Géneros y Sexualidades

ESTADOS UNIDOS

Mujeres migrantes sufren esterilizaciones forzosas en centros de detención de EE. UU.

Tiempo estimado 14:00 min


Un Centro de Detención del Servicio de Inmigración y Aduanas está realizando histerectomías (un procedimiento quirúrgico de extirpación del útero) a mujeres sin su consentimiento o conocimiento. Esto es parte de una larga historia de esterilización forzada de mujeres afroamericanas y latinas en los Estados Unidos.

Martes 15 de septiembre | 16:14

"Cuando conocí a todas estas mujeres que habían sido sometidas a cirugías, pensé que esto era como un campo de concentración experimental. Era como si estuvieran experimentando con nuestros cuerpos".

A una detenida "el doctor le dijo originalmente que tenía un quiste ovárico e iba a hacerse un pequeño procedimiento de veinte minutos perforando tres pequeños agujeros en su estómago para drenar el quiste. El oficial que la transportaba al hospital le dijo que le iban a hacer una histerectomía para extirparle el útero. Cuando el hospital se negó a operarla porque su prueba de COVID-19 dio positiva para anticuerpos, fue transferida de nuevo al Centro de Detención donde la enfermera dijo que el procedimiento que iba a realizar implicaba dilatar su vagina y raspar el tejido.”

Otra detenida habló de que no se le había anestesiado adecuadamente durante el procedimiento y escuchó al médico decir a la enfermera que había extraído por error el ovario equivocado, lo que le hizo perder toda la capacidad de reproducción.

Estos son los horribles informes y testimonios de las detenidas y trabajadores de los centros del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), según la denunciante Dawn Wooten, una enfermera de la prisión del condado de Irwin, un centro del ICE en el estado de George, sobre los procedimientos ilegales, poco éticos y violentos que se realizan a las detenidas sin su consentimiento. Estas son violaciones perpetradas por el Estado.

Wooten presentó una denuncia que revela las atrocidades que tienen lugar en el centro de detención en el que trabaja, el cual es dirigido por la corporación privada La Salle Corrections. "Varias reclusas me han dicho que fueron a ver al médico y que han tenido histerectomías y no saben por qué", dijo Wooten en el informe. La denuncia fue presentada por varios grupos de apoyo que reforzaron las afirmaciones de Wooten con los testimonios de inmigrantes y otra enfermera que deseaba permanecer en el anonimato. 

LaSalle publicó la siguiente declaración en respuesta a los innumerables informes de abusos: "La Correccional LaSalle está firmemente comprometida con la salud y el bienestar de los que están a nuestro cuidado. Estamos profundamente comprometidos con la entrega de servicios de alta calidad, culturalmente sensibles en ambientes seguros y humanos". LaSalle dirige dieciocho centros de detención en el sur que pueden albergar a más de 13.000 personas.

La gente en estos centros de detención del ICE son encarcelados mientras esperan una determinación de su estatus migratorio o una potencial deportación. La detención de migrantes se ha disparado en las últimas décadas bajo las administraciones republicana y demócrata, con el promedio de la población diaria de migrantes detenidos pasando de 5.000 en 1994, a 19.000 en 2001, y a más de 39.000 en 2017. Es evidente que la política de aumento de las detenciones es bipartidista. El ICE dirige el sistema de detención, pero subcontrata la mayoría de las detenciones a empresas privadas de prisiones que obtienen beneficios de los contratos con el gobierno llenando las camas con migrantes indocumentados. 

Como esta denuncia deja en claro, los centros de detención del ICE son campos de concentración administrados por el gobierno que maltratan y aterrorizan a los migrantes indocumentados. 

Las condiciones inhumanas en los centros de detención

Las denuncias de Dawn Wooten no sólo se refieren a las histerectomías y a los cuidados ginecológicos profundamente negligentes que ocurren en el centro de detención de ICE. También habla de la respuesta inhumana al coronavirus y la grave indiferencia hacia los migrantes detenidos allí. El distanciamiento social es imposible en un centro de detención hiper-poblado. Mientras que el ICE afirma que 31 personas en la instalación de Irwin han dado positivo por el virus, Wooten cree que ese número es una mentira: al menos 50 personas han dado positivo. 

De hecho, los inmigrantes en Irwin han estado protestando desde el comienzo de la pandemia. En abril, apareció un video de mujeres detenidas hablando en protesta en las instalaciones de Irwin. Se agruparon alrededor de la cámara con carteles que decían "Ayúdenos por favor" y hablaban de las escalofriantes condiciones del centro de detención, incluyendo el hacinamiento y la falta de higiene. Los migrantes que protestaron fueron castigados con la reclusión en aislamiento, lo que dejó angustiados a los familiares y abogados. En la sección de hombres del centro de Irwin, hubo huelgas de hambre y protestas durante todo el verano, destacando la situación de hacinamiento y las condiciones cada vez más peligrosas. 

Pero no son sólo las instalaciones de Irwin: en todo el país, hay informes de condiciones crueles e inhumanas en los centros de detención. A la gente se le niega todo tipo de cuidado reproductivo en los centros de detención. El ICE ha negado el tratamiento a mujeres detenidas con cáncer, tumores cerebrales y quistes en los senos. Un centro de detención está incluso rastreando los períodos de las niñas migrantes para evitar que se hagan un aborto. Sólo el año pasado, 4.500 niños inmigrantes presentaron una queja diciendo que fueron abusados sexualmente mientras estaban bajo la custodia del ICE, incluyendo muchos que fueron agredidos por el ICE y/o por los guardias y otro personal en un centro de detención.

Una larga historia de esterilización de mujeres de color

Los abusos ginecológicos en los centros de detención del ICE están en línea con una larga historia de esterilización de mujeres por parte del gobierno de los EE.UU., en particular de mujeres afroamericanas, latinas e indígenas. Esto incluye a los eugenistas (conservadores que privilegiaban las leyes de la biología para mejorar a la humanidad) de principios del siglo XX que promovieron la esterilización de mujeres negras pobres como una forma de "curar" a la población de la pobreza.

Margaret Sanger, la fundadora de Planned Parenthood, estuvo entre los que apoyaron la eugenesia racista. Alex Stern escribió en “Nación eugésica: Fallas y fronteras de una mejor crianza en América”: "A principios del siglo XX en todo el país, superintendentes médicos, legisladores y reformadores sociales afiliados a un emergente movimiento eugenista unieron sus fuerzas para poner las leyes de esterilización en los libros. Dicha legislación fue motivada por burdas teorías de la herencia humana que postulaban la herencia al por mayor de rasgos asociados a una panoplia de condiciones temidas como la criminalidad, la debilidad mental y la desviación sexual. Muchos defensores de la esterilización consideraban que la cirugía reproductiva era una intervención de salud pública necesaria que protegería a la sociedad de los genes nocivos y de los costos sociales y económicos de la gestión de las ’existencias degeneradas’".

Ya en 1907, algunos estados habían instituido una política pública que otorgaba al gobierno el derecho de "esterilizar a las personas que no quieran o no estén dispuestas a hacerlo". Esto incluía a personas que eran vistas como "locas", "débiles mentales", "dependientes" y "enfermas".

Pero esto no fue el trabajo de los científicos corruptos. Las esterilizaciones eran una política del gobierno y se utilizaban contra las afroamericanas, las latinas y las indígenas, así como contra las mujeres blancas de la clase trabajadora y las mujeres discapacitadas. Estas esterilizaciones fueron coaccionadas de varias maneras. Había quienes no se les explicaba el procedimiento, simplemente se despertaban para descubrir que eran esterilizadas. Hay quienes fueron amenazados con que se les cortaría el bienestar si no se sometían al procedimiento. A algunas mujeres nunca se les dijo nada en absoluto. Esto se extendió tanto en Mississippi entre las mujeres que se conoció como una "apendicectomía del Mississippi".

Estas acciones no se limitaron a principios del siglo XX. En los años 70 bajo la administración de Nixon, los fondos de Ayuda Médica se destinaron a la Ley de Servicios de Planificación Familiar e Investigación de la Población que ofrecía esterilizaciones a mujeres de bajos ingresos, especialmente a mujeres de afroamericanas, migrantes o indígenas. 

Por ejemplo, en Carolina del Norte, 7.600 personas fueron esterilizadas entre 1929 y 1974. Más de la mitad de estas personas eran afroamericanas, aunque estas personas constituyen sólo una cuarta parte de la población. Elaine Riddick, una víctima de la esterilización forzada en Carolina del Norte, describió el proceso: "Llegué al hospital y me pusieron en una habitación y eso es todo lo que recuerdo... Cuando me desperté, me desperté con vendas en el estómago". No se enteró de que estaba esterilizada hasta después del procedimiento. Uno puede imaginarse a las mujeres en los centros de detención del ICE describiendo exactamente lo mismo. 

Un tercio de las mujeres en Puerto Rico fueron esterilizadas entre 1930 y 1970 debido a las iniciativas del gobierno de EE.UU. que afirmaba que había demasiados pobres en la isla y no suficientes empleos. La pobreza de Puerto Rico, sin embargo, es un resultado directo de su explotación como colonia de los Estados Unidos. Miles de hombres fueron esterilizados también, y muchos de ellos no sabían que el procedimiento se llevaría a cabo. También se experimentó con mujeres en ensayos humanos inseguros para el control de la natalidad, lo que resultó en tres muertes.

Las mujeres indígenas también han sido sometidas a esterilizaciones forzadas, especialmente bajo las políticas de Nixon en la década de 1970. Aunque no hay cifras definitivas, se estima que entre el 25 y el 50 por ciento de las mujeres nativas fueron esterilizadas. Entre las historias más brutales se encuentran las de dos niñas de quince años que fueron al hospital para una amigdalectomía y salieron con ligaduras de trompas. La esterilización más joven de la que se informó fue la de una niña indígena de 11 años.

Las esterilizaciones forzadas o bajo coacción no son cosa del pasado. No sólo se realizan en los centros de detención del ICE, sino también en las prisiones. Las prisiones de California autorizaron la esterilización de casi 150 reclusas entre 2006 y 2010. El Centro de Investigación de Reportes expuso que el estado pagó a los doctores US$147,460 para realizar ligaduras de trompas que los ex presidiarios dicen que fueron hechas bajo coerción.

El Estado es responsable 

Es difícil comprender la violación invasiva que representa la esterilización forzada. Es un asalto sexual institucional no por un individuo, sino por el Estado. Y no cualquier Estado: un Estado capitalista ’construido sobre el racismo y el enjaulamiento de la gente afroamericana, indígena y latina, y que está gastando millones de dólares para construir prisiones privadas para detener a las familias que vienen a los EE.UU. a trabajar, huyendo de las brutales condiciones creadas por el imperialismo de EE.UU.. 

Se trata de un estado que agrede sexualmente a mujeres negras, morenas, indígenas y pobres como parte del proyecto de criminalizar a la pobreza y culpar a las mujeres por la pobreza. La pobreza no es el resultado de las opciones reproductivas de estas mujeres, sino que existe porque es inmensamente rentable para los capitalistas hiperexplotar a los de abajo, y porque el Estado se niega a proporcionar servicios a los pobres y a la clase trabajadora. 

Las esterilizaciones son la consecuencia de culpar a las mujeres pobres, trabajadoras, afroamericanas, migrantes y latinas por la pobreza, en vez de al Estado capitalista. Criminalizando a los pobres poniéndolos en jaulas para la migración que causa el imperialismo estadounidense. Culpar a las mujeres por la pobreza porque es más conveniente y más barato para el estado capitalista de EE.UU. esterilizar a las mujeres de color que atender sus necesidades reproductivas y otras necesidades sociales. Es una lógica brutal, racista e inhumana. Una lógica que dice que las mujeres de color que tienen bebés es la causa principal de sus condiciones materiales, no el imperialismo de EE.UU., y no un Estado que se niega a prestar servicios a menos que pueda obtener beneficios, etc.

Estas esterilizaciones han sido mantenidas y defendidas por ambas partes. Y el abusivo sistema actual de centros privados de detención de la ICE, que obtienen enormes beneficios de los contactos con el Gobierno, ha sido ampliado por ambos partidos políticos. Para los detenidos, deportados y brutalizados bajo Clinton, Bush, Obama y Trump, no hay un "mal menor": todos ellos construyeron y apoyan el mismo sistema de campos de concentración.

En medio de una brutal pandemia que ya ha matado a casi 200.000 personas en los Estados Unidos, todos los migrantes detenidos deben ser liberados y los campos de concentración deben ser cerrados. Todas las personas, ya sean documentadas o indocumentadas, deben tener libre acceso a la atención médica, incluyendo la atención médica reproductiva. Es claro que se deben pagar reparaciones a todas aquellas personas que fueron brutalmente tratadas por los centros de detención --- reparaciones pagadas por las corporaciones privadas que manejan los centros de detención y sus millonarios CEOs.





Temas relacionados

Mujeres migrantes   /    Esterilización forzada   /    Migrantes   /    Estados Unidos   /    Géneros y Sexualidades   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO