Política

QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS

La consigna de asamblea constituyente y su relación con las luchas cotidianas de los trabajadores

Tiempo estimado 5:08 min


Junto con la pelea por una asamblea constituyente libre y soberana, el PTS en el Frente de Izquierda propone impulsar comités de solidaridad y defensa permanentes para que triunfen todas las luchas obreras y populares, así como para fortalecer una perspectiva de conjunto contra los planes de ajuste.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Miércoles 19 de septiembre de 2018 | 17:55

Contra los pactos que se están realizando a espaldas del pueblo, el PTS en el Frente de Izquierda ha lanzado una campaña por una asamblea constituyente libre y soberana.

Por estas horas, el oficialismo de Cambiemos negocia con distintas alas del peronismo para lograr que en el Congreso Nacional se apruebe el presupuesto de ajuste que ordenó el FMI para el 2019. Buscan seguir saqueando al pueblo trabajador para garantizar los pagos de la ilegal, ilegítima y fraudulenta deuda pública. Gobiernan para los especuladores mientras hunden el salario, la salud o la educación.

Ante esta emergencia, los socialistas del PTS, que luchamos por un gobierno revolucionario de los trabajadores, proponemos a las organizaciones de trabajadores, del movimiento de mujeres y de la juventud, luchar por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana en la que se exprese verdaderamente la voluntad popular (ya que la enorme mayoría rechaza el plan económico) y se puedan resolver medidas para que la crisis la paguen los capitalistas.

Pero mientras luchamos por una salida de fondo, el saqueo, mientras tanto, continúa. La inflación tendrá en septiembre un nuevo récord, superando quizás el 6 % mensual; están anunciados nuevos tarifazos en los servicios públicos; la recesión provoca nuevos despidos y baja del consumo; en el Estado se siente el ajuste fiscal con nuevas cesantías y cierres de programas.

Ante ese panorama, el kirchnerismo denuncia pero nos propone esperar al 2019, aunque al pueblo trabajador lo están saqueando ahora. Por su parte, las cúpulas sindicales llaman a medidas aisladas solo para descomprimir un poco la bronca. En el Congreso Nacional, los “opositores” hacen discursos de ocasión pero dejarán que se apruebe el presupuesto.

A contramano de todos ellos, en distintos lugares se demuestra que existe voluntad para enfrentar el ajuste y el saqueo ahora. Pero varios procesos de lucha importantes están bajo asedio enemigo, como la lucha del Astillero Río Santiago, la del Hospital Posadas, la de la Planta Industrial de Agua Pesada en Neuquén y tantas otras en todo el país.

El PTS, que está en la primera línea de combate en todas esas peleas, junto a miles de luchadores, hace una nueva propuesta para fortalecer cada batalla y una perspectiva de conjunto contra el ajuste: alrededor del apoyo a cada lucha es necesario reunir al activismo estudiantil que surgió en la lucha por la educación pública, a los sectores más combativos del poderoso movimiento de mujeres que se movilizó por el aborto, a los cuerpos de delegados y comisiones internas combativas, a toda la izquierda clasista y los luchadores.

Con esta fuerza, desarrollar comités de solidaridad y defensa permanente de todos aquellos que están en lucha, como verdaderas instancias de coordinación y autodefensa, con mandatos votados en asambleas de base de los lugares de trabajo y estudio. Estas instancias, en la medida en que se desarrollen, se pueden centralizar provincial y nacionalmente para enfrentar el plan de ajuste que ordena el FMI y aplican Macri y los gobernadores.

De esta manera se podrá abrazar con una gran solidaridad obrera y popular cada pelea, fortaleciendo sus perspectivas de triunfo y dificultando los ataques y la represión del Gobierno, las empresas y la burocracia sindical. Poniendo el cuerpo, juntando fondos de lucha y contestando las campañas de mentiras, como la que están haciendo contra los obreros del Astillero, o haciendo de la defensa de la salud pública una gran causa popular, como está planteado por ejemplo en la lucha del Hospital Posadas.

Desde esas instancias, además, se podrá exigir con más fuerza a las centrales sindicales que el paro nacional del 25 se continúe en un verdadero plan de lucha, en la perspectiva de la huelga general. Que el día que se vote el presupuesto seamos cientos de miles rodeando el Congreso Nacional para evitar otro saqueo.

Por último, esta propuesta está estrechamente ligada a la de asamblea constituyente libre y soberana. Sabemos que esta instancia, si logramos imponerla con la lucha, podrá votar medidas como el no pago de la deuda, la expropiación de los servicios públicos y de los grandes terratenientes, entre otras (como el derecho al aborto), que encontrarán la resistencia de los empresarios, la Iglesia, las fuerzas de seguridad del Estado, y de bandas paraestatales, que resistirán con violencia que sus intereses se vean afectados, porque quieren que la crisis la pague el pueblo trabajador con hambre.

Para defenderse de sus ataques, la autoorganización obrera y popular es indispensable, y hay que construirla desde ahora.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO