×
×
Red Internacional

Organizaciones sociales, de mujeres y disidencias convocan a una jornada de lucha el 25 de noviembre, Día internacional de acción contra la violencia hacia las mujeres. Este martes vuelven a reunirse para dar cierre a un documento común.

Sol Bajar @Sol_Bajar

Martes 23 de noviembre | 11:50

Organizaciones sociales, de mujeres y disidencias de la Ciudad y el conurbano bonaerense se reunieron el jueves pasado para definir los pasos a seguir de cara al próximo Día internacional de acción contra la violencia hacia las mujeres. Se espera que para esa fecha, elegida en homenaje a las hermanas Mirabal, haya movilizaciones en otros puntos del país y del mundo.

En el centro político del AMBA, las organizaciones ya definieron convocar a las 17 horas, para marchar desde el Congreso Nacional hasta la Plaza de Mayo. Frente a la casa Rosada y a la Catedral porteña, reclamarán bajo el lema de “Basta de femicidios, travesticidios y violencia machista” y “No al ajuste del FMI y los gobiernos”. Así, darán continuidad a las resoluciones que tomaron varios de los Encuentros Regionales de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries que se realizaron en octubre pasado.

Será, además, un anticipo de otras acciones que se preparan contra el plan de mayor endeudamiento y dependencia que exige el FMI, y se aprestan a garantizar en el Congreso desde el Frente de Todos y los partidos de la oposición mayoritaria, el macrismo y la UCR.

Te puede interesar: Retomar la fuerza de la marea verde y el Ni Una Menos por nuestros derechos

No tienen grieta

La violencia machista volvió a cobrarse en estos días la vida de otra joven, Brisa Sobrado, de 19 años, en la localidad de Berazategui, en la zona sur del conurbano. La creación de ministerios y secretarías de género y la incorporación de sectores del feminismo a la gestión estatal no cambiaron, ni de cerca, esta situación. Muy lejos de “tirar abajo el patriarcado” y enfrentar la “herencia macrista”, esos puestos sólo sirvieron para sostener la política de un gobierno que, en sus decisiones económicas, como en las políticas políticas y sociales, continuó un ajuste que empeora la vida de las grandes mayorías trabajadoras y en particular de las mujeres, las jóvenes y las niñas.

Según un informe del Observatorio de Feminicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, en los primeros diez meses de este año se cometieron 227 femicidios y 10 transfemicidios o travesticidios en el país: uno cada 30 horas. Sin embargo, en términos absolutos, la Provincia de Buenos Aires fue la jurisdicción que registró una mayor cantidad de casos. “Como consecuencia de los femicidios, 255 hijas e hijos quedaron sin madre”, dicen en un informe reciente y destacan que “del total de femicidas, 27 eran agentes o ex agentes de fuerzas de seguridad y 17 tenían dictada una medida cautelar de prevención”.

Te puede interesar: Género y disidencias.Cuáles son los proyectos que impulsan Myriam Bregman y Nicolás del Caño

El dato no sólo muestra el encubrimiento de los femicidios perpetrados por uniformados, con arma reglamentaria. También muestra que la impunidad que los encubre, es la misma que protege a los asesinos de Elías Garay, muerto en el ataque que sufrió la comunidad mapuche Quemquemtrew, en un territorio militarizado por la Policía de Río Negro y la Gendarmería nacional. Son las mismas fuerzas que alientan Sergio Berni, Patricia Bullrich, los falsos liberales de Espert y Milei, que promueven el “meta bala” que asesinó a Lucas González y, en 2020, a Facundo Castro. En los hechos, más allá del doble discurso de algunos funcionarios, no hay grieta entre el oficialismo y la oposición derechista a la hora de criminalizar la pobreza, la juventud y la lucha por los derechos más elementales.

Mientras se sigue privilegiando el pago de la fraudulenta deuda externa y se destina más presupuesto para armar a las fuerzas de “seguridad”, el gasto destinado a la creación de viviendas, a la atención y prevención de la violencia machista y a la extensión de programas como el Plan Acompañar y el Ingreso Familiar de Emergencia -ya de por sí escasos- se recortan. La respuesta del Estado se vio en Guernica con la represión comandada por Axel Kicillof y Sergio Berni y en el barrio Fuerza de Mujeres de la Villa 31, con la represión que comandó Larreta con su ministro D’ Alessandro. Tampoco hay grieta entre oficialistas y opositores para proteger los intereses de los empresarios y los poderosos.

Con la fuerza del Ni Una Menos y la marea verde

La pandemia y la política de ajuste del gobierno nacional y los gobiernos provinciales empeoraron las condiciones de vida de millones de mujeres y de la diversidad sexual. La lucha de la marea verde, que conquistó el aborto legal y dejó planteada la separación de la Iglesia del Estado; la pelea por vivienda que instalaron las mujeres de Guernica, deñ barrio Guerza de Mujeres de la Villa 31 y otras recuperaciones de tierra; el reclamo contra la precarización del trabajo en la primera línea de enfrentamiento al covid, son algunas de las expresiones que, en respuesta, se desarrollaron por abajo.

En la campaña electoral, la ultraderecha encabezada por figuras como Espert y Milei fueron expresión de la reacción a ese movimiento que puso en agenda la lucha por nuestros derechos. Pero el gobierno del Frente de Todos no se quedó atrás y, como mensaje después de la derrota en las PASO, lejos de tomar medidas para frenar a los antiderechos, renovó su gabinete con el torturador de niñas Juan Manzur a la cabeza. Sólo el Frente de Izquierda Unidad se mantuvo 100% verde y denunció que esas expresiones respondían al intento de avanzar sobre los derechos conquistados. La conquista de nuevas bancas que estarán al servicio de la lucha de las mujeres y disidencias, de la clase trabajadora y de la juventud.

Te puede interesar: Amplio apoyo a Myriam Bregman de Piñeiro, Korol, Olguin, Santa Ana y otras personalidades

Como advierten desde el FITU, se trata de un gran paso para fortalecer en las calles la pelea por todos nuestros derechos. Una pelea que, como señalan las organizaciones que convocan a la movilización este jueves, tiene el desafío de recuperar la fuerza de la marea verde y el Ni Una Menos, que abrió paso en Argentina al resurgir de este potente movimiento, para unirla con la de quienes se levantan contra el ajuste, por el reparto de las horas de trabajo, por el derecho a la vivienda y contra toda forma de violencia machista. Los centros de estudiantes y las conducciones sindicales tienen que estar a la cabeza. Comenzando por la CGT y las dos CTA, es necesario que rompan su tregua con el gobierno nacional y convoquen a un gran paro y plan de lucha por todos nuestros derechos




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias