Géneros y Sexualidades

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Avanza el proyecto de Licencia por violencia de género para docentes porteñas

Tiempo estimado 5:40 min


Gracias a la lucha y movilización de las docentes, se aprobó en la Comisión de Educación y se votará próximamente en la Legislatura Porteña.

Virginia Espeche

Delegada UTE/CTERA. Escuela 7, Distrito Escolar n° 1

Julieta Azcarate

Congresal de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Miércoles 24 de agosto de 2016 | Edición del día

Luego de años de debate entre los distintos bloques, la Comisión de Educación de la Legislatura porteña aprobó la licencia por violencia de género para todas las docentes de la Ciudad de Buenos Aires. Un enorme triunfo en la lucha por nuestros derechos, que logramos gracias a la campaña en las escuelas y los sindicatos, y lucha de las docentes para lograr su aprobación.

El proyecto reafirma la necesidad de contar con un marco de protección legal ante situaciones de violencia de género, garantizando la continuidad laboral. Finalmente, se llegó a un consenso entre los distintos bloques. El Frente de Izquierda había presentado el propio, con el apoyo de las docentes que pelearon en cada sesión para lograr los puntos más progresivos.

El PRO impidió que se aprobara antes

El PRO, que sistemáticamente puso trabas para la aprobación de este proyecto, planteaba como condición para tramitar la licencia, que las docentes en situación de violencia presentaran una denuncia judicial. Desde el Frente de Izquierda y otros bloques, se sostuvo que era suficiente un certificado emitido por cualquier organismo de protección de derechos de las mujeres, como un Centro de la Mujer, la Oficina de Violencia Doméstica, etc., punto que finalmente se plasmó en el proyecto de ley.

Consideramos grave que un derecho tan elemental para las mujeres quedara a merced de la justicia machista y patriarcal, cómplice del negocio de la trata y la prostitución y que con un fallo misógino y reaccionario condenó a Belén a 8 años de prisión por un aborto espontáneo. La exigencia de una denuncia judicial, es una forma más de maltrato hacia las mujeres que sufren violencia.

Como reflejamos en otras notas de este diario, para el PRO los derechos de las mujeres no son una prioridad. Lo vimos con el vaciamiento de programas y en la negativa a tratar cualquier proyecto de ley contra la violencia hacia las mujeres, que incorpore las licencias para todas las trabajadoras de todos los gremios y ramas, afiliadas o no. Algunos de sus escuetos fundamentos fueron que no apoyarían la declaración de “emergencia” porque, para ellos, no la hay.

También hay que señalar que el proyecto aprobado tiene límites importantes para revisar, como la necesidad de reubicación de la docente en cualquier otro lugar o jurisdicción del país, sin perder la continuidad laboral. Como sostuvo el legislador del Patricio Del Corro (PTS/FIT), “luego vemos casos de violencia de género en los que la pareja, el familiar, o quien ejerce esa violencia contra la mujer, va a buscarla al lugar de trabajo, o a la casa, para ejecutar esa violencia, que llega en los casos más extremos al femicidio. Por eso desde el Frente de Izquierda hemos sometido esto a debate y nos parece que hay que revisarlo. Tenemos que cambiar este punto, para que la trabajadora tenga derecho a reubicarse donde crea que esté segura”.

El proyecto tampoco incluye a las docentes con modalidad de contratación precaria, como las trabajadoras del Plan FINES, por ejemplo, que no tienen garantizado un mínimo derecho como la licencia por embarazo.

¡Una gran conquista! En lucha y organizadas

A pesar de estos límites, se trata de un gran triunfo para las docentes de la Ciudad.
Las docentes de Pan y Rosas, como parte de la Comisión de mujeres del sindicato Ademys y como congresales por la oposición en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), dimos una importante pelea en este sentido. Participamos de las instancias de debate en la Legislatura para expresar la urgencia de que las mujeres, que somos mayoría en el gremio y que vivimos de nuestro salario como trabajadoras, podamos contar con esta licencia e impulsamos una gran campaña de firmas en las escuelas, convocando a movilizarnos y organizarnos por este derecho.
Promovimos la gran campaña por la Libertad para Belén, que recorrió cientos de escuelas, e impulsamos la invitación y participación en el Encuentro de Mujeres que este año se hace en Rosario, dando la pelea en los sindicatos para que se pongan a la cabeza de convocar y organizar a miles de trabajadoras de la educación.

Apoyamos y acompañamos la presentación desde la banca de Patricio Del Corro del Plan Integral de Emergencia contra la violencia hacia las mujeres. Como señaló este martes el legislador del PTS-FIT, “creemos que esta Comisión está votando un paso adelante, y que esto tendría que ser no solamente una conquista de las trabajadoras docentes, sino de todas las trabajadoras de la Ciudad de Buenos Aires, ya sean del estado, de la Ciudad, de Nación, o también del ámbito privado. Este es el camino que empezamos marcar. Es parte de un proyecto de violencia integral que tenemos que tratar”.

La licencia aprobada en la Comisión de Educación este martes es una gran conquista para todas las docentes de la Ciudad y un enorme impulso para seguir avanzando en la pelea por este derecho para todas las trabajadoras, así como por otras postergadas demandas, como el aborto legal, seguro y gratuito. Como lo demostraron las masivas marchas por Ni una Menos y por Libertad para Belén, el único camino es la organización, la movilización y la lucha para conquistar nuestros derechos.

Con esta enorme conquista, nos organizaremos por miles para llenar de guardapolvos este Encuentro Nacional de Mujeres.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO