×
×
Red Internacional

El 27 de mayo se festeja el día de la madre en Bolivia. Pero esta no es una celebración más o un domingo de un mes del año al azar. Sólo conociendo el origen de esta fecha, uno logra emocionarse y admirarse.

Franco VillalbaTrabajador de Alicorp | La Matanza

Jueves 27 de mayo | 18:37
Las warmis, en primera línea

Si bien se celebra el día de las madres, es un reconocimiento y reivindicación de las mujeres (más allá de que sean madres o no) como protagonistas desde la primera línea de lucha y gestas importantísimas en la Historia y el presente.

Es que el 27 de mayo es el día de las madres, abuelas, tías, hermanas, hijas y de todas las mujeres en Bolivia (o “Warmis”, en Quechua y en Aymara). El motivo está en el papel heroico que ellas jugaron en la lucha por la independencia de la corona española. Especialmente en la denominada “Batalla de la coronilla”, en Cochabamba.

Esta batalla se dio en el marco de la cadena de levantamientos y surgimientos de nuevos gobiernos en el sur del continente desde 1807 que ya no responderían a la corona.

Monumento a las heronias de la Batalla de la Coronilla

En el ex territorio de Charcas (hoy Bolivia) las batallas se daban con menor organización y armamento. Pero lo que no era menor era la decisión de los combatientes. Quienes se enfrentaron a los defensores de las tropas españolas, fueron brutalmente asesinados: todos los pueblos arrasados, los civiles también aniquilados desde La Paz, Oruro. Y la sangría se extendía cada vez más hacia el sur.
Los combatientes locales retroceden hasta Cochabamba y allí son derrotados y todos los soldados varones asesinados.

Pero lo que la realeza no esperaba encontrarse era con la sorpresiva resistencia que nació desde las cenizas por ellos mismos creadas. Ningún hombre quedó vivo o en condiciones de luchar. Ni mayor, ni pequeño.

Ante tal situación, las mujeres reunidas en la plaza exclaman valerosas que sí ya no había hombres para luchar, serían las mujeres quienes levantaron las armas. De esta manera, bien organizadas con unas cuantas armas, macanas, cuchillos y garrotes, esperaron al realista en la mañana del 27 de mayo de 1909.

Te puede interesar: Juana Azurduy: flor del Alto Perú

Desde entonces, el 27 de mayo cobra mucha importancia (es mucho más importante que el día del padre) y se preparan actividades con un mes de anticipación.
En el país de donde surgieron muchísimos héroes, como los propios mineros y en particular Bartolina Sisa. Una mujer dirigente minera, quien murió un 5 de septiembre combatiendo en el bloqueo a La Paz contra el ejército realista y tras lo cual, se conmemora el día internacional de la mujer indígena en dicha fecha.

Pero el papel heroico y combativo de las mujeres bolivianas no fue sólo en aquellos años. Sin ir más lejos, durante el golpe de Estado cívico militar en octubre del 2019 contra el gobierno de Evo Morales, hubo una enorme, heroica y dura resistencia obrera y campesina. Allí también las “mujeres de pollera” estuvieron al frente de esta batalla desigual contra las fuerzas armadas de la derecha, luego de hacer enfurecer a las comunidades indígenas cuando se viralizó el momento en que policías y funcionarios golpistas incendiaron la wiphala.

Mujeres marchando durante el gasolinazo

Junto a la Frase “¡La wiphala se respeta, carajo!”, “Jallalla las mujeres de Pollera” fueron los gritos más repetidos en las movilizaciones de la resistencia en la ciudad de El Alto, Senkata, Ovejuyo, Cochabamba y toda la zona del trópico.

Te puede interesar: Bolivia: el país que lleva la rebelión en las venas

Con esta nota no solo queremos saludar a todas las “Warmis” bolivianas que residen en ese país hermano, sino también a todas aquellas que tuvieron que emigrar a otros países como el nuestro.

Acá en Argentina hoy también ellas continúan - junto a otras comunidades como la peruana o paraguaya - en la primera línea de lucha por la igualdad de derechos, ya que, como muchos inmigrantes, son obligadas a hacer los peores trabajos.

O las numerosas mujeres trabajadoras de la salud que llegan de esos países y hoy están en la primera línea del enfrentamiento a la pandemia en vaciados hospitales públicos y precarias clínicas privadas, arriesgando su vida por cuidar la nuestra, mientras reclaman mejores condiciones de trabajo.

Mujeres del Barrio La Nueva Unión en Rafael Castillo

Pero también por el acceso a una vivienda y trabajos dignos. Como en los barrios recuperados de “Los ceibos” en González Catan o “ La Nueva Unión” en Rafael Castillo de La Matanza o la toma de Guernica, donde resistieron la represión de 4000 policías de Berni y Kicillof.

Te puede interesar: “La wiphala se respeta, carajo”: masiva movilización de la comunidad boliviana de Villa Celina

Por eso, lejos de pretender solo un reconocimiento en esta fecha especial, no dejamos de recordar las tantas peleas que siguen dando en el presente para obtener los derechos que aún les siguen negando.

Ya que a pesar de que algunas de ellas accedieron a puestos de gobierno bajo el gobierno de Evo - y la derecha también tiene sus referentes mujeres - la mujer boliviana sigue sufriendo los peores padecimientos, situaciones económicas pésimas, violencia machista, discriminación racial y todo tipo de opresiones.
Y los sigue enfrentando tenazmente. La pelea de las “warmis” en Bolivia y en el mundo, más hoy en su día, continúa con las banderas bien altas.

¡Jallalla la mujer trabajadora boliviana!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias