×
×
Red Internacional

Aunque el Gobierno insiste en instalar que en las fábricas o empresas no se generan más contagios, los trabajadores que son quienes sufren los maltratos y falta de medidas sanitarias denuncian lo contrario.

Sábado 10 de abril | 00:00

En plena segunda ola, con los casos en aumento, el Gobierno no controla que las empresas cumplan con los protocolos necesarios para garantizar la salud de los trabajadores.

Esta semana llegaron a la Izquierda Diario distintos mensajes que muestran la situación se vive en distintos lugares de trabajo, tanto del sector privado, como del sector público.

Más información: Trabajo sin protocolos, contagios y amenazas patronales: conocé las denuncias que nos llegan

Las denuncias siguen llegando a la redacción de este diario, las situaciones de riesgo a la que son expuestos los trabajadores por falta de protocolos en las empresas donde, en muchos casos no respetan las medidas mínimas sanitarias se repiten en distintos sectores e industrias.

Las denuncias

En Distrito Arcos, centro comercial que se encuentra en pleno barrio porteño de Palermo, una empleada de una cadena de zapaterías dio positivo en covid-19, tras hacerse un test el lunes pasado. Sin embargo, desde la empresa decidieron no permitir el aislamiento de las trabajadoras que habían tenido contacto con el caso positivo, poniendo en riesgo su salud y la de los clientes que ingresan al local.

Pese a las normas vigentes, y para no contratar más personal, la firma decidió rotar a las trabajadoras entre los distintos locales, según se necesite, para garantizar los reemplazos y mantener los locales abiertos para seguir facturando, aunque eso signifique para los trabajadores realizar turnos diarios de más de 10 horas y produzca mayor posibilidad real de contagios.

Las trabajadoras denunciaron a este medio que la empresa siguió funcionando normalmente después de conocer que había un caso positivo y se negó a realizar los hisopados y aislamientos necesarios para preservar la salud de empleadas y clientes.

Además trabajadoras de un local de ropa en Martínez denuncian que dos compañeras dieron positivo de covid-19 y si bien los jefes mandaron a las demás a hisoparse, lo hicieron sin respetar el tiempo prudente que debe pasar, para que no de falso negativo. Expresan estar muy preocupadas por su propia salud y porque "exponemos a un montón de clientes que van a diario".

En un rubro completamente distinto, una fábrica de helados del partido de Tres de Febrero, los trabajadores denunciaron que la patronal no los provee siquiera elementos mínimos de higiene personal para evitar los contagios. como alcohol en gel o barbijos.

Por supuesto a causa de la pandemia, y tratarse de la industria alimenticia, esto es aún más grave. Los trabajadores, pese a los magros salarios y la informalidad laboral en la que se encuentran se ven obligados a gastar de su bolsillo para comprar los elementos básicos de protección.

Esta semana, uno de los trabajadores se contagió de covid-19 y se encuentra lamentablemente en grave estado, internado en terapia intensiva. Pese a esto la empresa no aplicó ningún protocolo sanitario: "En la fábrica no nos mandaron a hisopar, ni siquiera desinfectaron, todo siguió como si nada hubiera pasado" denunció uno de los trabajadores a este diario y relató que están muy preocupados por el estado de salud de su compañero y alertó que la empresa "lo dejó tirado".

Al igual que ocurre en la primera denuncia la patronal amenaza constantemente a los trabajadores con despedirlos si realizan cualquier reclamo.

Lamentablemente estos no son casos aislados, se repiten a diario, en distintos sectores y lugares, los trabajadores ponen en riesgo su propia salud y la de sus familias al ir a trabajar, porque los empresarios no cumplen con los protocolos vigentes, y sólo garantizan sus ganancias incluso a costa de la salud de los demás.

El Estado tampoco controla para preservar la salud de los trabajadores, en fábricas o comercios, ni en el transporte público, único medio que utiliza la mayoría de la población para ir a trabajar o movilizarse.

Incluso en el ámbito público hay cientos de denuncias de docentes, o personal de salud advirtiendo que no se cumplen con las medidas sanitarias dispuestas por el gobierno nacional como ser distanciamiento social o ventilación adecuada en las escuelas y aún así están funcionando poniendo en riesgo la salud de la comunidad educativa.

En los hospitales denuncian falta de suministros y poco personal, como la masiva movilización que se realizó este viernes en el centro de Neuquén en defensa de la salud pública

Más información: Contundente movilización en Neuquén exige respuesta del Gobierno a la lucha de salud

Mayor presupuesto en salud y unificación del sistema

Para evitar el colapso en el sistema de salud es necesario un mayor presupuesto para garantizar los insumos y elementos necesarios en los hospitales al igual que más personal para hacer frente real a la pandemia y salarios dignos.

La unificación del sistema público y privado en uno único al servicio de las necesidades de la población y no de los que lucran con la pandemia. Y como dice Nicolás del Caño declarar de utilidad pública los laboratorios para poder fabricar y envasar las vacunas contra el coronavirus que se necesiten en Argentina y América Latina, recordemos el caso de Hugo Sigman, cuyo laboratorio fabricó el equivalente a 40 millones de dosis y fueron exportadas “para envasarlas en el exterior” mientras solo 722520 personas recibieron ambas dosis en el país.

Leé también: .Firmá el petitorio del Frente de Izquierda para que se garantice la provisión de vacunas




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias