Cultura

TRISTEZA

A los 54 años falleció el trovador Gabo Ferro

Lo anunció su mánager a través de un comunicado. Nació el 6 de noviembre de 1965 en el barrio porteño de Mataderos. Además de músico y compositor fue historiador, narrador, dramaturgo y docente.

Jueves 8 de octubre | 19:04

Fuente: Télam

El músico y compositor Gabo Ferro, uno de los trovadores más personales de la escena argentina falleció hoy a los 54 años, después de haber luchado contra un cáncer.

“En este triste día, despedimos al adorado artista Gabo Ferro. Nos abrazarán siempre sus canciones, su poesía y su generosa sonrisa. Sabemos que es una persona y artista muy querido. Agradecemos el respeto en este momento para con sus familiares y amigxs”, informó su representante, Celia Coido en un comunicado.

"Sabemos que es una persona y artista muy querido. Agradecemos el respeto en este momento para con sus familiares y amigxs. ’Estuve, estoy, estamos, estarás’", expresó.

De 1992 a 1998 Gabo lideró la banda Porco, con la que sacó dos discos. Luego de un parate de siete años, en los que se recibió de historiador, retomó su carrera solista con "Canciones que un hombre no debería cantar", "Todo lo sólido se desvanece en el aire" y "Mañana no debe seguir siendo esto", entre otros.

Bajo el sello propio, independiente y autogestivo Costurera Carpintero hizo otras siete placas en solitario ("Boca arriba", "La aguja tras la máscara" o "El lapsus del jinete ciego", entre las más rotundas) y se puso en diálogo con artistas de otras tradiciones en cuatro, resultando de alto impacto su encuentro con la voz de Luciana Jury en "El veneno de los milagros".

"Como yo siento la canción no es ni más ni menos que el fantasma y qué es el fantasma: Una energía fina buena o mala que anima todas las cosas y que aparece cuando quiere, se expresa y se va; y el disco es una pretensión de atrapar ese fantasma", definió Ferro su experiencia creativa a Télam en septiembre de 2016 cuando recién publicaba "El lapsus del jinete ciego".

Sobre aquella experiencia registrada en un teatro vacío, apuntó: "Me interesó para captar y pensar el vacío de un teatro si es que eso es posible. Algunos piensan que eso redunda en la fidelidad del audio y yo entiendo que, al contrario, como en la vida real, esa ausencia puede parecer que atenta contra la buena vida real de nosotros y de las cosas, pero hay que hacerse amigo de esa aparente ausencia, de ese aparente vacío en la grabación y en la vida real".

También publicó libros e incursionó en la actuación. En materia literaria y ensayística figuran el poemario "Recetario panorámico elemental fantástico & neumático" y los ensayos "Barbarie y Civilización. Sangre, monstruos y vampiros durante el segundo gobierno de Rosas" y "Degenerados, anormales y delincuentes. Gestos entre ciencia, política y representaciones en el caso argentino", además de "200 años de monstruos y maravillas argentinas".

Participó junto a Haydée Schvartz en la puesta de "Four Walls", de John Cage, para el Centro de Experimentación del Teatro Colón, protagonizó la ópera "Ese grito es todavía un grito de amor", sobre textos de Roland Barthes con música y libreto de Gabriel Valverde, dirección musical de Juan Carlos Tolosa y regie de Rubén Szuchmacher, y junto a Emilio García Wehbi "Artaud: lengua madre"

También en clave performática protagonizó "Diabólico. La partitura y el mapa" compuesta junto con Pablo Lugones, "Derivas de La Tempestad" y la ópera contemporánea "El astrólogo", con música y libreto de Abel Gilbert y dirección de Walter Jakob.

En 2015, mereció el Premio Konex como una de las cinco mejores figuras de la década 2005-2015 en la disciplina Canción de Autor y en abril del año pasado fue reconocido como Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.







Temas relacionados

Música   /    Gabo Ferro   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO