×
×
Red Internacional

Se realizó este martes una concentración en repudio a los nuevos ataques extractivistas avalados desde el gobierno. Distintas organizaciones, la izquierda, activistas ambientales y vecinos dijeron presente para poner en pie una nueva lucha.

Miércoles 5 de enero | 21:07

El martes hubo una concentración en San Martín y Vélez Sarsfield de Ingeniero White por la jornada de lucha contra la ley que habilita la búsqueda y explotación de hidrocarburos offshore en mar Argentino, ratificada por el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Juan Cabandié. El método que piensan utilizar es del Fracking que emplea bombas sonoras a presión para romper el lecho marino, teniendo un fuerte impacto en la fauna y flora marina.

El Atlanticazo tuvo su réplica local desde su epicentro en Mar del Plata, donde la Asamblea “Por un Mar Libre de Petroleras” busca coordinar la lucha costera contra este nuevo ataque ambiental del gobierno en complicidad con las empresas energéticas como Equinor, autora del proyecto de ley.

En el marco de las negociaciones del gobierno con el FMI, las políticas extractivistas se profundizan para garantizar los dólares faltantes que permitan pagar la deuda. Gobierno y oposición cierran filas con maniobras fraudulentas sin licencia social. La imposición de este saqueo demuestra no solo que la prioridad del gobierno de Alberto Fernandez es pagar la deuda a costa de nuestros recursos naturales, sino también que el gobierno ignora o pretende hacerlo, la tradición de lucha ambiental que recorre el país y que es el principal factor para frenar estos ataques . Así se demostró con el Chubutazo que obligó al gobierno de Arcioni a retroceder.

Te puede interesar: A pesar del rechazo social, el Gobierno dijo que avanzará el proyecto petrolero en Mar del Plata

El movimiento ambientalista que se forja a la par de estos ataques constantes no es nuevo en nuestro país y viene dando importantes peleas (contra las granjas porcinas, por la ley de humedales, marchas por el agua, en emergencia por el cambio climático, etc) junto con sectores cada vez más amplios de la juventud, la clase trabajadora, los pueblos originarios que mantienen una lucha histórica en defensa de sus territorios, la izquierda y activistas independientes. En Bahía luchas como la que se desarrolló contra el Dragado dan cuenta de la necesidad de organizarse para luchar contra la explotación del medioambiente, que afecta a poblaciones enteras y deja territorios y recursos devastados e irrecuperables.

Es la lucha y la organización la que hace retroceder estas políticas, porque nuestras vidas y recursos valen más que sus ganancias. Atrás quedan las promesas y discursos demagógicos de un capitalismo verde y sustentable cuando la prioridad es pagarle al FMI.
Es necesario que las instancias de organización se vuelvan cada vez más amplias forjando espacios de discusión permanentes en la perspectiva de que tenga como objetivo la coordinación de todas las organizaciones y activistas que se plantan ante estos ataques con independencia política de todos los gobiernos de turno que entregan nuestros recursos. Ante el avance de esta realidad cada vez más crítica, se vuelve urgente golpear con un solo puño, levantando acciones unificadas que saquen del inmovilismo a los sindicatos y centros de estudiantes y den vuelta la relación de fuerzas en favor de nuestra lucha.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias