×
×
Red Internacional

GBA Sur - Juventud estudiantil.11D: marchamos contra el acuerdo con el FMI y en defensa de la educación pública

El próximo 11 de diciembre habrá una masiva movilización a Plaza de Mayo contra el acuerdo con el FMI que promueven el Frente de Todos y los partidos de derecha. Les estudiantes tenemos que decir presente: salgamos a las calles para exigir plata para educación, salud, trabajo con derechos y vivienda, ¡no para el FMI!

Eugenia LugonesEstudiante de Historia UNQ | @eugetulu

Viernes 3 de diciembre de 2021 | 11:45

El viernes pasado organizaciones políticas, sindicales, sociales, ambientales y juveniles participamos de la reunión que convocó el Frente de Izquierda Unidad para impulsar una gran campaña contra el acuerdo que se prepara con el FMI. Participaron decenas de organizaciones y definimos movilizar el 11 de diciembre a Plaza de Mayo con un objetivo central: rechazar en las calles el acuerdo con el FMI y el pago de la fraudulenta deuda externa, contra el ajuste y la reforma laboral y por un plan de lucha nacional para tirar abajo esos ataques a nuestras condiciones de vida y a la de nuestras familias.

Desde En Clave Roja y Pan y Rosas en la Juventud del PTS-Frente de Izquierda Unidad (FITU), llamamos a impulsar una gran campaña, desde cada colegio, terciario y facultad. Queremos impulsar reuniones y asambleas para organizar una gran movilización ese día y confluir con todes les que se sumen. Como plantean les estudiantes secundaries con un petitorio en el que siguen sumando firmas de apoyo, estudiantes terciaries y organizaciones estudiantiles y de la izquierda de la Universidad Nacional de Quilmes(UNQ) y de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), entre otras: hay que exigir a los Centros de Estudiantes de colegios, universidades y terciarios que se pongan a la cabeza de impulsar una gran acción unitaria.

Plata para la educación y el trabajo con derechos, no para el FMI

El “acuerdo” que exige el Fondo Monetario Internacional implica, fundamentalmente, achicar el déficit fiscal. Es decir, reducir los gastos sociales en miles de millones, recortar prestaciones sociales como las jubilaciones y los planes destinados a los sectores más empobrecidos. Todo esto, después de dos años de pandemia donde creció brutalmente la pobreza, alcanzando casi un 50% en el conurbano. Les niñes y adolescentes son les más afectados por la indigencia: el 22,2% están en esta situación, una tasa que supera el promedio nacional.

Les jóvenes y les estudiantes lo vivimos en primera persona: laburos cada vez más precarios, jornadas cada vez más largas, y cuando logramos estudiar, no tener siquiera acceso a la conectividad para cursar. En el conurbano, el 67,7% de les jóvenes que trabajan lo hacen de manera informal y 28,5% directamente no tiene laburo. Para elles, directamente, se hace imposible estudiar. Por eso junto al no pago de deuda que contrajo la dictadura (y pagaron, peso por peso, todos los gobiernos), nuestros Centros de Estudiantes tienen que estar a la cabeza de exigir algo que también es elemental: trabajar 6h y 5 días a la semana, con un sueldo que cubra todas las necesidades, como planteamos junto a Nico Del Caño, Myriam Bregman, Alejandro Vilca y Romina del Pla en la campaña electoral.

Te puede interesar: Rebelde o precarizada.Una juventud que le va a hacer frente al FMI

En dos años de pandemia ymedio de esta crisis, los Centros de Estudiantes del sur del conurbano -conducidos casi en su totalidad por el peronismo y aliados a las gestiones y gobiernos de turno- aparecieron sólo para convocar a elecciones y renovar sus mandatos, como vimos en la UNQ, la UNAJ, UNDAV y ahora en el ISFD 41 (el Nacional de Adrogué). Para hacer frente a las exigencias del Fondo, la educación pública también es variable de ajuste. ¿Qué rol tienen que jugar entonces nuestros Centros de Estudiantes y Consejeres estudiantiles?

El proyecto de presupuesto 2022 que fue enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso recorta, de hecho, un 6,2% en educación respecto del año pasado. En lo que refiere a universidad, el recorte es del 5% para el próximo año. En 2021 ya se había ajustado en un 13%. El mismo Consejo Superior de la UBA rechazó el proyecto 2022 y hasta la FUBA denunció que esa plata no alcanzaría siquiera para hacer frente al pago de salarios docentes y no docentes. En suma, en dos años se ajustará casi un 20 % del presupuesto. Pero este ahogamiento presupuestario data desde los últimos diez años, donde el poder de compra real del presupuesto universitario está entre 35 y 40 puntos por debajo del que había en el 2012. Los años 2018, 2019 y 2021 fueron los de mayor ajuste, al que se agrega ahora el que planifican ejecutar en el año 2022.

Te puede interesar: El recorte del Presupuesto Universitario, de Macri a Fernández

La deuda por la que reclama el Fondo es totalmente ilegal, ilegítima y fraudulenta. Lo dicen incluso organizaciones aliadas al gobierno, muchas que conducen los Centros de Estudiantes de nuestras universidades -cómo La Cámpora y otras variantes juveniles del Frente de Todos-. En campaña electoral dijeron que había que rechazarla, pero terminado el año electoral, vuelve al eje de la discusión los pagos y el acuerdo con los acreedores internacionales y referentes de esta fuerza, como el diputado Santoro, dicen en los medios que cada uno de nosotres le debe al menos mil dólares a este organismo internacional. Sólo el Frente de Izquierda Unidad se planta contra el FMI en el Congreso y en las calles.

Nadie puede quedarse cruzado de brazos ante este nuevo ataque. Por eso también reclamamos a las conducciones de Centros y Federaciones que convoquen a asambleas, debates y reuniones junto a toda la comunidad educativa. Como mostramos las pibas de la marea verde y el Ni Una Menos, nuestra fuerza está en la organización independiente de los gobiernos de turno, los partidos de los patrones, las instituciones del Estado y en nuestra movilización.

El gobierno avanzó del 14 de noviembre a esta parte con medidas para congraciarse con el Fondo, como terminar con la doble indemnización y la ley anti despidos. Esta misma semana, se anunció también el aumento del 50% del monotributo, que significa una reducción del sueldo para miles de trabajadores informales, como les pibes de apps.

A esto se suma la suspensión de la Ley de Alquileres, que desde Inquilinos Agrupados denuncian que coincide con lo que “sugiere” el FMI, que está en contra de los controles de alquiler con la excusa de aumentar la oferta. Mientras, las mujeres y familias de Guernica siguen esperando que el gobierno cumpla con lo prometido y les garantice el derecho a tierra y vivienda, como miles de familias en todo el país que sufren el déficit habitacional.

Y no queda ahí: otra de las medidas que el gobierno repite es necesaria para obtener dólares para el pago de la deuda es aumentar las exportaciones. Bajo ese argumento se promocionan actividades como la megaminería, métodos como el fracking. Se profundiza el extractivismo y así, destrozan el medio ambiente. Todas medidas que perjudican principalmente a les jóvenes, a les trabajadores -sobre todo a les informales- a les desocupades y a les estudiantes, en perspectiva cerrar un acuerdo “por todos los medios” con el FMI, en palabras del Jefe de Gabinete.

Te puede interesar: Panorama económico.El Gobierno pone quinta a Fondo

Este 11D copemos la Plaza contra el FMI

Nosotres, les jóvenes que peleamos por nuestro futuro, tenemos que apostar a una salida que tenga como prioridad las necesidades de les trabajadores, les jóvenes, las mujeres, las disidencuas y les estudiantes en perspectiva de romper con el sometimiento y la dependencia de los organismos financieros internacionales que se enriquecen a costa de la miseria de millones en todo el mundo. Por eso, este sábado 11 miles nos vamos a movilizar contra el acuerdo con el FMI y apostamos a que en todos los lugares de estudio haya una gran movilización: nuestro camino es el de la unidad con les que luchan por torcer el destino que nos quieren imponer.

Vos también tenés que estar: necesitamos ser miles. Para terminar con la dependencia es necesario el desconocimiento soberano de la deuda, acompañado de la nacionalización de la banca y el comercio exterior que evite la fuga de capitales. Necesitamos un aumento de emergencia en salarios y jubilaciones. Basta de que algunes trabajen 10 o 12 horas mientras otres estan desocupados: por la reducción de la jornada laboral a seis horas, sin rebaja salarial y el reparto de las horas entre ocupades y desocupades.

Tenemos que prepararnos para enfrentar al FMI y sus planes de ajuste. Les estudiantes tenemos que estar en las calles junto a les trabajadores ocupades y desocupades, a las organizaciones sociales, a les ambientalistas y la izquierda.

El rol que jueguen para eso las organizaciones sindicales y estudiantiles, es clave, tanto para garantizar una movilización masiva como para empezar a reagrupar a todes les que vienen expresando, de distintas formas, su descontento con el ajuste, su bronca contra los despidos, la precarización, las consecuencias del vaciamiento y los recortes presupuestarios a la salud y a la educación. Por eso exigimos a los Centros de Estudiantes se pongan a la cabeza de organizarlo, llamando a asambleas en las universidades, los terciarios y las escuelas, para poner en pie la fuerza del movimiento estudiantil.

Súmate vos también y seamos miles este 11D




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias