Géneros y Sexualidades

BAHÍA BLANCA

#9M Bahía Blanca: se movilizó al grito de “el proyecto está en las calles y la deuda es con nosotras”

Fue una movilización de alrededor de seis cuadras en la que estuvo presente muy fuertemente el pedido por el aborto legal, seguro y gratuito y la defensa del proyecto de la Campaña al grito de “el proyecto está en las calles”. También se hizo escuchar la exigencia "fuera el FMI" bajo la consigna “la deuda es con nosotras”.

Miércoles 11 de marzo | Edición del día

Miles de mujeres se concentraron en la Plaza Rivadavia por el aborto legal, seguro y gratuito, y para que la deuda la paguen los que la generaron porque, tal y como se proclama en la convocatoria, desendeudadas nos queremos. Previamente a la movilización se leyó el documento acordado en la asamblea de mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries.

La consigna local que más se hizo escuchar es por la libertad y absolución a Rosalía, condenada el pasado 19 de Febrero por atravesar, en 2005, un parto en su hogar que, a causa de las precarias condiciones de vida que signaron su embarazo, culminó en la muerte de su beba tras una descompensación. Rosalía está presa por ser mujer y pobre, por sufrir las consecuencias de una precarización brutal que pesa doblemente sobre las mujeres, encargadas además de llevar a cabo el trabajo reproductivo no remunerado al interior de sus hogares costeando con ingresos de miseria su vida diaria y la de sus hijes cuando una canasta básica hoy ronda los $39.000. Antes de la lectura del documento se le dio la palabra a la hermana de Rosalía quien agradeció la solidaridad de les presentes con la causa. Hoy se conoció que le otorgaron la prisión domiciliaria, una conquista parcial que fue acompañada por agrupaciones feministas y sindicales, y que seguirá exigiendo su inmediata libertad y absolución.

Por otro lado, a pesar de que durante el transcurso de la preparación del 9M Alberto Fernández anunció en la Asamblea Legislativa que presentaría un proyecto propio de legalización del aborto, el documento se pronunció a favor del de la campaña con la consigna “por el tratamiento, aprobación y cumplimiento del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo propuesto por la CNDA”. Quedó en claro que este proyecto debatido por años en el movimiento de mujeres es el que cubre todas nuestras necesidades y que el del gobierno, cuyos detalles aún se desconocen, es fuente de desconfianza a causa de la alianza del Frente de Todos con las iglesias y por los dichos tanto del ministro de educación Nicolás Trotta como del de salud Ginés González García al respecto.

Atada a esta demanda se vio la consigna de Separación de la Iglesia y el Estado, ya que el movimiento de mujeres pudo ver en el 2018 (con continuidad en la actualidad) la tenacidad con la que hacían lobby en contra de nuestros derechos. Esta demanda quiso ser relegada a un lugar secundario por sectores del kirchnerismo que la vienen deslegitimando planteándola como “una consigna troska que busca separar a las masas”. Esto hace evidente la intención del gobierno nacional de mantener sus alianzas con las iglesias, principalmente con el Vaticano, con el apoyo de sus bases, que no cuestionan la objeción de conciencia institucional, ni la injerencia de las Iglesias en la ESI que se anuncia estarían en el proyecto de Alberto Fernández.

Otra de las consignas que encabezó la movilización fue “desendeudadas nos queremos, que la deuda la paguen los que la generaron. Fuera el FMI de América Latina, la deuda es con nosotras”. Si bien al interior de la asamblea no se dio una defensa cerrada de la injerencia del FMI, desde Pan y Rosas dimos la discusión del no pago de la deuda, que se encontró con la resistencia de sectores del kirchnerismo quienes, apelando al deber de pagar las deudas teniendo en consideración que Macri fue electo democráticamente por la mayoría de la población, manifestaron su confianza en el gobierno nacional de poder pagarla con “todos adentro”. Ya vimos cómo esto resulta imposible cuando a dos meses de gobierno ajustaron a les jubilades y a les docentes donde la mayoría son mujeres.

Desde La Izquierda Diario salimos a preguntar a quienes estaban en la plaza por qué movilizaban y cómo piensan que debe seguir la lucha del movimiento de mujeres.

Es fundamental que el movimiento de mujeres tome en sus manos esta consigna cuando la crisis nos golpea aún más, considerando que en Bahía Blanca hacemos frente a una desigualdad salarial de un 30%, al tiempo que nos vemos empujadas a trabajos relacionados al cuidado, atención de personas y de salud que son ocupados en un 27% por mujeres y que sube a un 60% en barrios de mayor vulnerabilidad. Son precisamente estos trabajos (en su mayoría informales) los únicos que encontramos las jóvenes para seguir costeando nuestros estudios teniendo que elegir entre mantenerlos o pagar un alquiler. Una investigación de las compañeras de Pan y Rosas demuestra que en nuestra ciudad el 23% de las menores de 29 años se encuentran desocupadas, frente a un 16% de varones. Esta desigualdad nos deja más vulnerables ante las políticas del gobierno de mano del FMI.

Desde Pan y Rosas consideramos necesario organizarnos junto a nuestros compañeros de clase para que el dinero hoy destinado a la deuda sea para todas nuestras necesidades.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO