www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

CULTURA
Claudio Naranjo: "Cambiar la educación para cambiar el mundo"
Andrés Vargas

A los 86 años muere Claudio Naranjo, en Berkeley California. Muere tras una larga carrera como Psiquiatra con enfoque psicoanalítico y en su último periodo antroposófico y humanista; en dónde Educación - Infancia - Sociedad se articulan de manera importante para dar fruto a parte de su obra.

Link: http://www.laizquierdadiario.cl/Claudio-Naranjo-Cambiar-la-educacion-para-cambiar-el-mundo

Educación, Infancia y Sociedad

Cambiar la educación para cambiar el mundo” [1] es frase y título de uno de sus más célebres libros “Somos inconsciente justo por eso, porque mirar hacia dentro es mirar […] el dolor”, pero ¿Quiénes son los que pueden mirar hacia adentro? ¿Cómo se mira hacia adentro? Y la respuesta es la educación, en su contenido, en sus métodos, en sus formas; así se puede mirar más allá del a fuera - de lo externo.

Si hay claves en la obra de Naranjo, pienso, son las de lnfancia - Educación- Sociedad; todo ellos significantes articulados y necesarios que arrastran un justo y necesario desarrollo del humano, de su conciencia hacia el mirar: “ya es hora de que tengamos una educación para el desarrollo humano” [1].

Alguna vez Naranjo comentaba para Revista Sábado que estaba a favor de la educación gratuita, pero eso no bastaba sino se atendía un cambio en su contenido y pienso en la disminución de las horas de Historia, Arte y Filosofía anunciadas por el Gobierno de Sebastián Piñera.

Naranjo también era quien abogaba por una infancia desde lo positivo y productivo en contraposición a la necesidad de castigar y prohibir. Argumentaba: “El niño es un ser que nace libre, y poco a poco es domesticado a través del miedo. La palabra que más escucha, es el ‘no’, para evitar hacer lo que le gusta”. El “No hagas” y uno piensa entonces nuevamente en el Parlamento y el Proyecto de Aula Segura que viene desarrollando los sectore más conservadores del país.

La relación humana: posesión y capitalismo

Otro de sus aportes fue en psicología, sobre todo en teoría de la personalidad. Tomando elemento de la Gestalt, el psiconalisis Jungiano y el pensamiento del medio oriente, profundizó en entender las relaciones humanas, y sobre esto comentaba: “La relación humana es terapéutica” [2], o debiese ser terapéutica.

Existe cierta relación a la que llamamos simbólica, que si se vuelve terapéutica, que mueve y reposiciona a los sujetos, que nos hace ver ese “teatro griego” en el que inconsciente se despliega, sin embargo, la relación del o también llamada, relación del es y tiende a ser escasa en el mundo - en este mundo ¿Por qué ? y ante la pregunta, el mismo Naranjo se respondía: “el sentido de propiedad distorsiona la relación”, genera cierta posesión; una posesión primordial que sería el primer paso a la cosificación del Otro, a cierta de-subjetivización del otro; no hay otro en la posesión, solo queda lo mío.

Este “otro” a poseer en el , es el primer paso a la atrofia del vínculo “Sujeto - Otro” necesaria en las relaciones terapéuticas/simbólicas/verdaderas a las que apuntaba Naranjo, pero, este intento de posesión, de atrapar al Otro, nunca puede llevarse a cabo en su totalidad, pues lo que quiere poseer el de ese otro, es solo un fragmento imaginado, romantizado, virtualizado y es justamente ahí, en esa imposibilidad de acceso del yo al otro que se genera la frustración. El sufrimiento humano. La falta.

El origen del dolor, del sufrimiento y la perversión ¿Se originan en esta sociedad? Claro que no, pero no es esta sociedad - capitalista - la que se va a encargar de erradicar el sufrimiento ni menos de tratar y manejarlo, por el contrario, la sociedad capitalista necesita para su existencia un deseo activo / hipertrofiado, un deseo del otro insatisfecho, de los otros borrados; el capitalismo necesita de relaciones superficiales/tenues, “líquidas” que carecen de lo que arriba denominamos: relación . El capitalismo solo puede proporcionar, desde su discurso, una red de relaciones desarticuladas, imaginarias, virtuales y falsas. Solo se atrapa la frustración de lo que se quiere y no se tiene.

De ahí la necesidad de liquidar de raíz el capitalismo. No bastan modificaciones y reformas que lo vuelvan más humano - solidario. Si ese acceso del Sujeto al Otro es la fuente de desarrollo y construcción humana - que es la hipótesis - necesariamente cambiar la estructura que imposibilita eses desarrollo es una acto humano necesario.

La necesidad de un lectura crítica al pensamiento de Naranjo

Crítico en el sentido en que este si bien identifica el problema: la Educación y el sistema económico predominante, las salidas que otorga es individualizada, particularizada, habla de un “rompimiento de egos” que bastarían para sucesivamente ir desarrollando una evolución en la humanidad. Omitiendo o no atendiendo a que un sistema educativo para cambiar, necesita de fuerzas que la hagan cambiar y esto es un ir más allá de la suma de transformaciones parciales; aquí hablamos de la sinergia, de quiebre y corte; hablamos de dislocaciones necesarias.

Si como coincidimos con Claudio Naranjo, la educación como factor promotor del desarrollo humano es esencial, sobre todo desde la temprana infancia que es donde se asientan los traumas y eventos que luego dan forma a la personalidad. El cambio en educación, al sistema educativo y sobre todo su contenido, no es algo contigente sino necesario en el ahora, y es ahí donde un verdadero movimiento de masas (como por ejemplo el de profesores y estudiantes en las últimas semanas) se torna como necesidad primaria.

Veo sin embargo, y no en pocos simpatizantes al académico, cierta liviandad o puesta en segundo plano el tema de la organización de masas; quizá es su punto débil, la cojera que él advirtió tenía y que desarrolló en su autobiografía; alguna vez el mismo Naranjo comentó en entrevistas que su nombre, el significado, aludía a la cojera y que su cojera era justo con lo terrenal. Lo terrenal que es donde se desarrolla la política, la economía y la filosofía de la praxis.

Por eso de Naranjo destaco la visión de una educación como pilar de lo humano, una que desarrolle el mayor potencial de cada ser en su subjetividad; una que esté liberada de las cadenas que la atan a la enajenación y empobrecimiento intelectual y espiritual. Es necesario sin embargo reivindicar el legado de una verdadera “revolución de conciencia” y - agregó - social para esa nueva educación.

[1] Claudio Naranjo. Cambiar la Educación para Cambiar el Mundo.
[2] Entrevista RT FEbrero 2019
[Link]: https://www.youtube.com/watch?v=-_0MIPyrFbs

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ Laizquierdadiariochile
@lid_chile
www.laizquierdadiario.cl / Para suscribirte por correo, hace click acá