Géneros y Sexualidades

INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO

Aborto legal: claves sobre el debate que se viene en el Congreso

Alberto Fernández anunciaría esta tarde el envío de su proyecto de legalización del aborto a la Cámara de Diputados. Qué tenés que saber para entender el escenario que se viene.

Sol Bajar

@Sol_Bajar

Martes 17 de noviembre | 08:01

Según los rumores, el anuncio del envío del proyecto del Ejecutivo se realizaría este martes por la tarde, en el marco de la sesión de Diputados en la que el oficialismo buscará convalidar su política de ajuste, y del llamado "día de la militancia" que conmemora el peronismo. El debate sobre el texto, que no fue consultado ni con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, fue puesto como condición previa por parte del Gobierno para habilitar el debate. Junto con ello, el oficialismo anunció que habilitará el tratamiento del aborto de la mano de otro proyecto, de asistencia a las mujeres embarazadas y a las mamás en situación de vulnerabilidad, cuya letra tampoco se conoce.

Que el debate finalmente se abra, y que el proyecto de la Campaña sea puesto en discusión, junto con el del Poder Ejecutivo, es producto de la lucha del movimiento que en 2018 logró poner en evidencia al antidemocrático Senado y a sus alianzas con los gobernadores, las cúpulas de las Iglesias y los grupos antiderechos para impedir que sea ley. De eso, no caben dudas. Pero, ¿cómo será el debate esta vez? ¿Por dónde podrán venir las operaciones y maniobras que ya vimos ese año?

Podés leer: Aborto legal: qué se definió para el debate en las reuniones con Sergio Massa

Medios oficialistas como Página 12 sostienen que “la idea no será convocar a prolongadas audiencias informativas, como se hizo en 2018, sino escuchar algunas voces representativas a favor y en contra en plenario de comisiones, sacar dictamen y llevar la votación al recinto en pocas semanas”. ¿Qué quiere decir en concreto? Para que saques tus propias conclusiones, acá te contamos sobre algunos de esos vericuetos creados, precisamente, para darles la forma.

“Sesiones extraordinarias”

Por ley, las Cámaras de Diputados y Senadores funcionan entre el 1° de marzo y el 30 de noviembre de cada año y pueden dictaminar en las comisiones a las que tienen “giro” los distintos proyectos hasta el 20 de noviembre.

Sin embargo, el Poder Ejecutivo puede extender ese período de sesiones ordinarias o convocar (en cualquier momento del año) a sesiones “extraordinarias”, de una o de ambas Cámaras, para tratar determinados temas que sean “de su interés”. En este caso -el de sesiones extraordinarias convocadas por el Poder Ejecutivo- el único con potestad para definir los temas y proyectos a tratar es ese mismo Poder Ejecutivo (y no el pleno del Congreso)

Podés leer: Derecho al aborto: las promesas no salvan vidas

El debate en Comisiones

Ya sea que se trate en sesiones ordinarias o extraordinarias, para llegar al recinto el proyecto requiere de un dictamen que elaborarán las diputadas y diputados que integran las Comisiones a las que tiene su giro. En el caso del proyecto de Interrupción Legal del Embarazo (IVE) elaborado por la Campaña Nacional, se trata de cuatro comisiones que, se estima, también compartirán el giro con el que enviaría el Poder Ejecutivo.

De ser así, los dos proyectos podrían ser puestos a consideración en simultáneo, en ese plenario de Comisiones. Es también lo que reclaman desde la Campaña y el movimiento de mujeres y disidencias, que exige que se trate el proyecto presentado, sin interrupciones, desde el año 2007.

En 2018, con su movilización en las calles, ese movimiento conquistó la media sanción con un dictamen que, aunque tuvo cambios, conservó buena parte de la propuesta de la organización ¿Será así esta vez? Eso aún no se sabe y sólo podrá comenzar a delinearse una vez que el gobierno envíe su proyecto y se conozcan las respuestas y pretensiones de los distintos sectores.

Podés leer: Derecho al aborto: la izquierda pidió que los ministerios informen sobre la clandestinidad

Presididas por diputadas y diputados “verdes”, esas comisiones son: Salud, que está a cargo del tucumano Pablo Yedlin (FDT) y tiene como vicepresidenta a la antiderechos Carmen Polledo (PRO); Mujeres y Diversidad, que preside Mónica Macha junto con la diputada “sorora” Silvia Lospennato (PRO); Legislación Penal, a cargo de la entrerriana Carolina Gaillard (FDT) y de la antiderechos Marcela Campagnoli (CC); y Legislación General, que preside Cecilia Moreau (FDT) con vicepresidencia de Leonardo Grosso (FDT).

Aunque resta ver cómo se ordenará un plenario de comisiones, y con qué carácter se realiza (si virtual o presencial), se estima que en esta instancia no habrá más trabas que las muchas maniobras que ya se conocieron en aquella oportunidad, donde los sectores antiderechos buscaron rebajar lo más posible lo que llegara al recinto.

La institucionalización del poroteo

Según un conteo provisorio elaborado por Chequeado sobre la Cámara de Diputados y sobre la Cámara de Senadores de la Nación, la legalización del aborto tiene muchas más posibilidades de prosperar en la primera que en la segunda de las Cámaras, donde las elecciones de 2019 abrieron paso para una mayor presencia de diputados “celestes” (alineados a las cúpulas católica y evangélica), tanto del PJ y del Frente de Todos como de Cambiemos.

Con la mitad de los diputados y diputadas y dos tercios del Senado manteniendo sus bancas desde hace dos años, y con muchos legisladores y legisladoras que asumieron en diciembre último pero ya hicieron pública su posición, se conoce cómo votaría al menos el 83% de los diputados y el 93% de los senadores. Lo importante, sin embargo, es que -como entonces- la clave de este debate estará en el poder de negociación que ejercerán -a través de los llamados “indefinidos”- los sectores más reaccionarios.

  • Diputados

En la Cámara baja, que tiene 257 miembros, se cuentan 117 votos a favor, 102 en contra y 38 “indefinidos”, categoría en la que Chequeado incluye a quienes en 2018 se abstuvieron de votar, a quienes dicen estar estudiando el tema para sentar posición y a quienes afirman que ya decidieron su voto pero no lo han hecho público. Sitios especializados en el área parlamentaria, en tanto, sostienen que en esta Cámara hay “121 votos afirmativos”, “106 negativos” y “29 indefinidos”, aunque no dan detalles que permitan constatarlo.

En el medio, como siempre, hay grises: no se sabe por ejemplo si la diputada Alejandra Vigo, del bloque Córdoba Federal (alineado con Schiaretti) mantendrá o no su “abstención” de 2018; diputados que votaron a favor ese año, como José Ignacio de Mendiguren -hoy a cargo del Banco de Inversión y Comercio Exterior- se encuentran de licencia y por tanto no votarán, o bien cambiaron su voto (como es el caso de la diputada Ayda Ayala); y entre los llamados “indecisos” se destacan entre otros -¡qué detalle!- referentes del oficialismo como el jefe de la Cámara, Sergio Massa, que sin embargo viene de poner un signo igual entre la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y los sectores antiderechos, a los que recibió en su despacho -¡qué detalle!- para garantizarles todas las condiciones... para el ejercicio de su lobby contra el derecho a no morir.

En síntesis: si seguimos estas estimaciones, basadas en declaraciones públicas, quienes están a favor de la legalización tendrían 12 votos por encima de quienes están en contra, y quienes están en contra necesitarían 27 votos (sobre los 38 “indefinidos”) para dar vuelta la votación.

  • Senadores

Para el caso de la Cámara alta, los votos positivos serían 32, habría 36 votos negativos y 4 “indefinidos”. Como entre los votos negativos se cuenta también el del senador tucumano José Alperovich (FDT), de licencia desde que su sobrina lo denunció por abusos y violación, una ley de aborto recibiría en este recinto 35 votos en contra (y no 36).

En tanto, si sólo 2 de los 4 senadores “indefinidos” votara en contra, los sectores antiderechos podrían impedir que la norma prospere, mientras que se necesitaría del voto a favor de todos los “indefinidos” (y que Alperovich siguiera de licencia) para que el resultado se revierta a favor de la legalización. ¿Quiénes permanecen indefinidos en la Cámara alta? Por ahora, la neuquina Lucila Crexell (Movimiento Neuquino), que en 2018 se abstuvo de votar; el entrerriano Edgardo Kueider y el santafesino Roberto Mirabella, del Frente de Todos, y la entrerriana Stella Maris Olalla, de la UCR.

Podés leer: Bregman: "Para que no vuelvan a arrebatarnos el derecho al aborto hay que estar en la calle"

¿Las diferencias? Una, notoria, es que si en 2018 el Frente para la Victoria contaba con una senadora (sobre 9) que a pesar de haber dicho que votaría a favor, votó en contra, los números internos del Frente de Todos cambiarán en esta oportunidad. Con un jefe de bloque abiertamente antiderechos, como lo es José Mayans, 17 de los 35 votos negativos que obtendría la legalización en el Senado, según elaboración propia (o bien 18 de los 36, dependiendo de Alperovich), serían del oficialismo, en tanto que el resto de los votos contrarios (al menos 18) los aportaría la oposición de Cambiemos y monobloques aliados a una u otra variante mayoritaria. En caso de empate, la definición estaría a cargo, como en 2018, de la presidencia del Senado, a cargo de Cristina Fernández de Kirchner.

¿Verde o verde agua?

El Congreso Nacional encara este martes una agenda de ajuste que incluye desde la convalidación de un presupuesto a medida del FMI hasta un “aporte solidario” que privilegia ante todo el fracking y los negocios privados, en lugar de un impuesto a las grandes fortunas que permita garantizar un IFE de 30 mil pesos y las viviendas y el trabajo que tanto hace falta.

En ese marco, el oficialismo convoca a una movilización al Congreso que confluirá por la tarde con “la caravana federal” de Hugo Moyano. "Que el martes sea todo verde", dice el flyer que difundieron desde La Cámpora. La ministra de Género y Diversidad de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, que supo integrar la Campaña por el aborto legal, se sumó al festejo y, al mismo tiempo, dio un paso más de lejanía con el proyecto que en su momento la convirtió en una de las pocas dirigentes sindicales que apoyaba la ley.

Este miércoles, a las 18 horas, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito y numerosas organizaciones sociales, feministas y de la izquierda volverán a las calles. Con una acción federal, reclamarán frente al Congreso y otros lugares del país que su proyecto se debata y se apruebe en 2020.

El camino que se inicia esta semana, más largo o más corto, estará de nuevo repleto de maniobras y novedades. Para que sea ley, para que sea ahora, para arrancar el derecho a que no mueran más mujeres producto de la clandestinidad, la fuerza está en la organización independiente, en nuestra movilización callejera, en la confianza en la propia fuerza y en la alianza cada vez más profunda con quienes hoy están de pie, enfrentando la políticas de ajuste y precarización de la vida. De eso, tampoco caben dudas.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO