×
×
Red Internacional

Con la excusa del avance tecnológico y la inversión, muchas patronales vienen aplicando la reforma laboral. Es el caso de Acíndar que acaba de informar que adquirió una nueva línea de Galvanizado que va a reemplazar a las dos con las que cuenta actualmente. Eso significa que desplazaría a un plantel completo de trabajadores.

Martes 31 de agosto | 18:59

Mucha tinta se derramó tratando de justificar el remplazo del trabajador por la máquina. Se toma como un "mandamiento divino" que si una empresa invierte en tecnología, solo podemos resignarnos al desempleo o la sub ocupación.

Éste mandamiento no solo es defendido por los grandes empresarios y sus escribas, también se ponen en la línea de defensa los burócratas sindicales de los más diversos colores.

Desde los tiempos de la revolución industrial, el movimiento obrero debió luchar cruentas batallas contra esta ideología perversa que dispone que la máquina suplante al hombre.

En pleno siglo XXI, el avance de la ciencia y la tecnología podría acarrear el alivio de la pesada carga del trabajo embrutecedor, pero en manos de los capitalistas, trae todo lo contrario. Muchas empresas que anuncian inversiones millonarias, lo hacen para aumentar su productividad y, lejos de alivianar el trabajo del operario, empuja a éste a ritmos frenéticos o directamente a la desocupación.

Tal es el anuncio de la multinacional siderúrgica Acíndar, que anuncia un plan de inversión para adquirir una línea de galvanizado (proceso que se le hace al alambre) con una tecnología de punta, dónde reduce la contaminación (reconociendo indirectamente que hace 70 años vienen contaminando) y aumenta la producción. Lo que aún no dicen abiertamente es que también quieren reducir más de un plantel completo de trabajadores del sector. Alrededor de unos 30 empleados quedaran sin su puesto. No es una práctica nueva. Hace unas semanas denunciábamos el achique en otro de los sectores, Usina, que tristemente fue noticia por el fallecimiento de un trabajador al ingresar a su turno.

Desde el movimiento de agrupaciones clasistas y el PTS en el Frente de Izquierda - Unidad, venimos impulsando una campaña por la reducción de la jornada laboral. Ya en elecciones anteriores, Nicolás Del Caño y Myriam Bregman pusieron como ejes de campaña el reparto de las horas de trabajo. Hoy es un tema que está en boca de los principales países del mundo.

Aplicando las 6 hs de trabajo diarios, 5 días a la semana, se podrían generar miles de puestos de trabajo de manera instantánea. Además, la aplicación de tecnología podría ayudar a eliminar la necesidad de miles de trabajadores de hacer horas extras.

En un reciente informe presentado por el presidente del banco central, Claudio Lozano, indica que tan solo con cumplir con la jornada laboral de 8 hs, se abrirían 1.6 millones de puestos de trabajo de manera inmediata. Si hablamos de las 6 hs, se podría multiplicar esta cifra y terminar con la desocupación.

También, con tecnología de punta aplicada en beneficio de la sociedad, se podría abaratar los costos para producir materiales esenciales y necesarios para impulsar un plan de obras públicas, empezando por viviendas, hospitales y sanatorios, escuelas, cloacas, etc para satisfacer las necesidades del pueblo trabajador.

Estas demandas no se conseguirán de la mano de los partidos del régimen atados al FMI.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias