Mundo Obrero

MINERAS

77 días de paro en Colombia contra Glencore, los dueños de mina El Aguilar

Los mineros de Cerrejón, en Colombia, llevan adelante una huelga desde el 31 de agosto. La medida es, entre otras demandas, contra el llamado “turno de la muerte” que dejaría en la calle 700 trabajadores. La multinacional Glencore que opera Cerrejón, es la misma que quiere cerrar mina El Aguilar en Jujuy.

Martes 17 de noviembre | 13:15

Ayer se conoció que la multinacional Glencore decidió cerrar mina El Aguiler en Jujuy y dejar en la calle a 700 familias. El gobierno de Gerardo Morales, en la voz de su el secretario de Minería e Hidrocarburos, Miguel Soler, adelantó que acompañarán a la empresa en su plan de cierre y despidos. Por su parte, los trabajadores de la mina realizarán mañana una asamblea donde definirán los pasos a seguir.

Mientras anuncian el cierre de El Aguilar luego de 91 años de producción, Glencore enfrenta en Colombia una huelga minera que ya lleva 77 días. El recamo de los trabajadores de la mina Cerrejón es centralmente contra lo que llaman “el turno de la muerte”. Desde el sindicato Sintracarbón denunciaron que “la compañía anunció que tratándose de los trabajadores directos (cerca de 5.000), le impondrá un turno de trabajo para 3 cuadrillas y eliminando una (hoy son 4), que en la práctica representa la disminución del 25 por ciento de los puestos de trabajo directos en la áreas operativas”. Esto implicaría el despido de unos 700 trabajadores.

En ambos países Glencore aduce una caída en la producción y crisis en cada uno de los emprendimientos mineros. Sin embargo intentan ocultar que dicha multinacional, con sede central en Suiza, es la principal empresa privada dedicada a la compraventa y producción de materias primas y alimentos del mundo. En el área minería, controla el 50% del mercado mundial de cobre, el 60% de zinc, el 38% de alúmina, el 28% de carbón para centrales térmicas, y el 45% de plomo. Muy lejos de ser una empresa en crisis.

Así como en Colombia los mineros fueron a la huelga contra el intento de despido de 700 de los 5.000 trabajadores, los obreros de El Aguilar deben prepararse para una lucha a la altura del ataque. Empezando por rechazar el chantaje patronal de que están en “crisis”, exigiendo la publicación de los balances e informes de exploración, recursos y reservas. Y si la multinacional quiere cerrar, exigir la estatización bajo gestión obrera para preservar todos los puestos de trabajo.







Temas relacionados

Jujuy   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO