Juventud

CRIMEN, NEGOCIADOS E IMPUNIDAD

¿Adónde va la causa Time Warp?

La Justicia otorgó la excarcelación a los detenidos y sigue sin investigar a los funcionarios responsables de la trampa mortal que fue Time Warp, buscando imponer un nuevo manto de impunidad.

Patricio del Corro

Legislador CABA PTS/FIT | @Patriciodc

Domingo 10 de julio de 2016 | 12:47

El 4 de julio pasado la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal cambió la calificación legal de Adrián Conci, titular de Dell Producciones, del abogado Víctor Stinfale de Energy Group, de Carlos María Garat también de Dell y de Carlos Penise, por una más leve y los eximió de la prisión preventiva. Al día siguiente, aprovechando el giro de la causa, se presentaron en tribunales los prófugos Walter Santángelo, Diego Herrera y Facundo González. Fugados durante más de dos meses también fueron beneficiados con la excarcelación. El resultado es claro: quedaron todos libres. La decisión fue tomada por los jueces Eduardo Farah y Martín Irurzun. Irurzun es considerado un “hombre” del Gobierno en el fuero federal.

La decisión de cambiar la calificación no es arbitraria. Según podía leerse en el fallo del juez Sebastián Casanello Conci, Garat y Stinfale, fueron encontrados prima facie responsables del “delito de comercialización de estupefacientes, agravado, en concurso ideal con el delito de abandono de personas, abandono de personas seguido de grave daño en la salud y abandono de personas seguido de muerte en calidad de coautores”. La nueva carátula dispone la acusación de "homicidio culposo y lesiones graves culposas". Increíblemente se los trata como si hubieran atropellado con su auto a un transeúnte y matado sin querer. Una vergüenza que allana el camino a la impunidad que busca el gobierno porteño y todos aquellos que fueron claves para llevar adelante el plan que terminó con la muerte de cinco jóvenes.

¿Quiénes son los acusados liberados?

  •  Adrián Conci. Es el titular de Dell Producciones, la empresa que organizó la fiesta electrónica, y el encargado de asignar los papeles que debían cumplir el resto de los actores para que la puesta en escena resultara afín a sus intereses. Para que la fiesta se pudiera realizar con las características planeadas era necesario conseguir una habilitación del Estado diciendo que al evento concurrirían a lo sumo 13000 personas. Ahora se sabe que hubo más de 20.000, en estado de hacinamiento total. El plan de Conci incluyó además la venta de drogas de diseño lo que sumado al calor extremo y la falta de agua provocada intencionalmente por los organizadores, lograron el hábitat adecuado para vender el agua block, no habilitada, a precios exorbitantes. Para este plan utilizaron una seguridad propia que garantizara la ausencia de controles en los accesos. Esa seguridad no pertenecía a ninguna empresa habilitada conforme la ley 1913/05. La falta de socorro médico adecuado, las condiciones de riesgo que sometieron a los asistentes a la fiesta, la imposibilidad de quienes se descompusieron de arribar a los puestos sanitarios y ser atendidos eficazmente, provocó la masacre que ya conocemos.
  •  Víctor Stinfale. Lejos de ser un asesor de marketing de Energy (la empresa que comercializa el agua block), como pretendió alegar, es quien toma las decisiones en la empresa, y jugó un rol central en el armado del evento y en el establecimiento de las condiciones que permitieron la exclusión de la protección estatal y la comercialización de estupefacientes. El fallo del juez Casanello demuestra la relación intrínseca entre Conci y Energy Group.

    El día de los hechos los empleados de limpieza contratados por Energy recién pasadas al menos 4 horas del primer fallecimiento en Time Warp recibieron la orden de frenar con las actividades de limpieza por parte de la Prefectura. Según denunciaron la limpieza incluía el borrado de huellas de los hechos ilícitos.

  •  Carlos María Garat. Ex miembro de la Marina era el responsable del plan de evacuación del predio de Costa Salguero y fue quien realizó el protocolo de seguridad durante la fiesta además de ser el nexo con Prefectura y con la empresa de seguridad privada SISEG para que cubrieran las necesidades formales requeridas por el Estado, ubicándolas en lugares irrelevantes, mientras la seguridad paralela que él dirigía actuaba según el plan establecido.
  •  Carlos Miguel Nicodemo Penise. Alias el “Chino”, sindicado como la persona de confianza de Conci para implementar la seguridad paralela.
  •  Walter Santángelo. Otro de los titulares de Energy Group y estuvo presente en Time Warp.
  •  Facundo González. Apoderado de Dell Producciones.
  •  Diego Herrera. Director suplente de Dell Producciones.

    La “pata estatal” en el crimen de Time Warp

    El cambio de carátula por “homicidio culposo” es un paso que prepara la impunidad para todos los responsables en la causa Time Warp. Como he denunciado lo que sucedió ese 16 de abril no fue negligencia ni imprudencia: fue una “trampa mortal” armada por Dell y Energy para garantizar la sobreventa de entradas, falta de agua y hacinamiento, en complicidad con Prefectura, la seguridad privada y los funcionarios de la Ciudad. Al giro hacia la impunidad de la “pata” empresaria hay que sumar lo que sucede con la “parte estatal”. Por ahora siguen procesados como partícipes necesarios de comercio de estupefacientes, y coautores de abandono de persona seguido de muerte y lesiones y muerte, e incumplimiento de deberes de funcionario público el gerente operativo de Eventos Masivos de la Dirección General de Fiscalización y Control, Claudio Iacobaccio, el coordinador Fernán García Vázquez y los inspectores Pablo Fontanellas, Gustavo Herms y Néstor Cella. Nada de lo que sucedió en Time Warp fue casual.

    Venimos denunciando la culpabilidad de estos funcionarios así como la del Director de la Agencia Gubernamental de Control, Matías Álvarez Dorrego, de quien dependen los procesados, y que hasta ahora solo apareció por la Legislatura, para actuar como vocero de la empresa Dell y tapar el rol jugado por sus funcionarios.

    La actitud del Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta fue similar. Sigue escondiéndose y encubriendo a sus subordinados, motivo por el cual lo denuncié en la Justicia por negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas e incumplimiento de deberes de funcionario público. En Time Warp hay un nexo causal entre las conductas de los empresarios y los funcionarios públicos que permite imputarlos penalmente. Lo sucedido es producto de la corrupción de un sistema donde empresarios y Gobierno solo buscan incrementar sus negociados y ganancias a costa de la seguridad y la vida de los jóvenes.

    La negativa del PRO y sus aliados en la Legislatura a conformar una comisión investigadora demuestra también que sólo buscan el ocultamiento. Apelo a la participación y movilización de la juventud y de los familiares y amigos de las víctimas. Quieren impunidad. Hay que manifestarse enérgicamente para impedirlo.


    Visitá la fanpage Patricio del Corro







    Temas relacionados

    Víctor Stinfale   /    Time Warp   /    Costa Salguero   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    PRO   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Juventud   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO