Juventud

SOCIEDAD

A 7 años del gatillo fácil contra Matías Casas, el abuso policial sigue vigente

Cómo se vive con el dolor de haber perdido un hijo y esa pérdida transformarla en lucha es la lección que nos deja Cesar, papá de Matías Casas, en diálogo con La Izquierda Diario repasó su vida antes y después del gatillo fácil.

Miércoles 24 de julio | 19:47

Los hijos son quienes entierran a los padres, cuando este curso natural se altera siempre causa conmoción. Cuando el motivo es el gatillo fácil causa tanto odio como desamparo a la vez; pero crecen nuevos lazos y se aprenden nuevas necesidades.

La vida de la familia Casas cambió para siempre cuando un 22 de julio de 2012, el policía Mendez disparó 6 veces por la espalda a Matías hiriéndolo de muerte. Cuando finalmente el policía alcanzó a Matías que estaba tendido en el suelo, lo pateó muy fuerte adelante de otros policías y personas que transitaban por la esquina del barrio Cuenca XV donde cayó abatido el joven.

"La vida sin Matías es bastante difícil para toda la familia, para su mamá, hermanas,
especialmente Marianela con quien eran cercanos de edad y eran muy compañeros entre ellos", arranca contando Cesar Casas papá de Matias.

Y continúa,"la mamá de Matías intentó suicidarse 13 o 14 veces y yo traté de canalizar todo el odio, el dolor, en pelea. No voy a encontrar respuestas para lo que me pasó pero si que voy a luchar para que no pasen estas cosas"

"Todavía no lo puedo comprender, es muy difícil de entender, todavía no lo superamos. Se trata de vivir con el dolor y llevar las cosas para adelante y seguir nada más", agregó.

El gatillo fácil a Matías Casas fue muy sentido. Oorganizaciones sociales acompañaron el proceso de juicio a la familia, sobre esos momentos Cesar Casas mencionó "primero estás nulo, ciego, cerrado, estás a oscuras porque no entendés lo que te pasó con tu hijo, entonces mucho mas difícil es de entender, qué es lo que tenes que hacer o como seguir, con qué pasos".

Y manifestó: "El estado tiene todo un mecanismo para seguir aunque hayan matado un pibe. Mi hijo no era víctima sino que era un delincuente. No pasó en este caso nada más, siempre se busca avalar el accionar de la policía "los chicos algo estaban haciendo" no se cuestiona, ni mucho menos se juzga la conducta de la policía".

"Siempre se busca desligar de cualquier forma la responsabilidad de la policía. A nosotros nos partieron la causa en dos. Una parte es la que el policía Mendez le dispara y la otra en la que con Matias tendido en el piso, llega el policía Mendez y lo golpea a patadas adelante de varios testigos, entre ellos otros policías. Entonces en una iba contra el policía y en la otra contra los policías", expresó Cesar Casas

Respecto a la apelación y la rebaja de la condena al policía, Casas explicó que "la fiscalia no quería acusar al policía por alevosía; quería solamente acusar el uso del arma de fuego y no el abuso policial"

Sobre este aspecto sentenció "no logramos el acompañamiento por parte de la fiscalia, tuvimos :una reunión con el fiscal, en la que participó Vicente Zito Lema y pudimos ponernos de acuerdo en que la calificación que se le iba a poner, era la del agravante por el uso del arma de fuego y el abuso de la función policial, no así el agravante de la alevosía".

Y recordó: "Discutimos y peleamos con el fiscal. Eso fue algo que la familia tuvo que hacer: pelearse con el fiscal por cuenta propia, lograr la calificación,y que el fiscal acompañara.

Sobre su vida ahora Cesar dijo, " actualmente seguimos acompañando casos de gatillo fácil porque vemos con el tiempo como siguen sucediendo los casos de gatillo fácil y yo me quedé con la necesidad de ayudar a la gente que tiene esta misma experiencia y poder decir que uno con el tiempo puede ayudar".

"Por eso acompañamos otras luchas, en General Roca, por el caso de Pablo Vera se logró la sentencia firme, cadena perpetua. Acompañamos a la familia Solano, lamentablemente Gualberto el papá de Daniel Solano, no puede estar ya con nosotros, si bien pudo ver a los policías asesinos de su hijo sentados en juicio no vio cuando se los condenó a cadena perpetua, falta la sentencia firme todavía".

"La doctrina Chocobar es la manera darle el visto bueno para la aplicación del gatillo fácil" reflexionó.

Para despedirse de la entrevista y cerrar sus reflexiones por estos 7 años dijo "Matías era el alma de la familia, nunca más volvimos a ser los mismos, en los cumpleaños en las fiestas. Sin embargo aferrarme a la lucha me ayudó a soportar el dolor y tengo a pesar de todo, momentos buenos en los recuerdos, como estar afuera de un juzgado muy acompañado y poder gritar al estado. Siempre muy agradecido de todo el acompañamiento de todos los organismos de derechos humanos que estuvieron siempre y fue una suerte para nuestra familia, porque me ayudaron y me enseñaron a caminar este camino que hoy me toca caminar a mi por otros"

Para La Izquierda Diario es imprescindible la presencia de los padres como Cesar Casas con su lucha, para que estén siempre presentes en la memoria, las víctimas de gatillo fácil y así extender esa organización que luche contra todos los casos de abuso policial.







Temas relacionados

Matías Casas   /    Policía del gatillo facil   /    Neuquén   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO