Política

HISTORIA ARGENTINA

A 38 años de la “Noche de las corbatas”

Entre el 6 y el 13 de junio de 1977 abogados que en plena dictadura cívico militar llevaran adelante la defensa de detenidos políticos en Mar del Plata y de militancia reconocida desde años antes, fueron secuestrados, torturados y muchos de ellos desaparecidos en la llamada "Noche de las corbatas”.

Jueves 9 de julio de 2015 | Edición del día

En distintos procedimientos de los grupos de tareas 7 abogados fueron detenidos, llevados a "La Cueva", en la Base Aérea ubicada a 12 kilómetros de la ciudad de Mar del Plata, convertido en centro clandestino de detención.

Entre la noche del 6 y la madrugada del 8 de julio de 1977 fueron secuestrados Norberto Centeno, Salvador Manuel Arestín, Raúl Hugo Aláiz, Camilo Ricci, Carlos Bozzi, y Tomás Fresneda.

A ellos se agregarían José Candeloro y Martha García, secuestrados el 13 de junio en Neuquén, y llevados a Mar del Plata. Y Mercedes Argañaraz, embarazada de cuatro meses, María Esther Vázquez de García y su esposo Néstor Enrique García Mantica, José Verde y su esposa.

Alfredo Manuel Arrillaga, jefe de la Agrupación de Artillería de Defensa Aérea 601 estaba al mando de la represión. El comodoro Ernesto Alejandro Agustoni era entonces Comandante de la Base Aérea, y fue quien cedió al ejército el uso de las instalaciones del radar.

El coronel Pedro Alberto Barda era el comandante a cargo de la Subzona XV, dentro del sistema represivo del Primer Cuerpo de Ejército, era el responsable de los distintos centros clandestinos de detención que funcionaban en Mar del Plata, como La Cueva. El suboficial de la Fuerza Aérea Gregorio Rafael Molina fue sub-jefe de la Base Aérea donde funcionó "La Cueva" y era el encargado de torturar a los detenidos, a él se le imputaron las muertes de Centeno y Candeloro.

Fue el primer condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad cometidos en Mar del Plata durante la última dictadura cívico-militar.

Según datos oficiales conocidos son cerca de 120 los abogados que por defender a los trabajadores y apoyar sus luchas en aquellos años fueron víctimas del genocidio.
La contracara mas oscura la vemos en el rol de la justicia en los años de plomo, con abogados que eran eslabones fundamentales del plan sistemático, como Pedro Federico Hooft quien fue acusado y finalmente absuelto, por formar parte como juez de “La Noche de las corbatas”.

Hoy, a 38 años y a pesar de los intentos del gobierno por reconciliarnos con las FF AA, muchos somos los que seguimos la pelea por juicio y castigo a todos los genocidas, por justicia para todos los compañeros, contra la impunidad de ayer y de hoy, por todos los desaparecidos en democracia y en enérgica lucha por los derechos de los trabajadores.







Temas relacionados

Noche de las Corbatas   /    Golpe militar en Argentina   /    Militares   /    Historia   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO