Política

NOTA DE TAPA

AMIA-Nisman: los discursos y las escuchas de los encubridores

La Presidenta defendió la actuación del gobierno en la causa del atentado aún impune y volvió a pedir que actúe el Poder Judicial, otra de las patas del encubrimiento. Este lunes se filtraron escuchas de la investigación de Nisman. ¿Cómo llegar a la verdad? Entrevista a Myriam Bregman (diputada nacional electa PTS-FIT).

Martes 3 de marzo de 2015 | Edición del día

LID: La Presidenta, en su discurso de apertura de sesiones defendió nuevamente lo actuado por el gobierno en la Causa AMIA, incluso su rol en la Comisión Bicameral, e hizo definiciones sobre la investigación, sobre Nisman, sobre la responsabilidad del Poder Judicial, ¿qué análisis te merece?

MB: En general, me parece que la Presidenta tenía un discurso prearmado, prefabricado, un intento de respuesta a todo lo que se le viene cuestionando al gobierno desde la muerte de Nisman a esta parte. Y aprovechó la resolución del juez Rafecas que rechazó el pedido de imputación basado en la denuncia, con débiles pruebas, de Nisman y Pollicita, y también un escrito donde el fiscal destacaba lo actuado por la Presidenta. Sobre esa base tuvo ese discurso “ofensivo” en la relación a la causa AMIA y Nisman. Entonces hizo una síntesis de la política llevada adelante por el kirchnerismo durante todos estos años en la causa AMIA. Lo más importante, lo que quedó demostrado, es que la verdad le importa poco a nadie.

Cuando uno analiza la política que tuvieron desde que los Kirchner llegaron al poder, la Presidenta ayer hizo una confesión de partes, por ejemplo reconociendo que siempre estuvo atada a los avatares de la política internacional. Entonces ahora, en este momento, cuando la política del Estado de Israel y sectores del Partido Republicano de EEUU no estarían de acuerdo con lo que ella plantea para la causa AMIA, entonces deslizó críticas al Estado de Israel. Pero hasta hace muy poco, cuando Obama no había virado su política exterior hacia una política más acuerdista con Irán, no existían esas diferencias y balances que la Presidenta hace ahora. Ahora se da cuenta que el Estado de Israel nunca reclamó fervientemente por la causa de la Embajada, por ejemplo. Ahora saca a la luz una declaración de hace varios años, de un funcionario israelí, que dijo que la causa AMIA estaba resuelta porque ellos ya habían matado a los responsables. Entonces el discurso termina mostrando cómo fue cambiando la política del Gobierno y de ella misma en la causa AMIA, a partir de intereses geopolíticos de potencias imperiales que poco tienen que ver con lo que reclaman las víctimas y familiares, que es saber la verdad. Ahora desliza la importancia de la “pista siria” cuando es el mismo gobierno que hasta hace poco decía que había que investigar a Irán y sus funcionarios.

Entonces yo creo que fue una confesión de parte de lo poco que les interesa conocer la verdad. Lo mismo que a la oposición tradicional, ya que no podemos creer que Patricia Bullrich (PRO), Laura Alonso (PRO), sean personas preocupadas en investigar lo sucedido y los responsables. Ellas quieren seguir en el mismo secretismo y el de la AMIA es un tema más que eligen para polarizar con el gobierno, pero se demostró que a ninguno le interesa conocer la verdad.

LID: En esa polarización, la Presidenta criticó a Massa y a Macri por sus propuestas en la causa AMIA, pero todos coinciden en que es el Poder Judicial que debe resolver, sean los fiscales o la Corte Suprema, cuando se ha demostrado que han sido parte del encubrimiento.

MB: Claro. Tienen sus diferencias como parte de sus disputas políticas o electorales, pero en el fondo están de acuerdo en que no hay que moverse de los marcos pre-establecidos, que son los que han permitido la impunidad. El ejemplo que pone la oposición es que la investigación podría pasar a manos de la Corte Suprema, Massa le agrega la colaboración de servicios secretos extranjeros. Bueno, los servicios extranjeros ya están actuando. Como todo el mundo reconoce, la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) es una fuerza completamente colonizada tanto por la CIA norteamericana como por el Mossad israelí. O sea la injerencia de estas agencias sobre qué pista seguir, qué pista no seguir, si avanzar o no en la conexión local o no, viene de hace años. No es nada novedoso, sólo confirma el cipayismo de Massa, poniendo expectativas en fuerzas de espionaje responsables de violaciones de los derechos humanos en todo el mundo.

Por otro lado dicen que tendría que investigar la Corte Suprema. Bueno, la Corte es la que ha tenido la causa del atentado a la Embajada de Israel. En un reportaje televisivo contaba cómo la causa de la Embajada se la dieron a resolver a un juez como Alfredo Bisordi, un exponente de la derecha más rancia de la Argentina. Que a los organismos de derechos humanos nos rechazaba actuar en las causas por delitos de lesa humanidad, diciendo que “nos autodenominábamos organismos de derechos humanos”, y citaba al CeProDH, la Correpi y la Asociación Ex Detenidos, “para defender a delincuentes terroristas”. A ese personaje ponen a investigar la causa de la Embajada. Imagínense si se demuestra que hay una conexión local, que involucra a la policía u otras fuerzas represivas en el hecho. ¿Te parece que Bisordi va a investigar si estuvo involucrada la Policía Federal o la SIDE?

Eso demuestra que por esa vía tampoco se puede llegar a la verdad. La vía que propone la oposición es una vía muerta, porque lleva a confiar en personajes nefastos de la justicia, que han sido parte del encubrimiento durante 21 años.

LID: Al otro día del discurso de Cristina, algunos medios filtraron escuchas que estaban en poder de Nisman. Parece parte de la guerra de carpetazos, entre el gobierno, la corporación judicial y la oposición, que revelan datos que permanecían secretos, pero tampoco permiten conocer la verdad.

MB: Es algo serio este festival de escuchas que se ve por los canales de televisión, de diálogos privados transmitidos para millones de personas. El problema principal que tenía Nisman es la ausencia de pruebas. Que las pruebas y pistas que había reunido habían sido obtenidas de forma bastante dudosa, años y años de escuchas que no podía justificar muy bien. Esto es un hecho grave. Que hicieron escuchas de dudosa legalidad, que después intentaron validar judicialmente, y que cuando la justicia dice que esas pruebas no alcanzan o no sirven para fundamentar una acusación, igualmente se las utiliza como para una venganza mediática. Ahora, pensemos que acá hay una responsabilidad compartida, no sólo de los medios enfrentados al Gobierno, sino que esto se hizo, durante años, por una SIDE completamente manejada por el gobierno cuando Stiuso era uno de sus laderos. Acá lo que estamos viendo son las escuchas de la SIDE de Néstor y Cristina Kirchner.

Que se demuestra que escuchan todo tipo de conversaciones privadas, que cuando se necesitan para una determinada causa judicial, o para una determinada operación, estas escuchas se blanquean. Es bastante similar a lo que nosotros denunciábamos con el Proyecto X. No es que el juez decía “vaya e investigue a Javier Hermosilla o Leonardo Norniella” (dirigentes obreros de la alimentación NdR) y entonces la Gendarmería realizaba un seguimiento, sino que tienen escuchas, carpetas, seguimientos, intromisión en reuniones, infiltración manifestaciones, cuando un juez le pide que identifique a alguien, lo que hace Gendarmería es blanquear datos que tenía previamente. Es evidente que este es un modus operandi.

Lo paradójico es que hasta los mismos periodistas que difunden las escuchas están siendo escuchados.

LID: Estos carpetazos, este encubrimiento, estas operaciones con las escuchas, todo colabora con mantener oculta la verdad, poder llegar a la verdad de lo que sucedió en la AMIA. Desde el Frente de Izquierda, ¿qué plantean ustedes para que todo esto pueda salir en algún momento a la luz, tanto el atentado a la AMIA como el caso Nisman?

MB: Que el Estado argentino encubrió ya no es una denuncia nuestra. Como siempre denuncia bien la dirigente de Apemia, Laura Ginsberg, en 2005 Néstor Kirchner tuvo que reconocer la responsabilidad del Estado Argentino en el encubrimiento. El kirchnerismo no pudo probar que hiciera algo distinto. Ayer la Presidenta de alguna manera reconoce que todo lo que se hizo en este tiempo estuvo guiado por el objetivo de seguir distintas opciones políticas, pero nunca la búsqueda de la verdad. Por eso creemos que la única manera de terminar con todo esto es que se conforme una comisión investigadora independiente, donde estén los familiares de las víctimas, los más interesados en que todo se sepa, junto a personalidades intachables, como Nora Cortiñas, Mirta Baravalle y otras personalidades independientes, comprometidas con la búsqueda de justicia, que sabemos que van a analizar las pruebas que hay, las que se reunieron estos años, los archivos que hasta ahora han permanecido ocultos. Y quiero aclarar algo porque en el día de ayer Aníbal Fernández dijo que es mentira que los archivos se habían abierto. Son esas frases que dice para generar una polémica, pero que las diga de forma más eufórica que Capitanich no significa que sea verdad. Los archivos no se abrieron, lo que se hizo fue remitir parte de esos archivos, que no sabemos si fueron todos, a la justicia. A una justicia cómplice y encubridora. No es que los familiares de las víctimas, los organismos de derechos humanos, tuvieron oportunidad de acceder a esas pruebas. Por eso para nosotros la consigna de apertura de los archivos relacionados con la causa AMIA sigue siendo un planteo totalmente vigente.

LID: Ustedes desde el Frente de Izquierda plantean sumar estas consignas a la movilización del 24 de marzo

MB: El 24 de marzo se han transformado, en los últimos años, en la movilización más grande de todos los que no queremos ser cómplices de la represión y la impunidad. Los que denunciamos los crímenes de la dictadura, y también la pata civil del genocidio, que todavía no ha sido juzgada. Pero a eso debemos sumarle las consignas de Fuera Milani!, aparición de Julio López, y todas las violaciones a los derechos humanos ocurridas en los últimos años. Y en ese contexto político no pueden estar ausentes la denuncia de la impunidad en la causa AMIA y de los aparatos de espionaje. Porque hablamos de impunidad justamente denunciamos que hay una causa que tiene 21 años, las víctimas siguen reclamando justicia, y no la han obtenido. Por eso este 24 de marzo tiene que ser una de las consignas centrales.

Que movilice a todos aquellos que no estamos con los fiscales que promovieron el 18F, pero tampoco estamos con el Gobierno. Que somos un tercer campo político, independiente, y queremos pronunciarnos por una Comisión Investigadora Independiente, y por la apertura de los archivos, de esta causa y también de la represión. Esto es parte de del contexto político, por eso no puede ser soslayado, como tampoco podemos dejar de lado, quiero decirle, que ayer la Presidenta dio su último discurso en la Asamblea Legislativa sin nombrar una sola vez a Julio López, pero en uno de sus palcos tenía sentado al General Milani.







Temas relacionados

Alberto Nisman   /    AMIA   /    SIDE   /    Mauricio Macri   /    Myriam Bregman   /    CFK   /    Sergio Massa   /    Entrevista   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO