Política

POLÍTICA

A todo esto: ¿en qué anda Daniel Scioli?

La crisis y el ajuste golpean duramente. 1000 escuelas sin clases, más deuda externa, represión para vaciar el Astillero, mujeres muertas por abortos clandestinos. ¿Y el candidato “anti-Macri” de 2015?

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Viernes 24 de agosto de 2018 | Edición del día

"A los compañeros trabajadores quiero defenderlos porque son la base fundamental de nuestro movimiento". Fueron las emotivas palabras de Daniel Scioli el 22 de noviembre de 2015, al reconocer su derrota en el ballotage. “Le deseo lo mejor a Macri” agregó.

En los últimos meses Mauricio Macri y María Eugenia Vidal le vienen dando rosca al ajuste. Terminó 2017 con la reforma contra los jubilados en el Congreso, y leyes similares en la Legislatura bonaerense. Arrancó el año pisando las paritarias con un número que ahoga los bolsillos populares, en medio de una inflación sin tregua. Las docentes están entre las más golpeadas. Tan doloroso como las mujeres que siguen muriendo por el aborto clandestino tras la votación en el Senado. Como si fuera poco, el gobierno rifa miles de millones de dólares para beneficio de los especuladores, entre la timba financiera y el pago de la deuda, y cierra un pacto con el FMI. En medio del show/escándalo de los “cuadernos de las coimas”, Macri y Vidal quieren “dinamitar” el Astillero Río Santiago y reprimen a sus trabajadores.

Ante todo esto, uno tiene que preguntarse qué está haciendo quien fuera presentado como “la garantía contra el neoliberalismo”, como candidato del Frente Para la Victoria.

De espaldas a los jubilados. El día que se votó el saqueo a los jubilados y los beneficiarios de la Asignación Universal, quizá muchos no lo recuerdan, Daniel Scioli ni siquiera apareció por el Congreso. Mientras afuera reprimían a los manifestantes y adentro el gobierno conseguía el apoyo de parte del FPV y otros sectores peronistas, Scioli brillaba por su ausencia. Lamentable.

De espaldas a las docentes. La docencia bonaerense conoce a Daniel Scioli. Tuvo que impulsar largas huelgas para poder enfrentar los techos salariales y la destrucción a la educación pública durante sus 8 años de gestión. Su ministra de Educación, Nora de Lucía, fue vista de shopping en Nueva York mientras las maestras no cobraban sus salarios. Vidal profundizó esa política que terminó con el crimen social de Sandra y Rubén en Moreno. Una localidad donde el 75% no tiene (nunca tuvo) red de gas natural. En estas semanas hay 1000 escuelas sin clases y el ex gobernador y diputado nacional por Buenos Aires no se ha acercado a ninguna de ellas, a ninguna marcha ni ha dicho nada al respecto.

De espaldas a las mujeres (con guiño oportunista). En plena campaña, octubre de 2015, Scioli había dicho “estoy en contra de la legalización del aborto" (A24). Hay que reconocer que era su convicción profunda. Durante los 12 años de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner se negó el debate sobre el aborto legal, ni garantizó que sea efectiva la ley de Educación Sexual Integral en todas las escuelas. Quizás por sus fuertísimos vínculos con la Iglesia Católica, incluso con el ultrareaccionario monseñor Aguer. En todos esos años, en los hospitales bonaerenses murieron cientos de chicas por abortos clandestinos. Sin embargo, ante la impactante marea verde que ganó las calles por ese derecho, en un giro oportunista la conducción del bloque cambió de posición y votó a favor. Pero los mismos votos de los parlamentarios que habían llegado en su lista le robó el derecho a millones de mujeres.

Saint Tropez, mon amour. Julio fue un mes invernal pero socialmente caliente. En el Senado se preparaba la trascendental votación del 8A. Las corridas cambiarias marcaban la devaluación y aceleraban la inflación. Los tarifazos eran insoportables. Los despidos no paraban, sobre todo en muchas fábricas de su Provincia. Pero Daniel tenía otros planes para evadir la dura realidad. Por eso decidió “tomarse el palo” a las paradisíacas playas de Saint Tropez, junto a su novia. Las fotos los mostraron también en el coqueto Yacht Club Porto Rotondo de la isla de Cerdeña. Uno puede suponer que para diputados que ganan cerca de 200 mil pesos por mes, esos lujos son habituales. Pero que no nos vengan a hablar de “nacional y popular”, ¿no?

Todos y todas pagadores seriales. Mientras Daniel paseaba también se discutía el acuerdo con el FMI, sobre el que el ex candidato se limitaba a decir: “Habrá que hacer una evaluación, una vez que se sepan los detalles, en cuanto a cuáles son las condiciones que nos están imponiendo". No sabemos qué esperaba, una ayuda desinteresada. De lo que no se le escuchó una crítica fue del saqueo de la deuda externa, que el macrismo continúa. Será porque durante los gobiernos del kirchnerismo de los que fue parte se pagaron 200 mil millones de dólares. En eso no hay ninguna grieta.

Una pobre gestión parlamentaria. Hay quien podría pensar que el hombre prefirió evadir la calle y en una “división de tareas” convertirse en un eje de la política parlamentaria del FPV, intentando conducir la tropa. Pero su labor parlamentaria fue pobrísima. Según repasó La Izquierda Diario, solo habló en la sesión del 22 de diciembre de 2017, y se concentró básicamente en la comisión de deportes que preside. Desde allí se impulsaron proyectos como la declaración de Capital Nacional del Canotaje; o la declaración del Montañismo como actividad de interés cultural y socio-recreativo. No se trata de desmerecer ese u otros proyectos deportivos, pero para el estadista progresista que nos prometían parece poco.

De espaldas a los trabajadores. No solo las docentes y los estatales han seguido sufriendo ataques con Vidal. También los trabajadores de muchas fábricas. Cierres de empresas metalúrgicas, textiles o alimenticias, por dar ejemplos. En el caso de PepsiCo con una brutal represión (es cierto, como aquellas que se daban en Terrabusi o Lear durante su gestión). También el intento de vaciamiento de empresas estatales como Fanazul o el Astillero Río Santiago, que esta semana sufrió la represión por parte de la Policía Bonaerense que Scioli también “gobernó”. ¿Lo recuerda en alguna foto acercándose a esos conflictos? ¿Algún gesto de solidaridad? Quizás sea una de las explicaciones de por qué muchos trabajadores nunca se enamoraron de su candidatura y ni de sus promesas de campaña.

Hay quienes dicen que hoy Scioli se siente preocupado por otras cosas. Que la causa de los cuadernos que impulsa el Poder Judicial podría salpicarlo: en las millonarias obras de la Provincia participó exactamente el mismo “club de la obra pública” que hoy hace de arrepentido. Vidal podría aprovechar el tema para intentar remontar su alicaída imagen, aportantes truchos mediante.

Veremos. Por lo pronto hay una conclusión indiscutible. No se puede decir con precisión qué hubiera hecho el funcionario menemista, duhaldista y kirchnerista si llegaba a la presidencia. Lo que está claro es que ha estado muy cerca de los “dadores de gobernabilidad” que necesitaba Cambiemos. Ejemplos, como acabamos de resumir, sobran.

¿Cómo era la frase que parecía inaugurar la “resistencia con aguante”? "A los compañeros trabajadores quiero defenderlos porque son la base fundamental de nuestro movimiento". Te la debo.







Temas relacionados

María Eugenia Vidal   /    Mauricio Macri   /    Kirchnerismo   /    Daniel Scioli   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO