de los grandes empresarios y más aún haciendo partícipe al sistema científico en sus miserables negocios solo puede conducir a una nueva frustración. Por ello, hay que discutir cuáles son las prioridades. Es necesaria la democratización del Conicet y que sean lxs científicxs junto al resto de lxs trabajadores y de la sociedad quienes decidan sobre qué es prioritario investigar y producir. Invertir la prioridades en ciencia y técnica implica también que el eje sea una ciencia dirigida a las necesidades de lxs trabajadores, lxs jóvenes y las mujeres, y no al lucro empresario, como el del agronegocio o las farmacéuticas.
Estas consignas no pueden estar separadas del no pago al FMI o de la nacionalización de la banca (para evitar la fuga de capitales). Por otro lado, las propuestas para el sector científico no pueden ser solo económicas (salario, presupuesto). Hay que discutir bajo qué condiciones se investiga, ya que investigar es trabajar.

Te puede interesar: Veinte puntos: cuáles son las propuestas del Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad

Frente a esto, desde hace varias semanas impulsamos la invitación a intelectuales y docentes a apoyar electoralmente al FIT Unidad. Ya son más de 600 lxs docentes e investigadores que se han pronunciado por las propuestas del Frente de Izquierda. Te invitamos a que te sumes a colaborar y así llegar a miles con estas ideas, para que la crisis la paguen los que la generaron y no las grandes mayorías.







Temas relacionados

Frente de Todos   /    Exactas   /    Alberto Fernández   /    Conicet   /    Ciencia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO