×
×
Red Internacional

Música.A 30 años de Nevermind: de la clandestinidad a las masas

Se cumple el 30° aniversario de uno de los últimos discos que revolucionó al mundo del Rock.

Julian D'angelilloEstudiante de Sociología - UBA

Viernes 24 de septiembre | 01:55

Para principios de la década de los 90’s el neoliberalismo ya era la política económica establecida en los EEUU. La juventud del momento, conocida como Generación X, fue la que recibió el impacto de las políticas restrictivas del gobierno de Ronald Reagan durante los 80’s, caracterizadas por el punitivismo a favor de la pena capital, la criminalización de la juventud con problemas de adicciones, un pensamiento fuertemente antiabortista y una creciente precarización laboral con bajos salarios que llevó a una escasa perspectiva de futuro. Dentro de este contexto, Kurt Cobain (voz y guitarra), Krist Novoselic (Bajo) y Dave Grohl (Batería) lanzan Nevermind, el segundo trabajo discográfico de Nirvana. El material se convirtió en unos de los discos más icónicos de la historia, generando un marcado quiebre dentro de la cultura joven, obligando a la industria musical a dar un volantazo para consagrar a la movida under originada en Seattle como el nuevo mainstream y colocando a Cobain, principal compositor de la banda, como "la voz de su generación".

Nirvana había editado su primer álbum Bleach en Junio de 1989 a través de SubPop, una discográfica independiente que fue pieza fundamental durante los inicios del movimiento musical alternativo en Seattle. Bleach tiene un sonido más áspero y menos pulido que Nevermind, y también está repleto de temas que se convirtieron en clásicos gracias a las presentaciones en vivo de la banda, incluyendo la irresistible melodía pop de About A Girl como un aviso de las capacidades musicales de Cobain para llegar a un público masivo. El disco estuvo muy lejos de ser un éxito de ventas pero le permitió al trío salir de gira por pequeños clubes de EEUU y Europa, además de conseguir un contrato con Geffen Records gracias a la insistencia de Sonic Youth, una de las bandas pioneras de todo un movimiento musical contracultural que estaba a punto de infiltrarse en la industria musical. Cobain y Novoselic reclutaron a un tal Dave Grohl de 21 años como baterista y comenzaron a grabar nuevo material con Butch Vig, futuro baterista de Garbage, como productor.

Las grabaciones de Nevermind comenzaron en Mayo de 1991 con la compañía discográfica descreída de que el disco se convirtiera en un éxito comercial, por lo tanto no hubo una fuerte promoción del álbum. Pero la banda se mostraba confiada de llegar a un público más amplio que el de la escena alternativa dónde habían surgido y eligieron a Smells Like Teen Spirit cómo primer corte del disco. Fue el caótico vídeo de esta canción, estrenado unas semanas antes del lanzamiento del disco, el responsable de iniciar el pasaje de Nirvana desde la escena under hasta la alta rotación en radios y canales como MTV.

Nevermind salió a la venta el 24 de septiembre de 1991 y se convirtió en uno de los discos que mejor pudo transmitir la bronca y la alienación de una juventud marginada y desmoralizada en búsqueda de un futuro que no fuera conformista. El arte de tapa, una emblemática crítica al consumismo capitalista, fue noticia hace unas semanas cuando Spencer Elden (el bebé de la portada) demandó y le reclamó a la banda una indemnización sosteniendo que la imagen era un acto de "pornografía infantil". Al parecer el bebé creció y mordió el anzuelo de verdad.

En cuanto a las canciones es un disco casi perfecto que incluye clásicos como, la premonitoria al éxito comercial, In Bloom, el himno a la aceptación que es Come As You Are, la explosiva e inoxidable Lithium, la escupida punk antimachista de Territorial Pissings y Drain You, probablemente el mejor tema del disco, dónde Nirvana logra combinar con una perfección pocas veces escuchada una melodía accesible y dulce con una distorsión sucia y lista para el mosh. Como curiosidad la edición en CD trae Endless Nameless como track escondido que puede escucharse diez minutos después (si, en esa época había que quedarse esperando) de Something In The Way, dónde se puede escuchar como Cobain destroza una guitarra en pleno estudio de grabación.

En Enero de 1992 Nevermind sacó del primer puesto de la lista Billboard al Dangerous de Michael Jackson y generaría todo un cambio cultural dónde bandas como Pearl Jam, Soundgarden y Alice In Chains se convirtieron inesperadamente en las bandas del momento. El grunge se convirtió en "la moda" y la mayor parte de la carga de esta popularidad recayó en la figura torturada de Kurt Cobain, que llegó a un final abrupto solo tres años después como resultado de la adicción a la heroína y la disconformidad con esta nueva fama encontrada.

Nevermind no es fatalista, por el contrario, es un disco que reafirma la vida y llama a la acción. Es de escucha obligada para quien se considere melómanx y para sentir una época en que la juventud logró utilizar la música, no para lo superfluo, sino para hacer catarsis y gritarle al mundo su insatisfacción en la forma de una obra de arte.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias