Política

MEGAMINERÍA CONTAMINANTE

Pino Solanas se alió a Gioja, cómplice de la Barrick Gold

Tiempo estimado 7:31 min


Así llamaba Solanas a Gioja en noviembre de 2015, tras el primer derrame reconocido de millones de litros de agua cianurada en Veladero, San Juan, por parte de la multinacional canadiense. Otra voltereta de la centroizquierda.

Valeria Foglia

@valeriafgl

Jueves 14 de febrero | 16:45

La mentada y ansiada unidad peronista ha amuchado a quienes hasta hace poco defendían causas opuestas. Tal es el caso de Fernando “Pino” Solanas y el exgobernador de San Juan (y presidente del PJ), José Luis Gioja, defensor acérrimo e impulsor de la megaminería contaminante. Sí, el mismo que para oponerse al derecho al aborto habla en favor de “la vida”.

Te puede interesar: A un año del derrame, Barrick Gold sigue operando en Veladero

En septiembre de 2015 la empresa Barrick Gold, que opera el emprendimiento minero a cielo abierto en Veladero, San Juan, derramó cinco millones de litros de agua cianurada, contaminando a su vez con arsénico y mercurio los ríos Potrerillos, Jáchal, Las Taguas, Palca y Blanco. Ese fue el primero de los “incidentes”, como gustan llamar estas multinacionales a los desastres ambientales que provocan por donde pasan. Al menos el primero en ser reconocido cuando era imposible negar la evidencia.

Tras el derrame de millones de litros de agua con cianuro en los ríos de San Juan, el gobernador Gioja, ahora aliado de Solanas, se ubicaba en la vereda opuesta, a tono con la Barrick, al minimizar el hecho diciendo que “fue un accidente de trabajo como cualquier otro” y hasta amenazando con demandar a la Universidad Nacional de Cuyo por publicar un estudio en el que se daba cuenta de la contaminación.

Meses después del “incidente” de 2015 en Veladero, durante el mandato de Cristina Kirchner, el senador Solanas, reconocido en la defensa de causas medioambientales, apuntaba directamente contra José Luis Gioja, en términos muy duros, tratándolo de "cómplice" de maniobras turbias de la empresa canadiense.

El segundo derrame en Veladero llegaría menos de dos años después, en marzo de 2017, cuando "se desconectó un caño con material rico", otro eufemismo para hablar de líquidos tóxicos. Pino Solanas también se pronunció tajantemente en ocasión de este segundo derrame.

Pino era realmente implacable y tajante al denunciar la complicidad del exgobernador sanjuanino con la multinacional de Canadá que, entre otras prácticas destructivas, saquea millones de litros de agua diarios, cuando directamente no los inunda con químicos altamente tóxicos. Para él, si alguien era responsable político de instalar y alentar el modelo extractivista en San Juan, aun contra las necesidades y los reclamos populares, de vecinos y ambientalistas, ese era Gioja.

¿En qué te han convertido, Pino?

Si bien los vaivenes y alianzas de lo más heterogéneas (del MST a Carrió) son una constante en la trayectoria política de Solanas, el dirigente ha hecho de la férrea defensa de recursos y bienes naturales, así como del bienestar y la salud de los pueblos afectados, una de sus marcas registradas. ¿Se puede defender esa agenda con el mismo vigor y consecuencia si uno acaba aliado con sus máximos oponentes?

Te puede interesar: Pino Solanas, obsesionado con un “frente patriótico” con Massa, Pichetto y Cristina

Aquel pasado de denuncia acerca de las gravísimas consecuencias y el impacto negativo de la actividad de la Barrick en la provincia han quedado ahora relegados a un segundo plano en pos de la “unidad”. Podemos suponer que para Pino el tema seguirá siendo significativo, pero ¿incorporará en su programa electoral “anti-Macri” este punto, junto a la denuncia de las responsabilidades políticas de estos crímenes socioambientales? ¿Destacará el rechazo a la práctica de rociar agrotóxicos en campos, escuelas rurales, propia del agronegocio que se encargó de impulsar su ahora aliado Felipe Solá cuando era secretario de Agricultura de Menem?

Entre las primeras medidas del Gobierno de Macri estuvo la quita de retenciones a la minería, profundizando el saqueo. Su ministro de Medioambiente, Sergio Bergman, fue el encargado de defender a Barrick Gold en ocasión del derrame de 2017, ya con el peronista Sergio Uñac como gobernador de San Juan. Cristina Kirchner, en tanto, fue muy cercana a Peter Munk, el ya fallecido CEO de Barrick Gold con quien almorzaba y participaba de eventos como el G20, además de favorecer a la multinacional con exenciones impositivas con la excusa de que la actividad “genera trabajo”, uno de los mitos derribados por especialistas, quienes sostienen que el impacto en generación de puestos de trabajo locales es insignificante, ya que estos emprendimientos demandan trabajo en sus primeras fases, no en forma permanente, y los empleos mejor pagos quedan para personal de otras regiones y hasta países. A aquel almuerzo del G20 entre la exmandataria y el magnate Munk también asistieron Juan Manuel Urtubey y José Luis Gioja, señalado ya como uno de los principales lobistas de Barrick Gold en Argentina, a quien también supo asesorar George Bush padre.
Durante los Gobiernos de CFK y Macri las organizaciones autoconvocadas de vecinos y ambientalistas denunciaron las prácticas extractivas y expoliadoras de la multinacional, en Buenos Aires y en San Juan. En su período como diputado, Miguel Bonasso presentó un proyecto para proteger de los emprendimientos megamineros a los glaciares y las zonas periglaciares, que para ser sancionado por el Congreso debió ser complementado con otro del senador oficialista Daniel Filmus (que solo proponía realizar inventario y proteger a los glaciares). Eran los tiempos de Pascua Lama, otro megaproyecto minero de Barrick Gold para extraer oro, cobre y otros minerales. Organizaciones indígenas de Chile y Argentina, países afectados, junto a vecinos y agrupaciones ambientalistas como Greenpeace denunciaron el ataque al territorio y los riesgos para los glaciares.

Ley de Glaciares: “Quieren sacar el oro de la tierra para ponerlo en las bóvedas de los bancos”

¿Gioja hizo autocrítica de su impulso a la megaminería contaminante?

Desde la izquierda, a pocos días del derrame de la Barrick en Veladero en 2015, Del Caño denunciaba durante una recorrida por la Universidad Nacional de Cuyo que “Scioli, como Gioja, fue contundente en su apoyo al modelo de saqueo a cielo abierto. Desde el Frente de Izquierda nos oponemos y apoyamos toda movilización hasta que se vaya la Barrick”. El diputado nacional de la izquierda también había señalado en el Congreso su apoyo al “proyecto que impulsa la prohibición de la megaminería a cielo abierto, y creemos que este atentado de la Barrick en San Juan tiene que ser el final para la megaminería”.

En temas de alianzas, sea sobre medioambiente o en el derecho al aborto, algunas sumas restan. Digámoslo claramente: Pino Solanas se está aliando contra Macri con quienes opinan en forma similar al presidente en los temas por los que anteriormente los criticaba. Esa "coherencia" no se la robamos.

Como señalamos en este diario, Pino les propone al kirchnerismo, Massa, Pichetto y otros trumperonistas “un gran proyecto estratégico nacional”, pero los derechos elementales de las mujeres y la defensa del medioambiente serían secundarios o marginales. Ambos sectores llamados por Solanas a un gran "frente patriótico" acuerdan en seguir pagando la deuda, garantizar las ganancias empresarias a toda costa y negar a las mujeres el derecho a decidir.

Cuando la Barrick Gold abandone San Juan tras dejar un hoyo inmenso lleno de agua cianurada, el oro será de ellos, pero la contaminación y las enfermedades serán nuestras.





Temas relacionados

José Luis Gioja   /    Barrick Gold   /    San Juan   /    Mauricio Macri   /    Pino Solanas   /    Kirchnerismo   /    Megaminería   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Ecología y medioambiente   /    Ecología   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO