×
×
Red Internacional

Tras otro mes de alta inflación la entidad decidió incrementar las tasas, una medida que exigió el Fondo en el acuerdo. Con esta medida se encarece el crédito productivo y para el consumo. También la autoridad monetaria mejoró los rendimientos de las Letras de Liquidez (Leliq) al 75 % anual, un negocio rentable para los bancos.

Escuchá esta nota
Jueves 15 de septiembre | 18:01

El Directorio del Banco Central decidió este jueves aumentar en 550 puntos básicos la tasa de política monetaria. Así, la tasa de interés nominal anual de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días subió de 69,5% a 75%. Estas letras significaron un gran negocio para los bancos. Desde 2019, el peso que tienen los resultados por tenencia de títulos valores (centralmente Leliq) y las primas por pases del BCRA, supera ampliamente el margen que arroja la intermediación financiera, que surge del diferencial entre las "tasas pasivas" (que pagan por los depósitos) y las "tasas activas" (que cobran por ofrecer préstamos).

Es el noveno incremento que la autoridad monetaria establece para su tasa de referencia en lo que va de 2022.

Ante esta suba, la autoridad monetaria decidió también una suba en la tasa mínima que pagan los plazos fijos para las personas físicas. A partir de ahora, los depósitos a 30 días realizados por personas físicas pagarán una tasa del 75% anual, en el caso que no superen los $10 millones. Para el resto de los depósitos a plazo fijo del sector privado, la tasa mínima garantizada será del 66,5%.

El comunicado del Central señala que “en agosto la tasa de inflación nivel general y la tasa de inflación núcleo mensuales se redujeron respecto a julio, aunque sostuvieron un nivel elevado respecto a los meses previos. Debido a ello, el BCRA considera necesario incrementar una vez más la tasa de política monetaria y consolidar así el proceso de normalización de la estructura de tasas de interés activas y pasivas de la economía para ubicarlas en un terreno positivo en términos reales”, la inflación de agosto alcanzó el 7%.

Con la suba de la tasa de interés el Banco Central pretende reducir la brecha en las tasas de interés reales ajustadas por inflación. En el acuerdo con el Fondo el directorio exigió “un marco monetario y cambiario mejorado que ofrezca tasas de interés reales positivas” es decir tasas de interés que sean mayores a la inflación.

Las “tasas de interés reales positivas” como sugiere el FMI pueden desacelerar la actividad económica ya que encarecen el crédito productivo y para el consumo. Además, es un incentivo para impulsar otro festival de la “bicicleta financiera”, como el que disfrutaron los fondos especulativos durante el macrismo aunque para ello tendrían que flexibilizar los controles cambiarios.

En la medida que los salarios aumenten por detrás de la inflación, como sucede hace varios años, pero también por detrás de las tasas de interés altas que cobran las tarjetas de crédito para refinanciar deudas. Esto genera un deterioro del poder de compra y además los trabajadores y los sectores populares están cada vez más endeudados.

Te puede interesar: Newsletter: El juguete rabioso. ¿Llegó la primavera massista?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias