×
×
Red Internacional

Animé y marxismo.Adiós a Shirato Sanpei: el mangaka que retrató a los oprimidos del Japón feudal

Durante esta semana se dio a conocer el fallecimiento del mangaka Shirato Sanpei a los 89 años de edad, el 8 de octubre de este año. Cuatro días más tarde le siguió su hermano y ayudante de Sanpei, Okamoto Tetsuji. Desde la revista Ideas Socialista hemos traducido el artículo del historiador e investigador británico especialista en manga y anime, Jonathan Clements, a propósito de la defunción del connotado y vanguardista mangaka, que se caracterizó por retratar la realidad de las clases oprimidas durante el Japón feudal.

Lunes 1ro de noviembre | 09:25

Cuando un entrevistador le preguntó por qué se convirtió en un creador de manga, el difunto Sanpei Shirato respondió francamente: "Necesitaba comer". Esta respuesta aparentemente simple encapsuló gran parte de su áspera y materialista actitud hacia el contar historias. Siempre fue consciente del panorama general, del gran peso de la historia a medida que avanzaba, pero se centró incesantemente en la forma en que impactaban en la vida cotidiana.

Nació como Noboru Okamoto en febrero de 1932, en la parte de Tokio que pronto pasaría a llamarse Suginami. Su padre, Toki Okamoto, era un artista de izquierda perseguido por las autoridades; algunas de las mudanzas de la familia tenían como objetivo encontrarle tratamiento frente a las condiciones médicas resultantes de las palizas administradas por la policía. Su tío materno, Taro Shioya, fue traductor de ciencia ficción inglesa y libros infantiles alemanes, cuyas Mejores Historias Cortas de la India, fueron un éxito en tiempos de guerra, y la fuente de varias ideas, para las historias para su sobrino. Su hermano Tetsuji Okamoto, quien moriría solo cuatro días después que él, fue su colaborador y asistente desde hace mucho tiempo.

Lo suficientemente joven como para haber evitado el reclutamiento, luchó para llegar a fin de mes en el Japón de la posguerra. Abandonando la escuela en su adolescencia, primero encontró trabajo en una fábrica de dentaduras en Nakano, y ayudó en el estudio de arte de la trastienda de su padre, coloreando los tableros de imágenes usados por los narradores kamishibai errantes. Fue en este formato que realizó su primera venta de relatos, a los 19 años, la comedia Mister Mochan, que dibujaría durante los próximos tres años.

Kamishibai (en la foto) floreció en las ruinas de la posguerra, donde ofrecía entretenimiento barato para los niños y un empleo remunerado para muchos soldados liberados de sus funciones. Su popularidad comenzó a desvanecerse con la llegada de la televisión, lo que lo llevó a comenzar a dibujar cómics, comenzando con Mamoru-chan (1956) para la revista Children’s Guardian. Sin embargo, la forma más lucrativa de trabajo con los cómics era crear historias completas para el mercado de libros de alquiler: las revistas pagaban el doble, pero solo después de la publicación, mientras que los editores de alquiler pagaban contra la entrega. Comenzó con un seudónimo derivado de Shirato, el nombre de un alumno soldado de su escuela secundaria, y Sanpei ("Número Tres"), su apodo entre sus compañeros de casa. Durante el mismo período, coqueteó con la idea de unirse al Partido Comunista Japonés y se ofreció como voluntario para entregar copias del periódico, Akahata ("Bandera Roja").

Junto al novelista Futaro Yamada, Shirato se convirtió en una figura clave en un nuevo subgénero de la ficción japonesa, que se inspiró en las restricciones de la publicación de la posguerra. Durante la ocupación estadounidense, se prohibió toda discusión sobre los samuráis, lo que empujó a los artistas de izquierda a producir nuevas historias sobre una subclase previamente desconocida y en gran parte no mencionada. Tales historias fueron una tentación irresistible para Shirato, quien estaba íntimamente involucrado con las luchas de la gente subalterna de Japón: gente de ascendencia coreana y la casta "intocable" de los burakumin. Aprovechó la oportunidad de narrar un relato de la historia japonesa que se centró no en los señores y generales de la nobleza samurái, sino en los granjeros hambrientos y vagabundos atrapados en sus guerras: los restos de la era samurái, ahora reimaginándolos no como simples víctimas, sino como una élite paria de hábiles asesinos: el ninja.

Después de vacilar en los primeros pasos con Kogarashi Warrior (1957), una historia abandonada por el colapso de su editor, encontró el verdadero éxito con Chronicle of a Ninja’s Martial Achievements (1959), un elegante manga que incorporaba un narrador omnisciente que comentando los procedimientos, como si los narradores kamishibai de antaño hubieran renacido en las páginas de un cómic. El deseo de Shirato de tomar historias para adultos le causaría numerosos conflictos, entre ellos su inquebrantable interpretación del complicado asunto del heroísmo. “Hice que una mendiga se prendiera fuego a sí misma”, recordó, “convirtiéndose en un faro de señalización para advertir al guerrero que previamente le había salvado la vida. ¿Debía dibujar solo la belleza de su espíritu? ¿O la fealdad de un cadáver quemado? Elegí no apartarme del cadáver". Esto, diría más tarde, es lo que realmente significaba el “materialismo histórico”, no solo las grandes y nobles ideas, sino la forma en que se implementaron al filo de la política. Sus controversias incluyeron un enfrentamiento con la Asociación de Padres y Maestros Japoneses después de que dos personajes fueran vistos besándose en un cómic para "niños", así como su histórico La niña que desapareció (1959), que cuenta la experiencia de una huérfana de Hiroshima, creciendo en un período de posguerra, en medio de la persecución a inmigrantes coreanos, y la negación de las secuelas de las armas atómicas.

En 1963, Shirato estaba siendo alabado como un creador de cómics para "niños", por su historia ninja Sasuke, que tenía como trasfondo la revuelta de Shakushain de 1669, por parte de los aborígenes japoneses Ainu, y sus adaptaciones de los cuentos de animales de Ernest Seton. Sin embargo, estaba a punto de abrir nuevos caminos en el manga, convirtiéndose en una de las figuras clave en una nueva revista de manga de vanguardia, que impulsó los cómics como un medio para adultos. Aunque la cadena precisa de eventos no está clara, incluso podría haber proporcionado su título, Garo, que puede haber derivado de un personaje en uno de sus mangas.

Inevitablemente, sus obras fueron adaptadas para televisión y cine. Su primer gran éxito en el mundo de la televisión fue Fujimaru the Wind Ninja (también conocido como Ninja the Wonderboy), emitido en 1964. El manga original tenía un título diferente, pero en un tenso compromiso para Shirato, el socialista comprometido, el programa cambio de nombre para establecer un vínculo con su patrocinador, Fujisawa Pharmaceuticals. Cada episodio del drama de los chicos alegres, comenzaba con un tema musical de Fujimaru que se transformaba en un jingle para Fujisawa. En particular, se cerraría con una secuencia de acción en vivo en la que un entrevistador sin aliento interrogaría a Masaaki Hatsumi, un consumado artista marcial que afirmó conocer los secretos del mundo ninja y que los transmitió a toda una generación de niños japoneses: Hatsumi seguiría escribiendo un libro sobre “ninjutsu”, confundiendo completamente a los historiadores de las artes marciales desde entonces.

The Legend of Kamui (Kamui-den) se publicó en Garo desde 1964 hasta 1971. Simultáneamente, Kamui: The Untold Story (Kamui Gaiden) se publicó en Shonen Sunday, una revista para adolescentes. Este último luego resucitó en Big Comic, una revista para hombres adultos de 1982 a 1987, con 116 capítulos y 18 arcos narrativos. Luego se reinició en la misma revista de 1988-2000, revelando que el Kamui original tenía un hermano gemelo, también llamado Kamui, cuyas aventuras formaron un conjunto completo de Kamui apócrifos. Aunque Shirato hizo varios intentos de escribir sobre otros temas, sobre todo durante un período de seis años en la década de 1970 escribiendo una antología de mitos mundiales para Big Comic, Kamui inundó todas sus demás producciones.

Las ventas combinadas de ambas series de Kamui superaron las diez millones de copias en Japón. Por lo tanto, Kamui ha pasado por una serie de transformaciones, desde el cómic para adultos hasta el cómic para adolescentes, y de nuevo a adulto. Las aventuras de Big Comic incluyeron "Wind on the Black Hill", "House of Thieves" y "Blood Sucker", pero quizás la más conocida fue el arco de 15 capítulos conocido como "La isla de Sugaru". Fue esta historia, que se desarrolló de abril a octubre de 1982, la que finalmente fue comprada por la editorial estadounidense Viz Communications y traducida al inglés como Legend of Kamui. Fue uno de los primeros manga en ser traducido al inglés. Posteriormente, aparecieron ediciones en muchos otros idiomas; mencione a Kamui Gaiden a un fanático del manga que no sea japonés, y es probable que el recuento de la década de 1980 de "Isle of Sugaru" sea la única de las docenas de historias de Kamui que realmente hayan leído, particularmente desde que se formó el núcleo de la película live-action más reciente de Kamui.

Shirato continuó enfatizando la lucha de la clase trabajadora. La acción en el manga Kamui se detendría página tras página de escenas pastorales - pescador en el trabajo, mujeres destripando peces, cazadores en el bosque - todo glorificando los logros mundanos de la vida diaria. Como en la adaptación cinematográfica de Yoichi Sai, la acción ninja a menudo es marginada por un enfoque amoroso en las alegrías de un trabajo bien hecho, como la fabricación de un señuelo de pesca.

Tales of the ninja dominó la producción de Shirato durante los últimos cuarenta años de su carrera. Gracias a la aparición de Kamui en múltiples lugares y formas, el antihéroe de Shirato se convirtió en un ícono de todo un subgénero de la ficción japonesa. Aunque Shirato escribió otras historias de ninjas, como Watari (1965) y Red Eye (1961), ambas narraron las luchas intestinas entre los clanes ninja, y Sasuke (1961) citado por el artista Masashi Kishimoto como una gran influencia del connotado mundialmente, Naruto, siendo recordado por Kamui, en gran medida. Pero Kamui no fue la misma historia a lo largo de su vida; como su autor, cambió con los tiempos. Sus primeros días en la década de 1960 vieron a sus héroes de clase baja luchando contra la corrupción en los lugares altos, convirtiendo a su héroe en un poster de la izquierda moderna de Japón. Pero Kamui también es traicionado por su propia gente y huye de las manipulaciones de las luchas internas entre facciones entre los propios ninjas. A lo largo de la Guerra Fría del mundo real y sus secuelas, Kamui formuló un comentario sobre el destino y los enredos morales de los ideales socialistas, que habían formado una parte tan crucial de los años de crianza, y formación de Shirato.

No todos apreciaron las alegorías de Shirato: su crítico más famoso fue Hayao Miyazaki (una vez animador de la serie Fujimaru), quien comentó que Kamui tenía sus raíces en la propia reacción emocional de Shirato a la política de la década de 1960, y que su descripción de la historia no solo era engañosa, sino que descaradamente inviable. En particular, Miyazaki discrepó con el final original de Chronicle of a Ninja’s Martial Achievements, que terminó con el señor de la guerra Oda Nobunaga confiscando las armas que permitirían que el campesinado oprimido se levantara contra los samuráis (lo cual sucedió), pero también literalmente arruinando a Japón, dejando a la gente luchando contra una hambruna provocada por el hombre.

Pero el interés de Shirato en la historia estaba en los momentos cruciales en los que, a pesar de la abrumadora sensación de que no se podía detener o desviar de su curso, los simples humanos aún podían afectarlo. “Pienso”, dijo una vez, “que el llamado ’héroe’ es simplemente alguien que es capaz de captar y afectar un momento determinado, de acuerdo con las leyes de la historia. Durante el período de la guerra civil de Japón, hubo todo tipo de personas, fuerzas impulsoras que pasaron las páginas de la historia ... Podrías pensar que es inevitable, pero los seres humanos pueden convertirse en agentes de un cambio real a través de la forma en que dedican sus vidas. Eso es lo que pienso."

De Jonathan Clements [1]

Traducción: Yabuki [2]

Puedes leer el artículo original en inglés en: https://blog.alltheanime.com/sanpei-shirato-1932-2021/


[1Jonathan Clements es un historiador e investigador experto en manganime e historia de las sociedades orientales. Ha escrito los libros Anime: A History, Maoy A Brief History of Samurai entre otros

[2El título del artículo es del traductor





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias