×
×
Red Internacional

Sin pruebas ni argumentos (más que la defensa de los terratenientes) el ministro de Seguridad bonaerense se alineó con la campaña del Gobierno rionegrino y las corporaciones mediáticas. Sin identificar la autoría de los supuestos atentados, le sugiere a su amigo Aníbal Fernández que mande más tropas federales “para terminar con este tipo de acciones”.

Daniel Satur@saturnetroc

Viernes 22 de octubre | 09:52

En la mañana de este viernes el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires Sergio Berni habló por la porteña Radio Del Plata y le dedicó varios minutos a fijar su posición sobre la campaña represiva y de estigmatización al pueblo mapuche impulsada por Juntos y varias corporaciones mediáticas. Precisamente no lo hizo para diferenciarse de la oposición de derecha, sino que levantó su misma bandera de mano dura.

“El tema de los mapuches viene arrastrándose desde hace años y se va profundizando cada vez más. No se han llevado a cabo las diligencias que tienen que ver con frenar una situación que, inevitablemente, iba terminar en esta violencia”, le dijo Berni al periodista Tomás Méndez en referencia a hechos violentos acontecidos en los últimos días en Río Negro y sobre los que el Estado no pudo demostrar aún su autoría.

Te puede interesar: La demagogia represiva de la derecha ante el conflicto mapuche

“Recuerdo que cuando era secretario de Seguridad (de la Nación, con Cristina Kirchner, NdR) fueron las primeras incursiones que hacían de este tipo”, dijo Berni identificando supuestos atentados con el reclamo histórico de las comunidades mapuches que habitan la Patagonia. En ese momento, según él, el presidente del Club Andino de Bariloche lo llamó “porque habían quemado una de sus sedes y en esa semana también habían quemado un puesto de una estancia”. berni dice que fue a Bariloche, se sentó “con todos los afectados”, se comprometió “a trabajar, hubo varias detenciones y no hubo más problemas”.

Como lo viene relatando desde hace años La Izquierda Diario, la criminalización y estigmatización del pueblo mapuche no es exclusiva del macrismo (que durante su gestión promovió crímenes como los Santiago Maldonado y Rafael Nahuel). Berni recuerda sus épocas de secretario de Seguridad nacional, cuando la represión al reclamo histórico de los pueblos originarios era (y sigue siendo) la política de Estado privilegiada.

Te puede interesar: A pesar de los cruces con Carreras, Alberto Fernández envía Gendarmería a Río Negro

Por si quedaban dudas, Berni lanzó la definición categórica. “Todavía estamos discutiendo si es una acción vandálica o si eso es terrorismo… cuando hablamos de homicidio quiere decir que el bien vulnerado es la vida, cuando el bien vulnerado, tutelado por la Constitución, es la libertad hablamos de un secuestro, Cuando el bien vulnerado es la paz social, hablamos de terrorismo. Entonces me parece que no hay que ni siquiera dudarlo”, sentenció.

Y enseguida sugirió “poner todo el esfuerzo del Estado para terminar con este tipo de acciones que generan aquellos que viajamos constantemente y que somos de la Patagonia sabemos el grado de preocupación y de atemorización que tiene la gente que vive en la zona cordillerana próxima al conflicto” (sic).

Te puede interesar: Poliladron bonaerense: la “seguridad” de la derecha y las inseguridades progresistas

Consultado sobre si el Gobierno de Alberto Fernández debería alinearse con la política de la gobernadora de Río Negro Arabela Carreras, Berni dijo “no tengo ninguna duda de que es obligación del Estado nacional enviar tropas y controlar el tema, estoy totalmente convencido. Yo la conozco, no me la contaron”.

Enseguida el periodista Tomás Méndez le preguntó “cómo se vuelve a la normalidad, si empresarios como (Nicolás) Van Ditmar y Joe Lewis han sido recotraviolentos contra los mapuches y nadie dijo nada, los pasaron por arriba y esa violencia en algún momento tiene que volver, claramente”.

Curiosamente, enseguida Méndez cambió de tema y el periodista no dejó que Berni respondiera a su reflexión. Una ayudita desde el estudio de Radio Del Plata para que el ministro kirchnerista no siguiera fascistizando la conversación.

Pero ya era tarde, Berni una vez más no dudó en ponerse del lado Bullrich de la vida e hizo un nuevo aporte a la campaña furiosa de la derecha, donde él siempre se sintió a gusto. Nada que sorprenda de un cómplice de desapariciones forzadas seguidas de muerte, de gatillo fácil, de causas armadas contra la población pobre y de complicidad manifiesta con los peores crímenes de la Policía Bonaerense.

Te puede interesar: El regreso de Aníbal, el adiós a la “seguridad democrática” y la represión por venir




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias