×
×
Red Internacional

Crisis humanitaria.Afganistán en riesgo de pobreza universal advierte la ONU

Un estudio sugiere el 97% de los afganos están próximos a hundirse por debajo del umbral de pobreza para 2022.

Viernes 10 de septiembre | 10:02

La población de Afganistán de 38 millones de personas corre el riesgo de caer en una pobreza casi universal frente a un "deterioro catastrófico" de la economía del país que depende en gran medida de la ayuda humanitaria internacional, según una advertencia emitida por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El estudio, que examina una serie de escenarios que enfrenta el país ya empobrecido bajo el nuevo gobierno de línea dura de los talibanes, sugiere un escenario en el peor de los casos en el que hasta el 97% de los afganos se hundiría por debajo del umbral de pobreza el próximo año: un aumento asombroso de 25 %.

Se produce antes de la conferencia de donantes de la ONU para Afganistán del lunes, convocada por el secretario general, António Guterres.

"Nos enfrentamos a un colapso total del desarrollo además de las crisis humanitarias y económicas", dijo Kanni Wignaraja, secretario general adjunto de la ONU, sobre el informe, que advirtió sobre la necesidad de evitar una "implosión nacional a toda costa".

“La mitad de la población ya necesita ayuda humanitaria. Este análisis sugiere que vamos camino a un deterioro rápido y catastrófico de las vidas de las personas más vulnerables de Afganistán.

“Una transición a nuevas autoridades, una pandemia, una sequía, una próxima temporada de invierno, cada uno de ellos por sí solo ya representaría un gran desafío. Tomados en conjunto, forman una crisis que exige una acción urgente”, dijo Wignaraja, describiendo un paquete propuesto de intervenciones diseñadas para ayudar a mejorar las condiciones de vida inmediatas de las personas y comunidades más vulnerables, priorizando la salvaguarda de los derechos de las mujeres y las niñas.

La severa advertencia de la agencia de la ONU se produce cuando la comunidad internacional está luchando por saber cómo interactuar con los talibanes, que muestran pocas señales de haber sido moderados desde la última vez que estuvieron en el poder en la década de 1990, mientras se enfrentan a la realidad de un inminente desastre económico y humanitario. que amenaza a millones de afganos.

La evaluación del PNUD en sí misma pinta un panorama sombrío, mostrando que el empeoramiento de la situación solo puede llevar a más personas al desplazamiento. Dice: “Afganistán se enfrenta a una crisis financiera tras la toma de poder, con gran parte de la ayuda internacional que había apuntalado la economía congelada. Con el aumento vertiginoso de los precios de los alimentos y la interrupción de las actividades económicas y los servicios esenciales, la inseguridad alimentaria aumenta vertiginosamente.

“El estado de salud de gran parte de la población, ya agravado por el Covid-19, también es motivo de preocupación inmediata. Este impacto en la vida se siente con más fuerza en las comunidades urbanas y rurales pobres, donde los más vulnerables se enfrentan a la poco envidiable elección de encontrar una manera de mantener sus medios de vida mientras permanecen en su lugar o unirse al gran número de personas ya desplazadas ".

Mientras que la ONU ha lanzado un llamamiento de emergencia de 606 millones de dólares para ayudar a casi 11 millones de personas en Afganistán, casi un tercio de la población ya se encuentra en situación de necesidad desesperada como consecuencia de la sequía, los desplazamientos, la pobreza crónica y el fuerte aumento de las hostilidades tras la llegada de los talibanes al poder el mes pasado, lo que ha llevado al país al borde del colapso económico.

Desde que los talibanes tomaron el poder, ha llegado ayuda al país a cuenta gotas, incluida la procedente de Pakistán y Qatar, pero con la escasez de efectivo y la suspensión de la ayuda por parte de algunos países e instituciones, la preocupación ha aumentado rápidamente.

El modelo del PNUD identifica el peor escenario posible, definido por una interrupción de dos meses en el comercio con todos los socios comerciales principales, una disminución del 4% en la eficiencia del gasto de capital y las interrupciones en la conectividad.

Según la evaluación, esta combinación de factores podría hacer que la tasa de pobreza de base - que ahora es del 72% - se dispare.

Además de una prolongada sequía y de los efectos de la pandemia de Covid-19, Afganistán se enfrenta a la agitación causada por la actual transición política: reservas extranjeras congeladas, colapso de las finanzas públicas, creciente presión sobre el sistema bancario y aumento de la pobreza.

Incluso antes de la toma del poder por parte de los talibanes, casi la mitad de la población necesitaba algún tipo de ayuda humanitaria y se preveía que más de la mitad de los niños menores de 5 años se enfrentaban a una malnutrición aguda, según el informe de la ONU que acompañaba al llamamiento de emergencia.

Los retos económicos son enormes. La mayoría de los afganos viven con menos de 2 dólares al día, el 80% del presupuesto del país se ha cubierto con fondos internacionales en los últimos 20 años, y no han surgido industrias de renombre que den empleo a una población mayoritariamente joven.

Decenas de miles de afganos han huido, la mayoría de ellos son miembros de la élite educada.

Sin embargo, a pesar de esta dependencia del apoyo internacional, los talibanes han enviado esta semana un mensaje con la alineación de su gabinete interino en el sentido de que pretenden gobernar Afganistán según sus propios términos, al poner al frente de los principales ministerios a los veteranos de su gobierno en la década de 1990 y de la posterior insurgencia contra la coalición militar liderada por Estados Unidos. El gabinete incluye a antiguos presos de Guantánamo y -quizá uno de los nombramientos que más llaman la atención- a Sirajuddin Haqqani, buscado por el FBI para ser interrogado por varios atentados, como ministro del Interior.

"Las interacciones con la comunidad internacional... van a continuar", dijo el principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, al comentar los retos a los que se enfrenta Afganistán.

"Vamos a trabajar en nuestros recursos naturales y en nuestros recursos para revitalizar nuestra economía".

Sin embargo, no está claro cómo los talibanes encontrarán los fondos para pagar los sueldos de los funcionarios, o para mantener las infraestructuras críticas que permiten mantener la luz, el agua y las telecomunicaciones en funcionamiento.

Los ingresos anuales actuales de los talibanes, que proceden en gran parte de los impuestos y las actividades delictivas, se estiman entre 300 y 1.500 millones de dólares. Aunque esos fondos financian una insurgencia exitosa, no están ni de lejos a la altura de las necesidades del funcionamiento de una nación, dicen los expertos.

La preocupación de los funcionarios de la ONU forma parte del cinismo imperialista que desangró Afganistán durante 20 años y mantiene bloqueadas las cuentas bancarias en el extranjero. Las intervenciones bajo el rostro de la ayuda humanitaria y la extorsión vía sanciones económicas es una práctica sistemática del imperialismo para presionar a los gobiernos para que respondan a sus intereses, mientras que el pueblo pobre es el que sufre las verdaderas consecuencias. Solo la movilización del pueblo afgano podrá ponerle límites al gobierno talibán.

Con información de The Guardian.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias