Cultura

SEMANARIO IDEAS DE IZQUIERDA

El recomendado de la semana: Snarky Puppy. No hay fronteras para los migrantes ni para la música

Tiempo estimado 2:17 min


Domingo 8 de septiembre | Edición del día

Imagen: snarkypuppy.com

“La idea aquí es que todo es fluido, que todo está siempre en movimiento y que todos estamos en un estado constante de inmigración. Obviamente el título del álbum no está exento de tintes políticos”, dice Michael League, el bajista y compositor que comanda un inusual colectivo de alrededor de 19 músicos en escena, sin contar los casi siempre presentes invitados. Está hablando de Immigrance, el disco número 13 (¡en 16 años de carrera!) de esta banda inclasificable de Brooklyn cuyas coordenadas irían entre el jazz, el funk, el rock, diversas variantes de la música latinoamericana, el klezmer, distintos folclores, y un extendido etcétera; una banda que es un secreto bastante guardado pero que Argentina tiene una considerable base de fans, que ya los han visto tocar dos veces en el Luna Park y hasta en el Teatro Colón en los últimos años.

Immigrance, el título “no exento de tonos políticos”, se podría traducir rápidamente como “inmigración”, pero parece referir más bien a la cualidad de ser migrante. Se entiende el subtexto en los EE. UU. de Trump con su muro en la frontera mexicana, sus discursos racistas y xenófobos, y el blindaje del Mar Mediterráneo en Europa contra los refugiados, y quienes les hacen coro por estos lares, como Picchetto, el gobernador Morales de Jujuy o el manodurismo de Sergio Massa.

Músicos de sólida formación de conservatorio y virtuosismo, pero “con onda”, en los discos anteriores, como Culcha Vulcha; o su disco en vivo en dos volúmenes Family Dinner (donde tocan con la cantante peruana Susana Baca, con la griega Magda Giannikou –Banda Magda–, David Crosby o la británica Laura Mvula); Sylva, donde tocaron con la Metropole Orkest de Holanda, mítica orquesta sinfónica que ha tocado con grandes artistas pop; o We Like It Here, Snarky Puppy se ha caracterizado en gran parte por una cierto vértigo que aquí dejaron de lado para concentrarse más en los medios tiempos y el groove, esa palabrita intraducible que describe algo muy rítmico pero no necesariamente vertiginoso.

Aquí un video de la banda tocando en vivo “Shofukan”, de We Like It Here (2014):





Temas relacionados

Snarky Puppy   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO