×
×
Red Internacional

La dictadura instaurada con el golpe militar de 1976 fue el período de mayor crecimiento de la deuda argentina. De los 8 mil millones de dólares en el momento en que las FF.AA. ocuparon la Casa Rosada, pasó a 45 mil millones de dólares en 1982 cuando se convocó a elecciones.

Andrea D'Atri@andreadatri

Martes 15 de marzo | 10:25

El apoyo del FMI fue fundamental para la puesta en marcha del plan de apertura de los mercados de aquel odiado ministro de la dictadura, José Martínez de Hoz.

Entre 1976 y 1978, mientras decenas de miles de activistas sindicales, estudiantiles y militantes de distintas fuerzas políticas eran secuestrados, torturados y asesinados, el FMI controló las cuentas del país: el PBI creció apenas un 1%, pero la inflación fue del 265%.

Mientras se pagaban 30 mil millones de dólares al FMI, la fuga de capitales llegó a casi 80 mil millones de la moneda extranjera. Entre otras maniobras fraudulentas, la dictadura militar transformó la deuda externa privada en pública, en 1982. Cerca de 8600 millones de dólares, que equivalían al 55% de la deuda privada. Cavallo lo hizo: el mismo que luego fue ministro de Economía durante el gobierno de Menem y el de De la Rúa, en ese entonces presidía el Banco Central.

En el año 2000, fue el juez Ballesteros el que dictó sentencia en la causa Olmos, detectando 477 ilícitos en la constitución de la deuda durante la dictadura. El fallo fue enviado al Congreso Nacional, donde duerme plácidamente en un cajón.

Hoy el gobierno de Alberto Fernández se dispone a pagar la deuda ilegítima que asumió el gobierno de Macri. Otra vez, volvieron a someter al país a los dictámenes del FMI por una deuda, reestructurada una y otra vez, que fue heredada de la dictadura militar. Cada nuevo sometimiento, cada pago, cada reestructuración es una legitimación de la deuda y de los planes del FMI que costaron hambre, miseria, desocupación, inflación y fue regada con sangre por la dictadura genocida.

A 46 años del golpe genocida, el gobierno del Frente de Todos con la oposición de derecha macrista consiguen, sobre la hora, que el nuevo pacto de coloniaje con el FMI pase por el Congreso Nacional.

Aún con críticas, abstenciones y votos en contra que dividieron al oficialismo, nadie de ese espacio cuestiona la ilegitimidad y la ilegalidad de esa deuda fraudulenta asumida pisoteando la vida de los 30 mil desaparecidos.

Solo las diputadas y diputados del Frente de Izquierda votaron en contra del pacto con el FMI al mismo tiempo que denunciaron el mecanismo perverso y usurero del endeudamiento eterno, cuyo único objetivo es el sometimiento del pueblo trabajador a mayores penurias. Por eso, además de rechazar al FMI, propusieron el desconocimiento soberano de la deuda. Contra el chantaje oficialista de "deuda o caos" denunciaron que el caos es el FMI, como lo demuestra la historia del país. Ellos hablan de "honrar las deudas", el Frente de Izquierda dice que las estafas no se pagan.

El próximo 24 de marzo, no será apenas un día de memoria. Nuevas generaciones vuelven a tomar las calles, porque no quieren volver al pasado y que el FMI y todos sus lacayos les arrebaten el futuro.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias