Mundo Obrero

PANORAMA SINDICAL

“800 mil” en Luján, 5 mil en Congreso: el sindicalismo peronista hace cuentas

La semana sindical en cinco párrafos. A Dios rogando y sin el mazo dando. Los fierros bien guardados. El paro dominguero de CTERA. Cada cual atiende su juego. La política del clasismo.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Sábado 27 de octubre de 2018 | Edición del día

Foto: María Paula Ávila. Trabajadores del ARS.

- La Virgen que no pudo frenar el Presupuesto. Fueron 7 días movidos. Como ya reflejamos, el 20 el sindicalismo opositor peregrinó a Luján. Omar Plaini le dijo a La Izquierda Diario “fue impresionante porque esperábamos 500 mil pero fuimos 800 mil”. La cuenta es absolutamente exagerada, pero lo importante es el mensaje. El Frente Sindical de Moyano y compañía militó durante un mes una misa por “paz, pan y trabajo”, moviendo a los que querían ir y a los que no. En cambio, cuando el gobierno decidió votar sin paz contra el pan y el trabajo, “la CGT que lucha” se borró. Era cantado. Los delegados que hablaron con este diario el sábado en Luján reconocieron que “todavía no nos dijeron si tenemos que ir el miércoles”. Ese día, con poco más de 5 mil manifestantes entre el Frente Sindical y la CTA, era imposible conmover a Macri ni ayudar a la Virgen (quienes creen en ella). Ya dice el refrán que “a Dios rogando y con el mazo dando”.

- Los fierros bien guardados. Los “800 mil” que cayeron a 5 mil muestran las cuentas que hace el sindicalismo peronista. Mientras unos movieron a Luján con la Iglesia y referentes del PJ, otros fueron a Tucumán con (otros) referentes del PJ. Pero, ¿qué hubiera pasado si ambos convocaban un paro general? Si los 200 mil camioneros paralizaban el transporte de cargas, la logística de las empresas y la distribución de las grandes ciudades. Si los 60 mil bancarios paralizaban el sistema financiero. Si los 18 mil aeronáuticos impedían el tráfico aéreo, si los 190 mil metalúrgicos y los 90 mil mecánicos abandonaban las líneas. Y si además esos millones podían expresar su repudio marchando hacia el Congreso, el país se hubiera visto conmovido, paralizado. Y esa acción obrera hubiera animado a los que no tienen ni sindicato ni voz. Pero mientras Macri usó sus “fierros” (plata para los gobernadores, fuerzas represivas para los manifestantes), las cúpulas no pusieron en acción los que tiene la clase trabajadora. Hubo casos tragicómicos: la UOM Campana que suspendió su convocatoria “por lluvia” y la Alimentación levantó “por los incidentes” antes de haber movilizado. Ridículos.

- El paro dominguero de CTERA. El gremio docente es uno los más afectados por el Presupuesto del FMI, que le saca fondos a infraestructura, formación docente, beca. Por eso su convocatoria al paro nacional parecía una enorme oportunidad. Pero movilizó 2 mil docentes cuando representa a 360 mil solo en la zona metropolitana. Casi un paro dominguero, sin ganas. Como plantea la agrupación 9 de abril, “los dirigentes del Suteba provincial tendrían que haber apostado a movilizar por lo menos el 15% de sus afiliados y si cada uno de ellos convencía a un docente, a dos estudiantes y los padres de sus alumnos, podríamos haber sido 50 mil con los pañuelos verdes y los guardapolvos blancos, hubiéramos unido en las calles al movimiento de mujeres con los y las trabajadoras”. En los últimos actos, Yasky elogió la sociedad con el Frente Sindical para “resistir el ajuste con unidad y en las calles”. La sociedad no pasó la primera prueba.

- Corporativismo y fragmentación. El presupuesto no afecta solo a los trabajadores sindicalizados. Recorta fondos para los hospitales públicos, viviendas sociales, becas para estudiantes, la Asignación Universal por Hijo y otros “gastos sociales”. Apunta también contra los más explotados, los pibes y pibas que los medios llaman “ni ni”, los miles de cooperativistas precarizados. Los sindicatos les dan la espalda. Los “movimientos sociales” que los representan muchas veces juegan un rol similar a las cúpulas cegetistas. Una división de tareas que mantiene a las filas obreras divididas y contenidas. Esta semana lo pudimos ver: el 24 en el Congreso los “triunviratos” (CGT, Frente Sindical, Cayetanos) jugaron cada uno su juego. Y cuando se disiparon los gases, cada uno lo siguió. Esta semana, Camioneros, Aeronáuticos, Bancarios, Petroleros y Televisión, se pusieron en modo combativo para discutir la reapertura de paritarias para sus afiliados. Pero la “estanflación” se sigue comiendo los salarios y siguen los cierres de empresas.

- ¿Y el clasismo? En las últimas semanas, el sindicalismo clasista apoyó y llamó a coordinar a los sectores en lucha (Astilleros, Río Turbio, Posadas, Télam, Docentes). También hizo una fuerte campaña contra el Presupuesto. Este miércoles, aunque no hubo paro, movilizó sus fuerzas hasta las vallas del Congreso. Desde la misma noche difundió su balance de la jornada, empezando por el rol que jugaron las conducciones gremiales. Pero también comenzó a discutir en los lugares de trabajo que se viene una nueva batalla: el 14 de noviembre quiere votarlo en el Senado. La movilización y la represión del 24, a su manera, han expuesto la trascendencia de un tema que muchos intentaban ocultar. Y hay fuerzas para frenarlo. El clasismo propone unir en las calles lo que el sindicalismo opositor y los dirigentes “sociales” dividen: el poder de los sindicatos que hacen mover el país y los millones de mujeres y jóvenes a los que los ajustadores les quieren robar el futuro. Pero las conclusiones de la semana sindical terminan siendo políticas. Si el proyecto del sindicalismo peronista “contra la derecha” es impotente, porque mientras esperan a octubre de 2019 nos siguen saqueando, hay que buscar otra salida. Por eso el Movimiento de Agrupaciones Clasistas, quiere que esos miles de luchadores y luchadoras sean también parte de la discusión de la propuesta de un partido unificado, de la clase trabajadora y socialista, que nos prepare para vencer en las batallas que vendrán.







Temas relacionados

Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)   /    Corriente Federal   /    CGT   /    CTA   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO