Géneros y Sexualidades

NIÑAS NO MADRES

Tucumán: así forzaron a parir a una nena de 11 años víctima de violación

Tiempo estimado 2:53 min


Cecilia Ousset, la médica ginecóloga que participó de la cesárea a la niña, diálogó con la periodista Mariana Romero. Allí detalló cómo el Sistema Provincial de Salud y el Gobierno de Juan Manzur negaron la interrupción legal del embarazo.

Miércoles 27 de febrero | 13:46

La periodista Mariana Romero, de Radio Nacional Tucumán, publicó un hilo de tuits en el cual reproduce el diálogo con Cecilia Ousset, la médica ginecóloga que participó de la cesárea practicada a la niña que quedó embarazada producto de una violación.

Te puede interesar: Contra su voluntad, sometieron a una cesárea a la niña violada en Tucumán

El relato, estremecedor, demuestra la brutalidad a la que la niña fue sometida por parte del sistema de salud de la provincia y el Gobierno del peronista Juan Manzur, que en vez de garantizar la interrupción legal del embarazo (ILE), tal como dice el Código Penal y el fallo FAL de la Corte Suprema, forzaron a que continúe contra su voluntad, obligándola a parir.

“Ayer se le salvó la vida a esa nena, que nunca debió haber llegado a las 23 semanas de edad gestacional”, alertó Ousset.

La médica relató que la niña ingresó al sistema de salud en enero, con un embarazo de 16 semanas, y que la ILE se podría haber realizado dentro de las 48 horas posteriores a su ingreso. Sin embargo, se dejó avanzar el embarazo hasta la semana 23 contra su voluntad y la de su madre. Incluso, explicó, "jamás recibió asistencia psicológica hasta hace dos días", cuando los abogados de Andhes y Cladem lograron llegar a ella.

El Gobierno tucumano llegó al colmo de emitir un comunicado este martes 26, en donde afirmaba “respetar el protocolo ILE” pero “para salvar las dos vidas”.

Oussett fue convocada para la intervención, a la que concurrió junto a su marido. Según relató, el avanzado embarazo y la preclancia (aumento de la presión arterial y riesgo cardíaco) obligaba a los profesionales a practicar una cesárea, pero allí ocurrió una situación impensable: absolutamente todos, hasta el anestesista, se declararon objetores de conciencia.

La abogada Florencia Vallino contó las reiteradas irregularidades que se produjeron desde el momento en que la nena llegó al hospital junto a su madre. Comentó que las autoridades de Siprosa (Sistema Provincial de Salud) habían estado influenciándola desde su llegada, a pesar de que la niña solicitara en ocho oportunidades la interrupción del embarazo. Entonces decidieron cortarle la provisión de alimentos a la madre y enviaron a tres policías masculinos a tomarles los datos en un claro intento intimidatorio para que desista de su pedido.

Te puede interesar: Juan Manzur: el peronista que gobierna la capital de la violencia contra las mujeres

A su vez, relató que el arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, grabó un audio para difundir entre los militantes antiderechos llamando a ser “custodios” del feto, llegando incluso a armar una vigilia en el hospital.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO