×
×
Red Internacional

La elección de la junta electoral para las elecciones de la seccional Metropolitana terminó con un enfrentamiento entre las agrupaciones conducidas por Gustavo Campos y Cristian Oliva. Ambos sectores pertenecieron al oficialismo que dirige Héctor Ponce pero se rompieron en dos listas: Azul y Verde.

Viernes 1ro de octubre | 11:14

Las elecciones de la seccional Capital de ATILRA (Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina), que nuclea a varias zonas de la Provincia de Buenos Aires, tendrá lugar los días 30 de noviembre, 1° y 2° de diciembre. Este viernes se iba a elegir la Junta Electoral.

Si bien el gremio tiene distintos sectores internos, la mayoría venían nucleados con la conducción que responde a Héctor Ponce. Ponce está alineado con el Frente de Todos y ATILRA en la Corriente Federal que conduce Sergio Palazzo.

Sin embargo, desde las mañana comenzaron algunos incidentes. Para las 11 estaba prevista la Asamblea Extraordinaria en la sede nacional de Avenida Independencia al 3.300. Desde temprano comenzaron a llegar los sectores que responden a los agrupaciones en que se dividió el oficialismo: por un lado la lista oficialista Verde del actual secretario general Gustavo Campos. Por otro Cristian Oliva, el secretario de Cultura, Prensa y Propaganda, que encabeza la lista Azul.

Se trata de empleados del sindicato pero también trabajadores de La Serenísima, SanCor y otras empresas lácteas de la zona.

La Asamblea nunca pudo comenzar. Cuando llegaron los sectores opositores las instalaciones ya estaban copadas por el oficialismo. Con argumentos de “protocolo sanitario” impidieron el ingreso de trabajadores y militantes de la Lista Azul, lo que generó los primeros incidentes.

Al poco tiempo, llegó la respuesta del Estado: efectivos de la Policía Federal y de la Ciudad de Buenos Aires montaron un fuerte operativo represivo. Hubo gases y nuevas corridas. También volvieron los piedrazos y botellazos entre ambas fracciones del oficialismo.

El sindicato tiene sus antecedentes de violencia interna. El más grave fue en 2008, cuando el sindicato nacional conducido por Vilches y Ponce atacó la seccional Rosario, que estaban en manos de sectores opositores ligados a la CTA. Esos choques terminaron con dos muertos y varios heridos, con la intervención de barras de los clubes rosarinos.

Cerca del mediodía seguía la tensión en el barrio porteño de Monserrat.

Noticia en desarrollo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias