Géneros y Sexualidades

SAN LUIS / 35° ENCUENTRO PLURINACIONAL DE MUJERES Y DISIDENCIAS

La necesidad de redoblar fuerzas e ir por más hacia el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias

Tiempo estimado 5:35 min


Este año, el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias fue atravesado por el coronavirus, motivo por el cual fue postergado. A pesar de ello, se realizaron en San Luis diversas actividades virtuales y una importante movilización, que copó el centro de la capital puntana, demostrando que fuerzas hay y que se puede ir por más.

Jueves 15 de octubre | 20:16

Por primera vez en 35 años, durante el clásico e histórico fin de semana largo de octubre, no hubo Encuentro. El evento fue postergado a raíz del COVID-19. Este contexto pandémico, que golpea brutalmente a las y los que menos tienen - mujeres, lesbianas, travestis, trans, intersexuales, bisexuales y no binares - no fue impedimento para canalizar el descontento que se viene atravesando, participando de las actividades virtuales y callejeras que se organizaron en San Luis.

Te puede interesar: ¿Qué pasa con el Encuentro de Mujeres y Disidencias en el año de la pandemia?

Ante una crisis que encuentra a las mujeres trabajadoras y pobres en la primera fila de cada lucha, enfrentando y combatiendo las consecuencias sanitarias, económicas y sociales del coronavirus, el movimiento de mujeres y disidencias tiene desafíos urgentes, que no pueden esperar más tiempo.

Las estadísticas son claras. El aislamiento obligatorio, y las medidas gubernamentales tomadas en lo que va del año por el Gobierno nacional de Alberto Fernández y el Gobierno provincial de Alberto Rodríguez Saá, agravaron la situación para millones de mujeres: más tareas en la casa; más trabajo (si es que se consigue) fuera del hogar; más brecha salarial; más precariedad laboral; y más crecimiento de la desocupación y la pobreza.

Pero esto no es todo. Las políticas que se vienen (principalmente, cuando entremos en una situación pos pandémica) se perfilan todavía más dañinas, si tenemos en cuenta el ajuste que evidencia el Presupuesto 2021. Por más “perspectiva de género” que anuncien desde los distintos Gobiernos, las negociaciones con el FMI también son una muestra clara de la tormenta perfecta que se avecina.

Por otro lado, el aumento del embarazo adolescente; la imposibilidad de acceder a métodos anticonceptivos; la ofensiva para una mayor criminalización y clandestinidad del aborto; las mayores dificultades para acceder, en medio de la pandemia, a una interrupción del embarazo, incluso en los únicos casos en que “legalmente” se permite; el aumento de la violencia de género - dentro y fuera de los hogares -; y el exponencial aumento de los femicidios; también encuentran respuestas gubernamentales contradictorias, desilusionando (por ejemplo) a quienes esperaban que el Gobierno nacional actual cumpliera con su palabra y sus promesas de campaña electoral, en lo que a las políticas de género y de la mujer se refiere.

Para el Estado, la impunidad con la que cuentan las redes de trata y el accionar de las fuerzas represivas (que se traduce en luchas, como las que encabezan mujeres como Cristina Castro, madre de Facundo Astudillo Castro, ante el aumento exponencial del gatillo fácil, o la mare de Iara Rueda, desaparecida y asesinada en Jujuy hace pocos días), se reducen a meras estadísticas; a reuniones y declaraciones de intenciones desde los ministerios, las comisiones y secretarías gubernamentales creadas para “las cuestiones de género”; y a programas a futuro, sin impacto en los reclamos urgentes.

La bronca ante las “respuestas” políticas oficiales crece desde abajo y, desde siempre, ha tenido y tiene rostro de mujer. Esta es otra de las caras que tiene la pandemia en la vida de gran parte de las mujeres, fundamentalmente, en la vida de las jóvenes, trabajadoras y pobres. Y también es lo que explica que miles de ellas se organicen, busquen tejer la solidaridad activa de las formas más creativas y, en muchos casos, recuperen las calles por sus desoídos reclamos.

Por todo ello, desde la Agrupación de Mujeres y Disidencias Pan y Rosas y el Partido de Trabajadores por el Socialismo en el Frente de Izquierda y de Trabajadores – Unidad (PTS/FIT-U), llamamos a actuar a la altura de todos estos desafíos, de redoblar nuestras fuerzas e ir por más hacia el 35° Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias, con la perspectiva de enfrentar - a través de nuestra organización independiente y el apoyo decidido a todos los sectores que hoy encabezan las principales luchas - el curso hacia más ajuste y menos derechos que nos quieren imponer los distintos Gobiernos, el empresariado, los dueños del país, las iglesias católica y evangelista, y el Fondo Monetario Internacional:

  • ¡NO al desalojo de Guernica ni de ninguna toma! ¡NO a la represión! #NiUnaMenosSinVivienda.
  • ¡Aprobación YA del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto!
  • ¡Separación inmediata de las iglesias del Estado! ¡Abajo los Decretos de la última Dictadura genocida que garantizan el financiamiento de la Iglesia Católica!
  • ¡Basta de femicidios, transfemicidios y violencia patriarcal! El Estado y los distintos Gobiernos son responsables.
  • ¡Basta de despidos, suspensiones y precarización laboral! ¡Aumento YA de salarios y de jubilaciones! Salario igual al costo de la canasta básica familiar.
  • ¡NO al pago de la fraudulenta, ilegal e ilegítima deuda externa! La deuda es con nosotras y nosotres, NO con el FMI.
  • Que la crisis sanitaria, económica y social provocada por el COVID-19 sea pagada por el empresariado, los dueños del país y los sectores que más fortuna concentran.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO