×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Fue en el año 2006 y provocó la muerte de una embarazada, un adolescente y cuatro niños. Los dueños fueron sobreseídos en 2016. En un nuevo aniversario, hablamos con Lourdes Hidalgo, sobreviviente y quien lucha porque el taller sea declarado un espacio de memoria.

Evelin CanoEmpleada doméstica CABA - Integrante de La Red de Precarizadxs

Martes 30 de marzo | 21:10
A 15 años del incendio en el taller clandestino de Luis Viale - YouTube

En el año 2006, el taller textil ubicado en la calle Luis Viale 1269 se incendió provocando la muerte de una embarazada, un adolescente y cuatro niños. Los dueños Geyler y Fichberg fueron sobreseídos en el año 2016. Al cumplirse un nuevo aniversario de este crimen social, Lourdes Hidalgo, sobreviviente, nos cuenta la lucha porque el taller sea declarado un espacio de memoria.

Nos acercamos al barrio de Caballito para realizar la entrevista para el programa Alerta Spoiler de La Izquierda Diario. Los restos que aún quedan del inmueble se encuentran en plena zona residencial. Lourdes, mientras nos señalaba la ubicación de los cuartos, nos iba relatando las condiciones en las que vivían y trabajaban. “Trabajábamos de 16 a 18 horas diarias”. Las mujeres con hijos cosían con sus hijos en brazos. “Entraba la policía a pedir las prendas que nosotros hacíamos, incluso acá paraba la patrulla”, no sólo eso, “también los funcionarios de ese año, que entraron como 6 personas. Sabían muy bien como estábamos, como así también los dueños (Javier) Geiler y (Damián) Fischberg”.

Lourdes agregó: “Ahí estaban nuestras piezas, separadas por tela, un nylon y cartón. Estuvimos en este lugar 65 personas, entre ellos 25 niños. Tuvimos un solo baño para 65 personas”.

Los dueños del lugar permanecen impunes. Un lugar donde las condiciones de hacinamiento, las precarias instalaciones sanitarias e higiénicas, los horarios de trabajo extenuantes, la explotación infantil, estaban a la orden día.

Te puede interesar: CABA: dictarán sentencia en el juicio del taller de Luis Via

En 2016 la justicia dictó sentencia sobre los capataces, pero los dueños del lugar quedaron totalmente impunes. En 2019 fueron sobreseídos, y tampoco fueron señalados ni juzgados los responsables políticos. “Fue un día que sobrevivimos, que nos dejó marcado para siempre.Y fuimos buscando justicia por años. Y en el 2019, la justicia los dejó libre de culpa a los responsables de esta muerte”. Entre los testimonios brindados en el marco del juicio, quedó constancia de que a unas cuadras, por la calle Galicia, actualmente continúa produciendo la fábrica de los patrones esclavistas, Jaime Geiler y Daniel Fischberg.

Gobernantes y empresarios van de la mano. No es sólo Luis Viale, son los cientos de talleres clandestinos que siguen existiendo. La impunidad estaba garantizada desde los funcionarios que visitaban el lugar, la policía que llevaban sus jeans gratis y la “justicia”, que utilizó argumentos racistas a la hora de juzgar a los capataces argumentando que tiene que ver con que es parte de las costumbres de la comunidad boliviana.

Podes leer también: Ex taller clandestino Luis Viale: sobrevivientes exigen que sea un espacio de memoria

Hoy sigue la pelea de Lourdes, junto con la Comisión por la memoria y justicia de los obreros textiles de Luis Viale, para que el lugar sea declarado espacio de la memoria: “Es algo injusto e impune, que todos ignoren estas muertes. Pasaron 15 años. Queremos que este lugar sea un espacio de memoria. Que la memoria de mis compañeras y sus hijos que murieron cociendo la ropa, no quede en el olvido”.

Presentaron el proyecto de ley para la expropiación del edificio en noviembre de 2019. En la Legislatura porteña no fue tratado y perdió estado parlamentario, ya que tenía que pasar primero por las comisiones que preside Juntos por el Cambio. Los sobrevivientes no quieren que termine siendo un espacio vacío o que sea otro negocio de los empresarios, sino que luchan para que sea un lugar donde estos trabajadores y trabajadoras puedan organizarse para pelear contra estos crímenes.

“Nos señalan como que venimos a quitarles el trabajo, siempre nos dicen estos negros o estos bolitas, a los bolivianos. Pero quienes vienen a saquear sus riquezas son las multinacionales, que van de país en país, y no les dicen nada. Ellos son los verdaderos inmigrantes. Mientras a nosotros nos pusieron fronteras en todos lados para dividirnos.” 65 personas de nacionalidad boliviana vivían en condiciones de hacinamiento y trabajo esclavo. Por eso la llamada de Lourdes a los trabajadores migrantes es a organizarse.

Te puede interesar: Por la memoria de los obreros textiles de Luis Viale y los pibes de Cromañón

“Esto es lo que queremos, que se organicen y se acabe esta clase de trabajo. Esto es de siglos atrás, cuando empezaron a morir las obreras textiles en EEUU, o en Bangladesh”. Desde la Comisión el llamado es a seguir peleando en las calles y seguir sumando fuerzas y no bajar los brazos.

“Yo digo a todos mis hermanos, basta de callar, que nos unamos y rompamos las fronteras”, cierra Lourdes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias