×
×
Red Internacional

África.Al menos 10 muertos por represión a nueva jornada de protestas contra el golpe en Sudán

La brutal represión de la Policía y los militares dejaron al menos 10 muertos durante una nueva jornada de protestas contra el golpe de Estado militar de fines de octubre en Sudan.

Miércoles 17 de noviembre | 17:01

Al menos diez personas murieron por impacto de bala y varias resultaron heridas hoy por la violenta represión de las manifestaciones convocadas en Sudán contra el golpe de Estado militar del pasado 25 de octubre, según el opositor Comité de Médicos sudanés.

Dos de los fallecidos registrados por este Comité, que atiende a los manifestantes y contabiliza las víctimas, perdieron la vida en la capital Jartum, siete en la vecina Jartum Norte y uno en la colindante Um Durman.

La asociación médica aseguró que todas las víctimas mortales "fallecieron por balas en la cabeza, el pecho y el estómago" y "muchas personas en estado crítico están siendo atendidas en hospitales de Jartum".

La manifestaciones de hoy "están sido sometidas a una represión brutal con fuego real y decenas de heridos con diferentes grados de gravedad están siendo tratados", denunció el colectivo de médicos.

Las organizaciones civiles contrarias al golpe militar habían convocado una nueva jornada de protestas tras la del pasado sábado, en el que la respuesta de las fuerzas represivas causó al menos tres muertos.

En el centro de Jartum militares y policías usaron gases lacrimógenos y porras contra los manifestantes. Varias personas resultaron heridas y decenas de ellas fueron detenidas y subidas a camiones descubiertos.

Según la organización internacional de control de la censura en internet Netblocks, todas las comunicaciones estuvieron fuera de servicio durante la jornada dificultando la organización de los manifestantes y la difusión de información del transcurso de las protestas fuera de la capital.

Los diez nuevos fallecidos registrados por el momento en esta jornada se suman a los 23 manifestantes que habían perdido la vida desde que el pasado 25 de octubre los militares depusieron las instituciones del gobierno transitorio, en las que compartían el poder con fuerzas civiles, hasta el pasado lunes, según el Comité de Médicos.

Gobierno de transición y golpe militar

Tras las movilizaciones y huelgas que acabaron con la caída del régimen autoritario de Omar Al-Bashir en 2019 la oposición política y los militares llegaron a un acuerdo para evitar que estas se extiendan y profundicen, al mismo tiempo que mantuvieron lo esencial del régimen de Al-Bashir. El acuerdo que había establecido el llamado Gobierno de Transición, compuesto por el Ejército y los dirigentes de la Alianza para la Libertad y el Cambio (ALC) plantearon en ese momento la perspectiva de celebrar elecciones nacionales en 2022.

Bajo esa promesa, los trabajadores y el pueblo de Sudán depositaron sus expectativas en poder conquistar un Gobierno civil que finalmente responda a las demandas económicas y políticas levantadas durante el proceso de revueltas que derrocaron los 30 años de tiranía de al-Bashir.

Sin embargo, durante estos últimos dos años la situación social y económica no cambió sustancialmente, y más allá de algunas concesiones sociales los pilares estructurales heredados de la dictadura del al-Bashir se mantienen intactos. Por su parte la coalición del Gobierno de transición comenzó a mostrar fisuras y la convocatoria a elecciones finalmente se pasó para 2023.

Las tenciones dentro de la coalición entre los grupos que integraban la ALC y el Ejército aumentaron, lo que terminó en el golpe militar de octubre de este año que desplazó al primer ministro, Abdalá Hamdok.

Como quedó demostrado en las movilizaciones que acabaron con el gobierno de Al-Bashir y las movilizaciones del año pasado y las que se están realizando en resistencia al golpe, los trabajadores y el pueblo de Sudan están dispuestos a salir a las calles por sus demandas.

El Gobierno de transición desplazado por los militares terminó frustrando las expectativas de los miles que se manifestaron en 2019 bajo la consigna de que "caiga todo el régimen". Solo la movilización, la huelga y los piquetes, como los de 2019, podrán hacer retroceder al Ejército y abrir un camino para imponer sus postergadas demandas. Ningún acuerdo que incluya al Ejército o a fuerzas dispuestas a cederle o a negociar con los viejos personeros del Gobierno de Al-Bashir podrá cumplir con las expectativas populares.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias