×
×
Red Internacional

Crisis habitacional.A un año del desalojo en Guernica: la lucha por vivienda y trabajo genuino continúa

El 29 de octubre de 2020, la Policía Bonaerense al mando de Sergio Berni, pasaba con topadoras por encima de las casillas de miles de familias humildes que reclamaban tierra para vivir. En este dossier volvemos sobre esta importante lucha, que hoy continúa.

Jueves 28 de octubre | 23:38

Hace un año, 4.000 efectivos al mando de Sergio Berni desalojaron con gran violencia a unas 1.400 familias y niños sin techo, que se habían organizado para tomar, cada una, un pedacito de tierra para vivir, en un predio abandonado en la localidad bonaerense de Guernica, Presidente Perón. Desde aquel día, un sector continúa organizado en la Asamblea Permanente de Guernica, exigiendo al gobierno de Axel Kicillof, que cumpla con un acuerdo ya vencido: la entrega de lotes con servicios y de un subsidio de 30 mil pesos. Para este viernes, las familias votaron cortar el Puente Pueyrredón, junto a otras organizaciones de trabajadores, sociales y políticas. Plantados en su lucha por la vivienda, exigen también trabajo genuino y acceso a la salud y a la educación.

La Izquierda Diario cubrió desde el primer día lo que ocurría en el predio. Con fotógrafos, movileros y corresponsales, con cientos de notas de investigación y denuncia. Reflejando el día a día de la solidaridad entre trabajadores, desocupados y jóvenes precarizados. Transmitió en vivo la brutalidad policial, el día del desalojo. Y continúa acompañando y reflejando este proceso de lucha.

Te puede interesar: [Video] A un año del desalojo, Guernica vuelve al Puente Pueyrredón

La recuperación de tierras de Guernica fue estigmatizada desde el principio por los grandes medios de comunicación. Fue perseguida y criminalizada con causas, por la intendenta peronista Blanca Cantero. Y finalmente fue reprimida con fuego y topadoras, bajo las órdenes políticas del gobernador Kicillof. En la antesala al desalojo y con la amenaza inminente, se dio un largo y tenso proceso de negociaciones con el ministro de Desarrollo, Andrés “Cuervo” Larroque, donde en cada instancia, hubo promesas y nunca una solución real e inmediata al grave problema de miles de familias.

El derecho a la vivienda, los derechos de las infancias, fueron violentados por el Gobierno, en nombre de la “propiedad privada”, para favorecer los negocios de Bellaco SA. (y otros) que, sin título de propiedad, reclamaba el predio para construir un barrio privado con cancha de golf. La falta de títulos de propiedad por parte de los supuestos dueños del predio, mostró además que la causa en contra de las familias y la ejecución del desalojo, no tuvo sustento legal. El peronismo ya empezaba a mostrar su rostro de partido del “orden”, favorable al negocio de los empresarios.

En el transcurso de estos dos años de mandato, el Frente de Todos honró los pactos de la fraudulenta deuda con el FMI, pagando más de 4.200 millones de dólares: con esa plata se podrían haber construído más de 100 mil viviendas. Además, para negociar con el Fondo, diseñó un presupuesto de ajuste, que votaron sus diputados, en el que se recortaron las partidas sociales y se quitó el IFE. Hoy el 40% de la población se enfrenta a la pobreza.

En agosto de este año, el Frente de Todos se propuso “contar de nuevo la historia de Guernica”, en plena campaña electoral. Así lo expresó Kicillof en un acto en Presidente Perón, junto a Berni, Larroque y Cantero. “Querían ver topadoras, como en alguna época, y no se actuó así”, dijo el gobernador, mintiendo sobre el operativo de desalojo. En ese acto presentó un “plan de urbanización”, de unos 800 lotes con servicios, sin anunciar plazos ni presupuesto, sobre el mismo predio donde habían reprimido a las familias sin techo. Hacía dos meses que había vencido el acta acuerdo a 180 días, firmada entre las familias y el ministerio de Desarrollo, sin que el gobierno entregara lo pactado. Sigue en deuda hasta hoy.

Estas familias, que se hicieron vecinas y compañeras, mientras levantaban casillas con palos y plásticos, soñaron a lo grande. Construir cuatro barrios en aquel predio, con plazas, escuelas y salitas de primeros auxilios. Trabajadores informales, changarines, trabajadoras de casas particulares, peones, albañiles, docentes y trabajadores de la salud precarizados, con sus niños; mujeres escapando de la violencia machista, con sus hijos. A un año del desalojo, con toda la adversidad del ajuste y la pobreza a cuestas, aún sin techo y muchos sin trabajo, continúan peleando. Cada día más afianzados, en solidaridad con otros sectores de trabajadores, que vienen acompañando a la Asamblea Permanente de Guernica, así como ellas y ellos los acompañan en sus respectivas luchas. Con la perspectiva de conquistar el derecho a la vivienda y a un trabajo genuino, para ellos y para todo el pueblo trabajador.

Mientras, gran parte de los movimientos sociales y las direcciones sindicales, continúan subordinados al Gobierno, sosteniendo su campaña electoral e imponiendo la pasividad frente al ajuste, la precarización y la crisis social que golpean al pueblo trabajador y pobre. La Asamblea Permanente de Guernica y la lucha de estas familias, que debaten y deciden a mano alzada, son un ejemplo de organización democrática e independiente, de unidad y de solidaridad obrera y popular.

El Frente de Izquierda Unidad los acompañó desde el primer día. Nicolás Del Caño, Myriam Bregman y otros referentes estuvieron y están al servicio de defender su lucha, en las calles y en los recintos legislativos. Con Claudio Dellecarbonara, se presentó un proyecto de ley en la legislatura bonaerense para recuperar esas tierras para vivir. Y pusieron el cuerpo el día del desalojo.

Las agrupaciones de trabajadores, de mujeres y jóvenes que impulsa el PTS, también resistieron la represión, junto a las familias. Y junto a trabajadores informales, desocupados y de distintos gremios, fueron parte de organizar juntada de alimentos y ropa, festivales solidarios. A la vez que levantaron una escuelita con docentes y estudiantes y una sala de primeros auxilios con trabajadoras y trabajadores de la salud; desde donde ayudaron a conformar una comisión de Mujeres, que fue una organización clave para la lucha. Codo a codo, fueron intercambiando experiencias de lucha y organización, y estrechando lazos de solidaridad hasta el día de hoy. Porque la salida a esta crisis, es desde abajo, autoorganizados y en las calles.

Este viernes, una vez más, estamos junto a ellos y ellas en Puente Pueyrredón. Y los seguiremos acompañando en esta pelea.

Dossier. A un año del desalojo en Guernica

[Fotogalería] A un año del violento desalojo en Guernica

La escuelita en Guernica y un aprendizaje de lucha que se extiende

Tras las promesas de campaña: mujeres, infancias y vivienda en el AMBA

Salud y falta de vivienda: problemas que no se pueden esconder bajo la alfombra

Vivir al borde del desalojo: el drama de quienes alquilan afecta más a mujeres y jóvenes

Caja Roja. Ilustraciones de artistas en apoyo a las familias de Guernica

Documental. Guernica: donde mueren los relatos




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias