×
×
Red Internacional

Estados Unidos. A dos años del levantamiento por George Floyd: cambió una generación pero no el Sistema

Hace dos años la policía de Estados Unidos asesinó a George Floyd. Esto despertó masivas movilizaciones que cambiaron a una generación.

Sábado 28 de mayo | 09:17

Dos años atrás, unos meses después de la pandemia del coronavirus, Derek Chauvin presionó su rodilla en el cuello de George Floyd durante casi 10 minutos. Los oficiales de policía Alexander Kueng y Thomas Lane se quedaron y ayudaron a Chauvin a cometer este atroz crimen. La multitud le rogó que se detuviera. Darnella Frazier lo grabó valientemente en su teléfono. Floyd lloró por su vida, lloró por su madre y Chauvin lo mató.

Los supremacistas blancos habían matado a Ahmaud Arbery unos meses antes.
Las imágenes son desgarradas, y el video se extendió rápidamente por Minneapolis y en todo el mundo. Esto genero un movimiento, el movimiento social más grande en la historia de los Estados Unidos. Se estima que 26 millones de personas tomaron las calles ese verano con personas negras en la primera línea. En lugares como la ciudad de Nueva York, había marchas desde el amanecer hasta altas horas de la noche, e incluso pequeñas ciudades, que casi nunca salen a las calles, tenían protestas de Black Lives Matter. Casi 4.500 ciudades celebraron protestas en todo el mundo. Los activistas en Europa derribaron estatuas de colonizadores, y solo unos meses después, surgió un levantamiento nigeriano contra la violencia policial.
Incluso a pesar del movimiento, los policías asesinos no dejaron de matar a las personas negras, Breonna Taylor, Tony McDade, Daniel Prude, Ma’khia Bryant, de 16 años, entre otros.

Las protestas cambiaron profundamente a toda una generación así como los temas que hablamos con amigos, familiares y compañeros de trabajo.
Una generación entera aprendió ideas clave: el racismo es sistémico. Los policías son los descendientes de los secuestradores de esclavos y no dudarán en asesinar a las personas negras, así como ejercer su brutalidad contra los manifestantes antirracistas. Los departamentos de policía están generosamente financiados, mientras que el gobierno afirma que no hay dinero para la atención médica o la educación. Todo el maldito sistema es culpable.

La forma en que protestamos cambió

Recuerdo las protestas contra Brett Kavanaugh, donde éramos más de mil personas marchando por la vereda en la ciudad de Nueva York –nos seguían una fila de policías en motocicletas, y una fila de policías en bicicletas. Antes de BLM (Black Lives Matter en referencia a las masivas movilizaciones contra el racismo y la brutalidad policial NdR), solíamos marchar por la vereda.“Un día no marcharemos más de esta manera”, me dijo un amigo más tarde en el bar. “Pero, ¿qué se necesitará?”

Ya no marchamos en la vereda en la ciudad de Nueva York

El movimiento Black Lives Matter creó una relación completamente nueva con la ciudad, con la calle, con las protestas. Construimos barricadas para defendernos de la policía. En Minneapolis, la gente incendió una estación de policía. El diecinueve de junio (celebración deJuneteenth, que conmemora la proclamación de 1865 que liberó a los esclavos de Texas NdeR), los trabajadores del puerto pararon, cerrando los puertos en la costa oeste. En la ciudad de Nueva York y Seattle se establecieron campamentos exigiendo que se desfinanciara a la policía. Meses después, en Oregon, las madres se organizaron para defender a los manifestantes de la policía. Los padres se sumaron utilizando aspiradoras de hojas para combatir los gases lacrimógenos. En todo el país, la gente se enfrentó a la policía local y las tropas federales. Las estatuas fueron derribadas en los EE. UU. y en todo el mundo. Las protestas callejeras continuaron durante meses.

Los trabajadores sindicalizados también se organizaron contra la policía en sus sindicatos. Surgieron SEIU Drop the Cops y Cop Free AFSME, donde los miembros de base lucharon para expulsar a la policía de sus sindicatos. Los policías no son trabajadores: son perros guardianes para los capitalistas. Se alinean con los fanáticos y rompen huelgas.

La extrema derecha también comenzó a movilizarse. Los supremacistas blancos salieron con armas, banderas de Donald Trump y banderas confederadas. Kyle Rittenhouse cruzó fronteras estatales para blandir un arma y matar gente. Acusado de asesinato, fue absuelto por los tribunales solo unos meses después.
Mientras tanto, los activistas de Black Lives Matter(BLM) aún enfrentan cargos. Tristan Taylor, un socialista negro, miembro fundador de Detroit Will Breathe(Detroit va a respirar) y miembro de Left Voice, enfrenta cargos por delitos graves casi dos años después. Obtuvo estas acusaciones luego de marchar en una protesta no violenta de BLM en 2020.

Las diferencias entre la forma en que el estado trata a los supremacistas blancos y los activistas de Black Lives Matter son asombrosas y están destinadas a disuadir futuras movilizaciones.

Aunque la gente no lo comentó mucho, Floyd fue asesinado en un estado azul (en referencia a un estado donde gobierna el Partido Demócrata-NdeR). En los estados azules de todo el país, hubo toques de queda, policías atropellando a los manifestantes, manifestantes enjaulados y encerrados en masa. Los demócratas estuvieron a la cabeza de gran parte de la represión que experimentamos en todo el país mientras pintaban “Black Lives Matter” en el suelo y se arrodillaban en el suelo con telas kente (telas con motivos africanos). Las protestas de BLM fueron un momento privilegiado para registrar votantes, y los demócratas intentaron domar y montar la ola de BLM hacia las urnas. El cementerio de los movimientos sociales en acción.

Tuvieron la ayuda de la Red Nacional BLM y otras organizaciones sin fines de lucro para llevar el movimiento al redil del Partido Demócrata. Los líderes de BLM, la organización que llevo a la mayoría al partido demócrata, fueron expuestos más tarde por recibir decenas de millones de dólares en donaciones y no revelarlo al público. Comprar mansiones con el dinero de la donación para ellos mismos mientras otros activistas de base y las familias de las víctimas enfrentaban cargos por delitos graves y se quedaban sin hogar.

Corporaciones como Amazon y Bank of America aportaron dinero a la BLMGNF (Black Lives Matter Global Network Foundation – la organización internacional de BLM) para dar una imagen de apoyo al movimiento, mientras explotaban a sus trabajadores, rompían sindicatos y despedían a trabajadores como Chris Smalls, a quien llamaban “inarticulado”. Desde entonces, organizaciones como BLM 10 y Black Power Collective (anteriormente Black Lives Matter Inland Empire) escribieron declaraciones pidiendo transparencia financiera y luego pidieron una ruptura con el Partido Demócrata.
El movimiento tuvo algunas victorias. Derek Chauvin fue encarcelado como resultado de las protestas: una pequeña victoria básica, pero una victoria al fin y al cabo, rara vez se imputa a un policía por sus acciones. A su vez, en algunas regiones del país, se desplazó a los policías de las escuelas.

Me pregunto qué podríamos haber logrado si realmente lo hubiéramos parado. Si no sólo hubiéramos cortado las calles, sino también hubiéramos parado en nuestros lugares de trabajo. Como me dijo un camarada: “Me pregunto qué habría pasado si hubiéramos marchado a la planta de GM”, donde hay predominantemente trabajadores negros. Por supuesto, las direcciones sindicales, que se contentan con emitir comunicados y empujar a sus afiliados a las urnas, no utilizan nuestra arma más fuerte, el paro. Hubo destellos de esto: SEIU (Service Employees International Union- Sindicato de trabajadores de servicios) convocó una Huelga por las Vidas Negras (BLM) en coordinación con el cierre del puerto de la costa oeste de ILWU (International Longshore and Warehouse Union- sindicato de estibadores y almacenes), aunque en realidad se llevaron a cabo pocos paros laborales de SEIU. Sin embargo, mostró un atisbo de lo que podría ser y lo que deberá suceder para defender las vidas de los negros y poner fin a la brutalidad policial: ataques coordinados contra los asesinatos policiales.

Two years later, with Biden and the Democrats in office, we are witnessing a massive bipartisan backlash against the movement. We have Biden, in his State of the Union speech saying “We should all agree: The answer is not to defund the police. It’s to fund the police. Fund them.” Police budgets all over the country, even those that initially had some funding cuts, are increasing their budgets beyond 2020 levels. Both Democrats and Republicans are claiming that a “crime wave” necessitates more police. And both Democrats and Republicans are increasing the military budget to increase the U.S. imperialist machine abroad.

Hay una reacción bipartidista contra la idea de que la policía asesina necesita recortes presupuestarios o incluso reformas.

Al mismo tiempo, las protestas de BLM de hace dos años han cambiado a toda una generación. Lo escuchas en Chris Smalls dirigiendo a la multitud en la manifestación del Sindicato de Trabajadores de Amazon. Lo ves en los carteles que llevan los educadores de Minneapolis en huelga exigiendo más educadores de color, o en las demandas de esos maestros de asesores para sus escuelas donde los niños negros estaban traumatizados por las imágenes de violencia policial. Lo ves en el las y los jóvenes desafiantes de Minneapolis que ocuparon un edificio del gobierno en solidaridad con los maestros en huelga, y marcharon por las calles cantando “Sin justicia, no hay paz”.

Una generación que cambió por Black Lives Matter está presente en cada lucha de sindicalización y lucha contra los poderes fácticos. Está presente en la solidaridad entre los sectores a los que previamente se les ha dicho que nuestros problemas están separados: negros, trabajadores, homosexuales y más.

La extrema derecha está aterrorizada por los cambios que están viendo en los jóvenes, a veces en sus propios hijos. Esta generación está más amigada con los sindicatos, con los homosexuales y consideran al racismo como sistémico. Esta es la base de la reacción violenta contra la "teoría crítica de la raza" en las escuelas: la extrema derecha quiere que cualquier discusión sobre el racismo quede fuera del plan de estudios. Tienen miedo de los sentimientos progresistas de la nueva generación.

Deberían tener miedo.

El movimiento Black Lives Matter está a la defensiva en este momento. El régimen bipartidista quiere aumentar la financiación policial y restaurar la legitimidad del sistema que asesinó a George Floyd. Pero los movimientos vienen como olas, y dejan lecciones.

El movimiento Black Lives Matter no fue aplastado. Se está reagrupando. Y en el interregno debemos aprender lecciones del movimiento pasado y estar preparados para el próximo.

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio Left Voice, parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario.

Traducción: Gloria Grinberg




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias